El Real Madrid se deja 3/4 de Liga contra el Barcelona

El Real Madrid perdió un partido que puede suponer media liga y que según como se analice desde el vestuario puede tener un impacto positivo o negativo.

La buena noticia para el equipo es que en la primera parte volvió el mejor Real Madrid de la temporada, el de la racha de las 22 victorias consecutivas, con un Modric imperial, funcionando a la perfección con Kroos, con un Marcelo incisivo y con un Cristiano Ronaldo otra vez con ganas y fuerza y sobre todo un Benzema en ataque colosal.

La mala noticia es que tras el 2-1 se vio al otro Real Madrid, al equipo perdido y sin orden e incluso sin competitividad, dejándose llevar y no luchando hasta el final. Ese equipo sin gasolina ni fuerza pudo haber sufrido una goleada pero sobre todo, transmitió  incapacidad dentro y fuera del campo. En el banquillo no había soluciones porque Carletto se ha centrado solamente en los titulares. Ninguno de los suplentes tiene ahora ni el físico ni la motivación para aportar un cambio desde el banquillo. Y eso lo saben los jugadores, que salen al campo sin tensión y Carletto que se obstina en no hacer esos cambios hasta que no tiene remedio. En un equipo que físicamente se hundió a partir del minuto 60, al son del juego de Modric, son necesarias soluciones que no se encontraron en ningún momento. Jesé es una sombra del jugador del año pasado y el resto, a excepción de Varanne, poco o nada cuentan en la rotación.

Mención aparte para Casillas, otra vez mal, y para Ramos, que se despistó en el gol de Mathieu y ya son muchísimos despistes. Tampoco estuvo fino Bale, bastante errático durante el partido. Es cierto que trabajó dentro del esquema 4-4-2, y eso repercutió en su actividad ofensiva. Y Carvajal también lo sufro lo suyo para parar a Neymar, siendo el peor defensivamente.

En resumen, fueron 60 minutos muy buenos y 30 muy malos, algo que un equipo grande que quiera ganar títulos no se puede permitir. El equipo tiene que funcionar los 90 minutos porque como se vio, cualquier despiste supone una derrota cuando se trata de grandes rivales.

La distancia de 4 puntos a falta de 30 puntos y con la Champion League de por medio pudiera no ser tan grande, aunque el problema es la capacidad de este Real Madrid para no fallar un solo partido. Algo difícil de vislumbrar a la luz de lo acontecido durante este 2015.

También es preocupante el rendimiento del equipo ante los primeros clasificados. Contra Barcelona y Atlético de Madrid en las dos temporadas de Carlo Ancelotti se han logrado 4 puntos de 24, una cifra bajísima con la que es imposible ganar ligas. Contra los primeros de la tabla, el rendimiento también es muy bajo y ahí están las derrotas contra Valencia o Bilbao y el empate contra el Villareal.

Llega el derby entre Barcelona y Real Madri

El domingo a las nueve de la noche se juegan los dos aspirantes al título liguero media liga. O al menos se la juega el Real Madrid, porque una derrota dejaría a los blancos a 4 puntos. A falta de 10 partidos por disputar pueden resultar demasiados puntos por remontar, con la crisis emocional que adicionalmente generaría la derrota.

 Por eso el partido es mucho más importante para el Real Madrid que para el Barcelona, que además tiene medio título en la mochilla con la más que probable victoria y sodomía como de costumbre al Atlethic en la final de la Copa del Rey.

 Así que no espero un Real Madrid dubitativo ni cicatero, sino un equipo seguro y sacrificado como en la mejor versión del Real Madrid 2.0 de Ancelotti, aquel equipo que encadenó 22 victorias consecutivas y que mostró durante la temporada anterior su jerarquía en el Alianz Arena.

 Esos dos equipos (con Di Maria y Xabi Alonso y sin Kroos) tenían como elemento común y diferencial al mejor Modric y la letal presencia de Cristiano y Bale. Con el croata el equipo mejora notablemente en todas las facetas del juego: pasa rápido, es vertical, rompe líneas con facilidad y también tiene muy buena colocación táctica. Con él y con Kroos e Isco el Real Madrid necesita también de la aportación defensiva de Bale. El galés debe recuperar la seguridad perdida tras la absurda polémica creada en torno a si era o no un jugador “chupón”. Los dos goles contra el Levante y el recuerdo del golazo del año pasdo contra el Barcelona debería ayudarle a ello.

 La otra pieza que el Real Madrid ha visto mermada durante este via crucis del 2015 ha sido la de Cristiano Ronaldo. Después de un 2014 memorable y de un comienzo de liga fulgurante, el portugués se ha desinflado cuál suflé. Quizá coincidiendo con un bajón físico o anímico tras su ruptura con Irina, pero lo cierto es que su rendimiento está muy por debajo de sus capacidades. Sin Cristiano al 100% es muy difícil una victoria en el Camp Nou.

 Evidentemente el resto de elementos deben funcionar también. La defensa con la vuelta de Ramos deberá cerrar los huecos y arriba Benzemá tiene que mostrar su mejor versión, algo que suele hacer  contra el Barcelona.

 En el otro lado, Ancelotti se va a encontrar a un equipo con la moral alta, que se ve capaz de sentenciar la liga y que vuelve a tener en Messi a su mejor jugador. Los últimos partidos nos han devuelto los eslalons imposibles del argentino. Apoyado por Suárez y Neymar , que cada vez está más asentado demostrando su enorme calidad, el tridente pondrá a prueba la defensa madridista.

 Pero el Barcelona también tiene sus carencias y en muchas ocasiones durante la temporada hemos visto como los rivales le llegaban al área con facilidad con transiciones rápidas. Ahí, el 4-3-3 de Luis Enrique se quiebra con facilidad permitiendo en demasiadas ocasiones ataques contra 4 o 5 defensas. Sin ir más lejos, el miércoles el equipo blaugrana permitió en la segunda parte un correcalles , que no obstante el City no supo aprovechar. Ese juego beneficio igualmente a un Barcelona que se está mostrando letal a la contra.

 Esa debilidad defensiva combinada con el desgaste físico del Barcelona tras la eliminatoria contra el Manchester City puede favorecer al Real Madrid. Son esos últimos 20 o 25 minutos en los que el futbolista nota la pesadez de las piernas.

Pero ese estado físico se nota si el partido está ajustado y exigente. Si el Barcelona consigue llegar a ese tramo con ventaja es fácil que la inferioridad anímica del Madrid pese más que el estado físico.

 Es por eso que los de Ancelotti deben hacer un partido inteligente, controlando el minutaje y sabiendo que el empate es positivo hasta los minutos finales, y que un gol tempranero del Barcelona puede ser letal y provocar uno de esos partidos infernales que muchos madridistas recordamos, con el equipo roto y con el Barcelona jugando a placer. En ese escenario veo más probable la debacle blanca que la recuperación. Un equipo viene con dudas y el otro con certezas, y a la menor oportunidad no tengo duda alguna de que el Barcelona intentará machacar al Real Madrid. Por tanto se requiere concentración máxima e inteligencia, algo no tan fácil de conseguir con Pepe y Ramos en el campo.

 

Cuartos de Final de Champion League: la hora de la venganza

Visto el sorteo de esta mañana de los cuartos de final, hay dos partidos en los que hay muchas cuentas pendientes. El que más, obviamente, el Atlético de Madrid-Real Madrid. El derby madrileño ha cambiado totalmente  desde la llegada de Simeone, convirtiéndose en partidos mucho más disputados que años atrás, tornando incluso la ventaja psicológica hacia el bando colchonero.

 Al menos así se deduce de los últimos partidos, especialmente la dolorosa derrota liguera por 4-0. Ese partido seguro que lo tendrán en la mente los jugadores madridistas, mientras que los atléticos se seguirán acordando de la final de la Champion, seguramente para el resto de sus vidas.

 De la capacidad de reacción de Ancelotti y de los jugadores fundamentales del equipo blanco depende gran parte del resultado. En los últimos partidos el Real Madrid no ha disputado como debería un partido de ese nivel. Ahora, en todo unos cuartos de final de Champion League no tiene excusa.

 La otra revancha es la del PSG-Barcelona, un duelo bonito, calcado al del año pasado, pero con un equipo francés que viene de eliminar al Chelsea y con el Barcelona en su mejor momento del año. Un auténtico partidazo en el que no obstante el PSG verá mermada su calidad en la ida por la baja de Verrati e Ibra.

 Quizá eso mero detalle pueda condicionar toda la eliminatoria. Blanc tiene la oportunidad de demostrar su valía como entrenador ante un rival temible.

 Las otras dos eliminatorias tienen como protagonistas al Bayer de Munich y Oporto y a la Juventus contra el Mónaco. Dos duelos a priori con un claro favoritismo de los primeros. El peso de ambas escuadras es muy superior a la de sus rivales, pero no podemos olvidar que en cuartos de final la Champion no la juega cualquier equipito.

 El Oporto lleva siendo muchos años competitivo. Es capaz de imponerse a todos los equipos que están por debajo suyo en presupuesto e historia pero normalmente choca a la hora de enfrentarse a los monstruos europeos, y desde luego el Bayern lo es. Tienen un equipo con jugadores jóvenes e ilusión, con bastante calidad y con un estadio difícil.

 El Mónaco por su parte parte como la doncella de cuartos, habiéndose colado tras eliminar al Arsenal en un muy buen partido de ida, pero a un solo gol de la eliminación. Para la escuadra italiana es el rival perfecto para meterse en las semifinales de Champion League tras varios años ausente.

 Veremos cual es el desenlace final.

Y se hizo la luz en el Bernabeu

Y al séptimo día descansó Kroos. Y volvió Modric para volver a dar equilibrio a la medio y Ramos para liderar a la defensa. Y Bale volvió a marcar y a sonreír. Y el Real Madrid volvió a ganar y a mantener la portería a cero.

 Tres largos partidos de penitencia para volver a ver al equipo ganar con cierta solvencia tras las duras derrota contra el Atlhetic de Bilbao y el Shalke y el empate contra el Villareal.

 No sabremos hasta el próximo domingo si el Real Madrid podrá volver al paraíso ganando al Barcelona en su propio campo, pero el reto se antoja ciertamente difícil. Contra el Levante se volvió a ver por momentos una mejor versión del Real Madrid, sobre todo gracias a la fluidez que da Modric. El croata es una pieza indispensable, y su vuelta conecta a Bale y ayudará seguro a Kroos a facilitar la salida.

 Pero el pecado capital de este equipo ha sido una relajación y desconcentración que ha durado demasiado tiempo, casi dos meses y medio y que le ha complicado la existencia al equipo en todas las competiciones. Difícil pensar en volver a ver el idílico equipo que acumuló el record de victorias y que enamoró al madridismo. Y mucho menos contra un rival de la entidad del Barcelona, crecido durante el último mes, con la recuperación del liderato, el auténtico diablo dispuesto a no permitir al Real Madrid volver al paraíso y  a su estabilidad

 Aunque quizá ese mismo hecho facilite al equipo la labor de concentración e intensidad, recuperando su mejor versión.  Solamente mediante un esforzado ejercicio de humildad y contrición, este Madrid puede volver a recuperar su estado de éxtasis anterior.

 Ahora mismo el Real Madrid está a 1 punto del Barcelona y necesita ganar para recuperar el liderato. Un empate o una derrota mejor que el 3-1 de la ida facilitaría en caso de empate final a puntos una ventaja por goal average. Aunque es un consuelo pequeño teniendo en cuenta que hace no tanto la ventaja era de 4 puntos. Un solo partido para alcanzar el cielo o permanecer en el infierno. Algo a lo que está muy habituado el Real Madrid y sus aficionados, para los que no existe el término medio.

Terror y pánico en el Bernabeu: el Shalke04 ganó 3-4

La derrota por 3-4 sirve para constatar que este Real Madrid ha tocado casi fondo. Por fortuna no está en lo más profundo del pozo por un gol de diferencia, que fue lo que le faltó al Shalke 04 para lograr lo imposible. Eso habría transportado al equipo a la temporada de Queiroz, recordada por todos como una primera vuelta excepcional y por acabar sin títulos, eliminado prematuramente de todas las competiciones.

 Pero ese escenario ya es historia y el Real Madrid está ya en cuartos, con mucho miedo en el cuerpo y con la sensación de que no se podía haber hecho peor. Con una primera parte horrorosa solamente los goles de Cristiano Ronaldo salvaron al equipo.

 En la segunda parte el Real Madrid volvió a cometer su principal pecado capital, relajarse y conceder dos goles hasta ese 3-4, a falta de más de 7 minutos para el final. Esos últimos minutos opacaron buenos 10 minutos con la presencia de Luka Modric. Y también sirvieron para ver al mejor Iker Casillas tras un partido horroroso. El de Móstoles salió con acierto en un par de balones aéreos y paró un par de tiros de media distancia.

 Quizá ese sea el problema, que el equipo juega a rachas, sin concentración y eso no solamente aplica al portero sino a todos los jugadores. Parece como si con lo ganado, la Champion League, la Copa del Rey y el Mundialito de Clubes, los jugadores se conformasen o pensasen que es suficiente para ganar el resto de partidos.

 Pero no, y el a priori débil Shalke 04 ha sonrojado a este Real Madrid como hicieran anteriormente Atlethic de Bilbao, Villareal, Atlético de Madrid por partida doble y Valencia. Rivales todos ellos de cierta calidad y entidad, que desde luego nada tienen que ver con lo que le espera al equipo, primero el Barcelona y luego los cuartos de la Champion League.

 Las vacaciones que han durado casi dos meses y medio desde el Mundialito de Clubes se han acabado, también para el entrenador. Es hora de poner a todo el equipo firme y de salir a jugar todos los partidos con concentración e intensidad durante 93 minutos.

 La presencia de Modric, la mejor noticia del partido, junto con los goles de Cristiano Ronaldo, ayudará al equipo, pero no bastará.  Kroos e Isco son muy buenos pero por momentos parecen exhaustos. La líneas de defensa y mediocampo están muy separadas junto con la delantero y los fallos puntuales no son admisibles.

 Puede ser que esta victoria del equipo alemán que rompe con varios records en contra del Real Madrid, ayude al equipo a despertar de una vez por todas.

Tiempos de crisis para el Real Madrid

El Madrid es un equipo autodestructivo, capaz de resurgir una y otra vez para volver a destruirse. Es una constante sucesión de resurgimientos y destrucciones que llevan produciéndose desde hace años y que en esta temporada tiene otro capítulo más.

 Después de ser capaz de ganar el doblete con la ansiada décima y la Copa del Rey y de una racha de victorias sin igual, este Real Madrid ha visto como le eliminaba el Atlético de Madrid en la Copa, como el mismo rival le humillaba con un durísimo 4-0 y cómo en 7 días perdía una ventaja de 4 puntos .

 Y todo con el mismo grupo de jugadores y de entrenador que lo hicieron hace nada campeón y equipo victorioso. Pero por algún momento, el club no es capaz de fomentar la exigencia durante demasiado tiempo y siempre acaban llegando crisis que revientan por dentro y por fuera.

 Ya son muchas semanas con el Real Madrid a la deriva. El partido de ayer fue una muestra más de un equipo sin ideas, que apenas tiró al marcador, que manoseó el balón sin peligro y que tampoco encontró en el entrenador soluciones a los problemas.

 Puede ser que sea la ausencia de Modric o James o Ramos o una mezcla de todo. Pero lo que preocupa es que este equipo en nada se parece al de octubre y noviembre.

 El técnico italiano deberá hacer uso de su mano blanda o de la dura, pero desde luego necesita ideas frescas y cambios profundos porque precisamente lo que han demostrado los últimos partidos es que contra rivales con calidad como el Villarreal o aguerridos como el Atlhetic, este equipo se empequeñece.

 Falta lo importante de verdad, el clásico en dos semanas y las rondas más difíciles de la Champion League. Quizá Ancelotti, con esa flema italiana, tenga escondidos bajo la manga varios ases. O quizá no y no tardemos en ver al Real Madrid sin títulos y con otro proyecto derribado.

Victoria cómoda del Real Madrid ante el Shalke 04

El Real Madrid venció ayer al Shalke 04 por un cómodo 0-2 en lo que parece una sentencia de la eliminatoria y un comienzo en la recuperación de esta cuesta de enero que tan larga se ha hecho.

 Bien es cierto que la victoria de ayer no fue ni brillante ni ante un equipo temible ni tampoco evidenció un claro cambio de tendencia en el juego madridista. Pero ante quien tenga dudas que recuerde al Barcelona hace 3 meses o a este mismo Real Madrid el año pasado. Las victorias van sumando puntos y en esta ocasión garantizan casi el pase a la siguiente ronda y permiten a los jugadores acumular confianza. No hace tanto este Real Madrid que el año pasado destrozó a 3 equipos alemanes, perdía o empata este tipo de partidos.

 El partido trae además una serie de buenas noticias a nivel individual, como la vuelta del mejor Varanne, superado como todo el equipo en la derrota contra el Atlético de Madrid; la aportación de los dos laterales, especialmente ofensivamente; el gol de Cristiano Ronaldo, que le aportará confianza; el partido de Lucas Silva que no desentonó especialmente en un debut no fácil; el constante buen desempeño de Kroos y sobre todo Isco.

 El malagueño lleva siendo durante muchos partidos el mejor del equipo. Evidentemente su acercamiento al área mejoraría aún más sus prestaciones, aunque esta nueva posición le ayudará a crecer como jugador. Hay que empezar a pensar en construir un Real Madrid en torno a su figura, sobre todo ofensivamente. Le falta jugar 2 o 3 partidos de titular en las grandes ocasiones, véase una semifinal de Champion o derby, para definitivamente sobresalir, coger el timón y convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo.

 Mirando por cierto las fechas, este mismo Real Madrid vapuleó al Shalke04 casi justo hace un año. El 1-6 entonces impactó aunque pareció más fruto de la debilidad del rival que mérito madridista. Luego se comprobaría que la fortaleza blanca en Champion era real, aunque eso derivó en debilidad en liga, empatando la semana siguiente contra el Atlético de Madrid a 2, y perdiendo a finales de febrero contra Barcelona en casa y Sevilla fuera.

 Comento este dato porque es posible que las derrotas este año hayan llegado antes al equipo blanco, que el año pasado compitió en las 3 competiciones hasta el final. Ahora, con el pase a cuartos casi garantizado, queda como partido especialmente complicado en liga la visita al Camp Nou (22 de marzo) y a Sevilla (3 de mayo). Veremos si se repite la historia del año pasado en liga o en Champion o en ninguna de las dos…

Un nuevo Santiago Bernabeu

El estadio Santiago Bernabéu, conocido en origen como el nuevo Chamartín, se inauguró un 14 de diciembre de 1947. Aquel estadio, construido para sustituir al viejo Chamartín, con la ayuda de varios créditos y con el esfuerzo encomiable de Don Santiago Bernabéu, se convertiría en aquella época, con más de 75.000 espectadores, en algo revolucionario y en una de las grandes apuestas de un hombre visionario.

 Hoy, casi 70 años después, el actual presidente del Real Madrid ve cómo múltiples obstáculos se cruzan en su camino para  convertir el estadio nuevamente en algo revolucionario. El estadio ha sufrido varias remodelaciones hasta remodernizarse y actualmente es un estadio calificado como 5 estrellas, con una gigantesca historia a sus espaldas y con un carácter simbólico que pocos estadios tienen en el mundo.

 Y  sin embargo, Florentino Pérez se empeña en transformarlo nuevamente y muchos se preguntarán el porqué, costando tanto dinero y suponiendo un sacrificio como el naming, o cambio del nombre del estadio a uno irreconocible.

Es posible que muchos de esos que se oponen al cambio de nombre o de estadio alegando la historia y simbolismo del madridismo, desconozcan que ya en 1973 Don Santiago Bernabéu se planteó construir un nuevo estadio. Fue la negativa del gobierno (el mismo que recalificó los terrenos al Barcelona) la que paralizó un nuevo y ambicioso proyecto.

Ahora que una sentencia judicial parece impedir las nuevas obras del Bernabéu, quizá sería el momento de plantear dar un paso más y construir un nuevo y mejor estadio. Los motivos son los mismos que llevaron a Bernabéu a mudarse del viejo Chamartín y los mismos que han llevado a numerosos clubes a construir nuevos estadios, modernizarse y generar más ingresos.

El Real Madrid podría tener un estadio como el de los Cowboys, que seguramente sea el mejor estadio del mundo. Un estadio que se terminó en 2009, espectacular por fuera y por dentro, con cerca de 108.000 asientos y que costó más de 1200 millones de dólares. Un coste elevado sin duda, pero asumible si tenemos en cuenta que las actuales obras iban a costar casi la mitad.

Hablamos de un estadio de última generación, que incrementaría el número de asientos en más de 25.000 respecto al actual (recordemos la demanda insatisfecha actual de socios para ser abonados), el número de palcos, comercios internos, etc…Y qué decir tiene de elevar la comodidades hacia estándares no conocidos en el fútbol europeo. El futuro del fútbol profesional debe ser ese. Aqui y aqui os dejo algunas cifras, a las que hay que sumar el nuevo nombre del estadio que podría financiar por sí mismo parte de las obras.

Fiestas y contrafiestas

Como suele suceder en casos de dolorosas derrotas, esta semana ha sido intensa en informaciones y opiniones sobre el Real Madrid. Sin que fuese suficiente humillación la derrota por 4-0 contra el Atlético de Madrid, la fiesta de Cristiano Ronaldo dio para varias fotos de los jugadores en modo celebración.

Todo sirve para ser aprovechado y quienes tenían cuentas pendientes las saldaron, ya fuese con James, Khedira o el propio Ronaldo. Se aprovechó para resaltar el disgusto de los capitanes(Casillas, Ramos principalmente) y para darle de soslayo también a Florentino Pérez, que ya tocaba.

La realidad es que lo grave sucedió en el campo, con un equipo inferior a otro pero sobre todo rendido a falta de muchos minutos por jugar, dejándose llevar. Y ahí, fueron todos protagonistas, desde el portero hasta el delantero, sin excepción. Tampoco ayudaron algunas declaraciones finales achando errores a compañeros e incluso negándolos directamente.

Lo de después, la fiesta de Ronaldo contada y criticada por los periodistas, y la contrafiesta de la novia de Casillas, silenciada y omitida por los mismos periodistas, no deja de ser un esperpéntico colofón. ¿Lo grave es hacer una fiesta o subir las fotos? Evidentemente si el aficionado no se entera no hay gravedad aunque el hecho es el mismo.

Eso sí, en un caso se demuestra inteligencia, obligando a unos asistentes a no subir fotos y en el otro, ya sea por dejadez o por otra circunstancia,  se demuestra poco entendimiento de cómo funciona, no el madridismo sino los medios.

Pero en esencia, si lo que se pide es que los jugadores se marchen a sus casas abochornados, sin cenar y sin dormir, igual de grave es un hecho que otro. Hemos sabido eso sí, que Kroos o Bale no acudieron a ninguna de las dos fiestas. Pero nuevamente eso solamente les salva del ridículo post partido, pero no de su mala actuación en el campo.

Concentrémonos en como viene compitiendo el Real Madrid en este enero y quizá también en factores como la poca y forzada rotación, el cansancio acumulado, un calendario difícil o lo que se quiera.

Para Ancelotti la “cuesta de enero” ya ha durado demasiado y toca rehacer el equipo. Todavía recuerdos críticas al equipo y al entrenador a alturas similares de la liga el año pasado, las mías incluidas. Ahora el calendario está a favor, algunos lesionados deberán ir entrando y hasta el 22 de marzo no toca el Barcelona, jugando entre medias contra el Shalke. Y ahí sí, podremos atizar o no de nuevo a Ancelotti y a la plantilla o quedarnos callados.

Humillación en el Calderón; los de Ancelotti no responden

El 4-0 contra en el calderón supone el punto culminante en los enfrentamientos entre Atlético de Madrid y Real Madrid. La victoria madridista en Copa del rey y en la Champion de la temporada pasada han dado pasado a un dominio total atlético. Los del ‘Cholo’ saben como quieren jugar, conocen los puntos débiles del Real Madrid, y explotan sus puntos fuertes.

 Y en otro lado, el Real Madrid se empequeñece hasta miniatura, desde el portero al delantero, desde el titular más indiscutible, Ramos, hasta el suplente Nacho. Todos los jugadores sin excepción se muestran superados por un rival que en ocasiones parece una mezcla de estrellas históricas, como si Siquiera fuese Roberto Carlos, Arda Zidane o Gabi Viera.

 Tras 4 derrotas consecutivas y sobre todo el repaso de hoy y sobre la terrible sensación de que el rival es mejor en todo, solamente queda aprovechar esta gigantesca crisis para mejorar. Se me viene a la cabeza el 5-0 en el Camp Nou y el posterior dominio de Mou en los derbys contra el Barcelona. Aquella similitud explica muy bien lo que está pasando ahora. Un entrenador, Simeone se impone a otro, Ancelotti.

 Da igual la Champion League del año pasado o la Copa del Rey, el técnico italiano necesita encontrar soluciones ante el Atlético de Madrid y no puede repetir mismo esquema y misma soluciones. Tendrá que cambiar de sistema, remover a los jugadores, arengar o remover algo ya sea dentro del campo o fuera mediante ruedas de prensa. Pero lo que no puede hacer es quedarse quieto viendo como un rival que hace años estaba absolutamente sometido al Real Madrid, ahora lo violenta sin piedad, exponiendo todas sus miserias.

 La liga sigue en juego y el Real Madrid acabará la jornada líder pase lo que pase, pero esta derrota no se puede interpretar como un mal día ni como 3 puntos. Si se quiere seguir compitiendo en liga y aspirar a ganar de nuevo la Champion League, este equipo necesita reaccionar tras un pésimo comienzo de año. Y necesito sobre todo ganar al Atlético de Madrid en el próximo partido, que bien pudiera ser en Champion.