El mejor equipo del mundo

El Real Madrid se coronó nominalmente como mejor equipo del mundo, aunque ya lo era por el mero hecho de ganar el torneo más prestigioso e importante del fútbol, la Champion League. Este Mundial de Clubes no deja de ser un invento de la FIFA con mucha más importancia para aquellos países no europeos, que tienen la oportunidad de reivindicarse.

 Como se ha visto durante el torneo, la diferencia entre el Real Madrid y cualquier de los 8 cuartofinalistas de la Champion League es grande con respecto a todos estos campeones de continente.

 En todo caso, el partido contra el San Lorenzo sirvió de nueva prueba para constatar la solvencia de este Real Madrid. Sin jugar brillantemente, como en los últimos 3 o 4 partidos, es capaz no obstante de sacar los partidos adelante sin demasiado esfuerzo.

 Con Kroos el Real Madrid ha incorporado su mejor fichaje en lo que va de década, comprando no solamente a un mediocampista, que ha mejorado enormente la circulación del balón e igualado casi todas las prestaciones de Xabi Alonso, sino también a un excelso sacador de corner. Con los rematadores actuales, a saber, todos los centrales más Bale y Cristiano Ronaldo y el saque de Kroos se generan en importantes oportunidades. Los corner son medio goles como en Inglaterra y como tal los empieza a percibir el rival.

 Este equipo de Ancelotti maneja el contragolpe con 3 delanteros como Bale, Cr7 y Benzema, el control de juego con jugadores como Kroos, James e Isco(y Modric cuando juega) y tiene además armas como el tiro a distancia o el corner. Si a eso se le suma voluntad para defender en equipo y motivación, el resultado son 22 victorias consecutivas , dos títulos en esta segunda temporada y un muy buen panorama por delante.

 Queda por ver si el equipo aguantará el ritmo y si Ancelotti será capaz de introducir cambios significativos sin que se note en demasía la baja de los titulares, como sí ha pasado en el caso de Modric. Jugadores como Jesé, Chicharito, Khedira, Coentrao o Illarra deberían restar minutos a los titulares.

 Lo que toca ahora es disfrutar del “campeonato mundial” y esperar que el equipo vuelva a tope en el 2015, con dos enfrentamientos difíciles contra el Valencia en liga y contra el Atlético de Madrid en Copa del rey.

EL SORTEO DE LOS OCTAVOS DE LA CHAMPION LEAGUE

El sorteo de la máxima competición europea deja unos interesantes cruces que claramente dificultan al Barcelona y benefician sobre todo al Real Madrid y en menor medida al Atlético de Madrid.

Los blancos vuelven a visitar al Shalke, equipo que fue vapuleado el año pasado, y uno de los más flojos del bombo a pesar de ser alemanes. Adicionalmente, a los de Carlos Ancelotti les beneficia el calendario puesto que tendrán en esas fechas que enfrentarse con el Barcelona y lo hacen con toda la semana para preparar el partido, cosa que no tendrán los de Luis Enrique.

En esa semana del 18 de febrero el Barcelona se puede estar jugando la liga y la Champion League. En liga ante un Real Madrid que buscará seguir incrementando la ventaja de puntos(veremos si en estos 2 meses la mantiene, incrementa o pierde) y en Champion League, ante un rival que a pesar de no ser competitivo en esta competición, no deja de tener grandísimos jugadores.

Estamos ante el Barcelona más dubitativo de los últimos años y este año el Manchester City querrá hacer un papel más digno que el año pasado, en el que perdió los dos partidos.

El Atlético de Madrid, no olvidemos que es el subcampeón de Europa, se enfrenta al bayer Leverkusen, equipo que marcha tercero en la Bundesliga, aunque ya sin opciones de disputarle el título al todopoderoso Bayern de Munich. El problema para los del cholo será el tener que disputar la eliminatoria como favoritos y por tanto tener que dominar ambos partidos.

Como duele estelar un Chelsea-PSG, que visto lo visto nos da a los de Mourinho, siempre super competitivo como favoritos. Al PSG le pasa como al Manchester, y a pesar de tener grandísimos jugadores, siempre le acaba faltando cuajo competitivo en las grandes oportunidades.

Borussia de Dormunt-Juventus es otro duelo bonito, que me trae al recuerdo aquella final de la Copa de Europa que ganaron los alemanes 1-3. Ahora, a pesar de que se enfrentan primero contra segundo, los italianos son favoritos, viendo las dificultades del Borussia en la liga doméstica.

El resto de duelos deja un interesante Arsenal-Mónaco, un aburrido Oporto-Basilea y un desequilibrado Bayern-Shaktar. Todo ello, por supuesto, a la espera de algún sorpresón, porque al final, esto es fútbol.

Victoria sufrida del Real Madrid


El 1-4 ante el Almería tiene algo de engaño porque el Real Madrid no fue tan superior  como en los últimos partidos ni demostró control de juego ante un Almería voluntarioso que falló un penalty con 1-2 en contra.

Sin duda la baja de Modric, el mejor centrocamposta del mundo junto con Kroos, y la baja en menor medida de James, se han notado a la hora de buscar mayor control de la pelota y mayor claridad. No es que la labor de Illarramendi o isco haya sido mala, pero ambos tienen en ese factor en concreto menos control. Eso sí, el malagueño abrió el marcador con un auténtico golazo.

El resto de partido recordó al Real Madrid de las primeras jornadas, menos junto, perdiendo más balones(incluso Kroos los perdío) y concediendo más espacio al rival. En ese caos apareció la BBC primero en el 1-3 y luego Carvajal que realizó una jugada espectacular.

Es lo sorprendente de este Real Madrid, que con poco puede hacer 4 goles. Igual que Ronaldo, que sin realizar su mejor partido marcó 2 goles. Son 25 ya para él, en 13 jornadas y en 12 partidos disputados. Números de antaño, de un jugador total.

Y los de Ancelotti también siguen sumando victorias consecutivas, su 20, para mantener el liderato y para afrontar con tranquilidad un trofeo como el Mundialito de Clubes, que da prestigio y dinero(4 millones de $ para el campeón). Para ello, el técnico italiano deberá intentar recuperar a sus jugadores, visiblemente fatigados y meditar introducir a alguno de los suplentes para aportar más frescura.

 

Record conseguido, pasemos página

El Real Madrid superó el record de victorias consecutivas que había establecido el Barcelona de Rijkaar, tras vencer en un cómo partido al meritorio Ludogorets. Son 19 las victorias aunque ni ese dato ni el del máximo goleador de la Champion League debería ser el principal foco de interés.

 Lo único que debería importar a los de Ancelotti es llegar con todas las opciones de títulos intactas a marzo, y para eso va a necesitar a todos los jugadores en óptimas condiciones.

 Por eso, que estos partidos los jueguen jugadores como Cristiano Ronaldo o Kroos, me parece un riesgo excesivo. ¿Alguien sabía que el Coritiba tenía el record de victorias consecutivas en la historia del fútbol? ¿interesa más el record del pichichi o levantar la undécima Champion League?

 Los records por sí mismos no se deberían perseguir y no deberían obsesionar ni al Real Madrid ni a Cristiano Ronaldo. De lo contrario  se desvirtúa el juego del Real Madrid, que ya no ataca para marcar goles sino para que los marque Ronaldo.

 El portugués ha conseguido su record como fruto de la labor del equipo y de su propia ambición goleadora, pero no porque el equipo se supedite a sus records. Si el Real Madrid, en la búsqueda de los títulos logra records por el camino, bienvenido sea, pero en ningún caso debe convertirse en un objetivo por sí mismo.

 No quiero ni imaginar lo que habría pasado si en el partido de hoy se hubiese lesionado el imprescindible Kroos o Cristiano Ronaldo. Por fortuna, no ha sido así, pero por favor limiten los riesgos y usen a la cantera y al resto de jugadores.

Los insultos y el expediente sancionador al Real Madrid

El fútbol no deja de ser algo primitivo, un vestigio del circo romano que a su vez era un entretenimiento de las masas que debía de tener su fundamento en ancestrales juegos y divertimentos más primitivos aún. Y es que como seres humanos no dejamos de ser animales, sociales y con intelecto, pero animales.

 Y ahí entra el fútbol para saciar parte de  esa necesidad humana y animal al mismo tiempo. Un deporte básico que entretiene a la plebe y a las masas. Ahora un deporte hiper profesionalizado y regulado, pero que mantiene su esencia más antigua en aspectos tales como la rivalidad entre pueblos o ciudades y la identificación de unos colores.

 Dentro de esas esencias que son las que a la postre logran que millones de personas sigan atentos lo que pasa durante un torneo de nivel mundial, se encuentra la animación del equipo pero también la búsqueda de cánticos para desconcentrar e intimidar al rival. Eso que llamaron miedo escénico, siempre ha incluido los gritos de la hinchada rival como método de apoyo al equipo y descalificación del rival.

 No creo que cuando alguien le cante al portero aquello de ‘la puta de cabaré´o realice algún otro cántico busque faltarle al respeto y denigrar al futbolista. El objetivo es desconcentrarle e intimidarle en cierta manera. Y ahí es cuando se distinguen a los grandes futbolistas que ante ese ambiente se crecen y los que se empequeñecen.

 Y si me preguntan, tampoco creo que los cánticos tengan nada que ver con que se reúnan dos grupos de ultra para pegarse y matarse. Porque si así fuese, el nivel de violencia en nuestros estadios serían absolutamente inaguantable, cosa que desde luego ahora no se percibe.

 El fútbol como deporte que mueve pasiones tiene esa parte donde incluso los futbolistas se insultan entre sí. Al rival pero a veces también al propio compañero que no te pasa el balón o que ha cometido un error. Y ese mismo insulto es el que se utiliza en los estadios.

El sancionar al  expediente al real Madrid suena a medida ejemplarizante utilizando al mejor club del mundo, en una medida claramente populista. Porque de otra manera, resulta imposible evitar que uno o dos personas insulten y griten en estadios con más de 50.000 espectadores.

¿Y quién determina que es un insulto y que no? ¿Un Comité especialista en lenguaje español? ¿Habrá informadores en todos los campos, pendientes de cualquier insulto?

Quizá todo acabe en absurdos y patéticos Cánticos pero lo que está claro es que la sanción al Real Madrid o es aislada o la Liga acaba de abrir un melón difícilmente de cerrar.

Dopaje institucionalizado: Rusia se destapa

Como en todo los casos de doping parecerá que los rusos son los únicos que tienen una estrategia institucionalizada de doping, y más ahora, que son oficialmente los malos de la película y hay una guerra entre Europa y Putin.

Lo cierto es que por mera analogía si existe el doping a ese nivel en el atletismo ruso, es muy posible que también ocurra en muchos otros países. El documental que desvela el funcionamiento de la trama habla de la relación que existe entre deportistas y federaciones, los cómplices necesarios. Esto me recuerda a cómo hace no tanto en España las respectivas federaciones protegían a sus deportistas dopados.

Evidentemente no tengo pruebas ni las tendré más que en el momento en el que salgan las evidencias gracias a las investigaciones de quiénes tienen los medios y las facilidades para hacerlo. Pero incluso así, tras el precedente de la Operación Puerto, seguirán existiendo personas que no quieran ver la realidad.

Y yo pregunto,¿ si todas las atletas rusas se dopaban prácticamente por sistema, las que no ganaban eran peores que sus rivales aún yendo dopadas? No me respondan inmediatamente y piensen por ejemplo en la posibilidad de que Amstrong, dopado como iba, hubiese quedado cuarto o quinto en alguno de esos tours que ganó.

Nadie quiere escuchar que Papa Noél no existe, pero alguien tiene que decirlo para que parezca que al menos no todos creemos en cuentos de hadas. Y aún así nos siguen gustando, como las navidades y como el deporte.

Ancelotti y el record de victorias

Sin hacer mucho ruido el técnico italiano del Real Madrid está rompiendo records y construyendo un equipo que puede marcar época. Y ello tras dos inicios, el del año pasado y este, ciertamente dubitativos.

Soy de los que piensan en el largo plazo, y por tanto mis análisis, en el caso de un entrenador, se hacen a final de temporada. No puedo, no obstante, señalar la buena dinámica que tiene este Real Madrid. Y por supuesto, no es ajeno a mi análisis el hecho de estar hablando del campeón de Europa y del primer Real Madrid en muchos años que hace un doblete de competiciones.

Por ahora, este Real Madrid parece un equipo idílico. Se ficha a Kroos y a James y los funcionan a la perfección, con Benzema y Cristiano Ronaldo metiendo goles. Se lesiona Modric y aparece Isco, reclamando un lugar en el 11 titula y demostrando que tiene una magia especial. Y ahora reaparece Jesé, ese jugador que por instantes le llegó a disputar el puesto a Bale, que fue finalmente uno de los artífices de los dos títulos conseguidos por el equipo blanco.

Muchas piezas que encajar pero todas ellas parece que lo hacen jueguen o no. Es una arcadia feliz, un equipo líder en liga, líder de su grupo en la Champion League y en la siguiente ronda de la Copa del Rey, desplegando el mejor fútbol que se recuerda en años y con todos los records batidos en goles y en victorias.

Y, sin embargo, queda todo por disputar. Es cierto que se ganó la Supercopa de Europa y se perdió la de España. Y ahora se disputa en pocos días el fastidioso mundialito de clubes, que con todo da al campeón 5 millones de euros.

Pero todos sabemos que lo importante, que los partidos de verdad, cuando el equipo tiene que estar al 100% es en marzo. Mientras tanto, Ancelotti seguirá teniendo todo el crédito acumulado. Confiemos en que no se tuerza la suerte, pero hasta ahora todo el mérito es suyo.

La desorientacion de Del Bosque

El seleccionador español ha presentado su lista para el próximo partido del combinado nacional, con nuevas incorporaciones y con la sensación de que no sabe exactamente por qué jugadores apostar.

 Hasta ahora, el salmantino se había encontrado con equipos ya formados. Tanto en el Real Madrid como en la selección, la base del equipo estaba hecha y solamente había que realizar algunos ajustes. Ahora la situación es completamente distinta, con una generación de jugadores, bien retirada o bien ya demasiado veterana y sin una estructura clara de equipo.

 No solamente hay que cambiar las piezas del equipo sino también el estilo, asociado sin duda a las características de los nuevos jugadores que van entrando. En ese dilema está Del Bosque, que quiere mantener el estilo anterior aunque no tenga los mismos jugadores pero a la vez quiero renovar la selección.

 Lo primero que debería decidir es si va a llevar a los jugadores en función de su estado de forma o de sus servicios prestados. E incluso en función de sus fobias o filias. La presencia de suplentes actuales en sus equipos como Piqué, Bartra o Pedro o la más aún de Morata, suplente de otro delantero español, Llorente, que ni va convocado es sorprendente. Habría que saber si el seleccionador considera a esos jugadores como claves jueguen o no en sus equipos, si es una convocatoria puntual o si son jugadores consustanciales al esquema del equipo…

 Aparecen otros jugadores jóvenes como Isco, Alcácer o Camacho,que deberán ir consolidándose y meritorios como Callejón, Nolito o Raúl García.

 Insisto en que el marqués debe saber si quiere un equipo de meritorios, es decir, jugadores que estén en buena forma, de fieles escuderos o una mezcla pero siempre en función del estilo que quiera implantar.

 Sin Silva o Iniesta parece más fácil apostar por novedades. También es cierto que en esa selección cabrían jugadores que en un futuro cercano deben ser piezas fundamentales como Jesé, Javi Martinez o Thiago. Sus lesiones no han ayudado al seleccionador precisamente.

En juego está la clasificación para el próximo europeo.

Cuidado con la euforia

Se ha desatado la euforia y lo que me pide el cuerpo es decir: “Paren las máquinas”. Así de golpe, porque de lo contrario será demasiado tarde y es posible que ya tengamos el iceberg encima.

 Ya se compara a este Madrid con los mejores de siempre, se dice aquello de que pueden ganar todo y salen entrenadores, futbolistas y jugadores opinando sobre las posibilidades de este Real Madrid.

 Soy yo el primer sorprendido con el buen rendimiento de este equipo, pero ojo, que estamos a principios de noviembre y apenas llevamos dos meses largo de competición. No hace tanto Di María era el mejor del mundo, Xabi el faro que ya no nos guiaría, Florentino estaba a punto de salir en globo y Ancelotti un pelele.

 Pues ni aquello ni esto porque el fútbol es impredecible y no creo que a falta de todos los títulos por disputar y con tantos meses por delante se deba empezar a especular. No tan pronto. Una lesión de Cristiano, un mal partido, un bajón de dos semanas y adiós a uno o dos títulos.

 Si tenemos en cuenta el año pasado, el Real Madrid perdió un título pero bien pudo haber perdido los tres. Y este año, la euforia de la victoria contra el Sevilla tampoco ayudó contra el Atlético de Madrid. Pero más memorable fue aquel año en el que se soñaba con el triplete para ver como el Madrid de los galácticos se acababa hundiendo.

 Así que calmen sus ansias de victoria, recuerden que el Real Madrid jamás ha ganado un triplete en toda su historia, recuerden el agónico gol de Ramos en el minuto 92 y empiecen a pensar en que ahí fuera está el Bayern dispuesto a cobrarse su venganza, el Chelsea del maquiavélico Mourinho, el potente PSG, e incluso el Barcelona del rencoroso Luis Enrique. Mientras que en la liga doméstica, todos los equipos estarán deseosos de colaborar a bajarle los humos a este Real Madrid “histórico”.

 Por ahora se ha ganado con Carlo el doblete, que no es poco, y este equipo por plantilla, jugadores, estado anímico y de forma, pinta de manera excelente. Pero una cosa es decir eso a noviembre y otra en abril y mayo.

 Para marcar una época y hacer algo por ejemplo, que nadie ha hecho, repetir dos Champion League, o ganar varios dobletes al año, se necesita una plantilla tremendamente madura, ambiciosa, de calidad y también suerte.

 No digo que no haya ingredientes pero sí que hay que mezclarlos correctamente y ver el resultado. Esperemos con tranquilidad y paciencia la salida del horno, no vayamos a quemarnos por impacientes o a sacar el pastel y comprobar que está todavía sin hacer…

LQDC: “Lo que diga Carlo”

En el Real Madrid las cosas van tan bien que incluso asustan. Como si fuese un sueño húmedo con Scarlet Johansen y Jennifer Lawrence, uno teme despertarse de golpe y comporbar que todo fue una ficción.

 Tras el 0-4 en Granada y los ‘pinchazos’ de Barcelona y el Sevilla, el Real Madrid se coloca líder, como máximo goleador, además, con una cifra histórica, en una media de 3.7 goles por partido. Además, todo parece funcionar de manera armónica, con todas las piezas rayando a gran nivel. Cristiano es el pichichi de la liga con una cifra simplemente absurda, 17 goles, pero además asiste, y Benzema marca y asiste, con los dos nuevos fichajes James y Kroos siendo de los mejores del equipo. Por si fuese poco, Isco está alcanzando tal nivel que se lo pondrá difícil a Carlo y Modric, ya con el pelo largo, vuelve a su mejor versión.

 Tras el derby, el Madrid parece alcanzar velocidad de crucero mientras que el Barcelona, que siempre será el rival a batir a pesar de lo que hagan Atlético, Valencia y Sevilla, parece entrarn en horas bajas. Los de Luis Enrique afrontar ahora un ciclo de dos derrotas consecutivas en liga y una previsible mini-crisis.

 El objetivo ahora es mantener el ritmo y llegar con todas las piezas engrasadas a marzo. Ahí es cuando se juegan las competiciones, además del mundialito de clubes, que puede servir de acicate para seguir elevando el nivel de juego y confianza.

 Si no hay lesiones graves, Ancelotti tiene todo en su mano para con la plantilla más completa, equilibrada, joven y de calidad que se recuerda continuar un cilco ganador que ya se inició el año pasado con un doblete histórico.