Real Madrid -Borussia de Dormund: ganar o perder

germany_soccer_champions_league-c3972_20160927205343-kcd-u41607545816cze-980x554mundodeportivo-web

El Real Madrid se juega hoy ante el Borussia de Dormund el liderato del grupo H de la Champion League, y su futuro cruce en la siguiente ronda de octavos. Mucho se ha especulado con la posibilidad de que el equipo no busque la victoria y se conforme con un empate que le evitaría enfrentarse con ciertos equipos.

Hay muchos motivos para argumentar en contra de esta suerte de ‘biscoto’. El primero de ellos es que los equipos que han quedado segundos de su grupo son peores que los primeros. O al menos han sido menos capaces en esta fase de la competición. Tanto el PSG como el Manchester City y el Bayern de Munich han perdido puntos en sus respectivos grupos en partidos contra equipos mucho peores que el Real Madrid. Es cierto que tienen grandes figuras en sus equipos, y mucho nombre, más que otros equipos como el Arsenal o en Nápoles, pero con todo ello no han conseguido ser primeros.

Además, se pueden dar otras combinaciones, como un posible enfrentamientos con la Juventus, que posiblemente si quede primero de su grupo. Los italianos son tan competitivos como cualquier de esos equipos, y el Real Madrid ha sufrido especialmente en los duelos con los italianos.

En segundo lugar, si el Real Madrid queda primero demostrará que es el mejor equipo del grupo, meterá miedo a sus rivales y tendrá ventaja de campo. Aunque ya no tengo tan claro que hoy en día eso sea un factor determinante.

Sí es determinante a nivel psicológico saberse mejor que un equipo como el Borussia de Dormund. Poco se ha hablado de la rivalidad contra un equipo que en los últimos años ha vencido en varias ocasiones a los blancos, eliminándolo en aquellas semifinales en las que humilló al equipo de Mourinho en la ida.

El Borussia hoy marcha sexto en la clasificación, a 9 puntos del sorprendente RB Leizpiz, aunque es un equipo plagado de talento y de mucha juventud. Destacan especialmente Gotze, hoy lesionado, Aubameyang, un delantero todo terreno y sobre todo Reus, uno de los mejores jugadores del continente pero también de los más maltratados por las lesiones. Es una nueva versión de Robben, con la misma calidad, con gol y con muchísimo talento.

Así pues, la decisión es clara, ir a ganar el partido, evitando además adulterar la competición y de paso buscando el beneficio económico para el club, que de ganar se embolsará un millón y medio de euros.

Luego ya, el sorteo decidirá y a la vuelta, en 2017 veremos.

Luka Doncic vuela hacia el estrellato

1516_dbb-rmb-17-620x349

No hay muchos jugadores capaces de anotar 23 puntos y repartir 11 asistencias, y muchos menos capaces de hacerlo con tan solo 17 años. Seguramente, apenas un puñado en la historia, entre los que está Luka Doncic. Y en concreto apenas siete jugadores en toda la historia de la liga española.

Entre ellos se cuela un nombre, el de Drazen Petrovic, uno de los pocos nombres que se puede nombrar si queremos buscar una comparativa razonable de Doncic con cualquier otro talento europeo. Bien es cierto, que hace no tanto tenemos el caso de Ricky Rubio, tan precoz como Doncic, y que luego por diversas razones no fue el super crack anunciado. Y algo antes, habría que remontarse en España a Pau Gasol. El blaugrana hizo su aparición, ya como jugador importante, con 20 años. Con un año más emprendió el vuelo hacia la NBA, tras una última temporada espectacular en la ACB.

Pero claro, es que Doncic se ha convertido con 17 años ya en ese jugador que fue Gasol. O al menos, podríamos decir que está cerca, dominando los partidos. Es solamente cuestión de minutos, en una posición como la de base, en la que el joven esloveno compite nada más y nada menos con Llul, uno de los mejores jugadores de Europa ahora mismo.

Los números de hoy de Doncic dejan un partido casi perfecto: 8 de 10 en tiros de dos, 2 de 4 en tiros de 3, 11 asistencias,1 de 1 en tiros libres y 4 rebotes, para un total de 34 de valoración. Números de crack total.

Hasta la fecha, el Real Madrid y su técnico, Pablo Laso, han gestionado la evolución de Luka Doncic con calma, sabiendo lo importante que es en esas edades la formación y un crecimiento sostenible. Pero es que ahora mismo, es ya imposible seguir conteniendo a este fenómeno, que pide no solo minutos, sino casi todos ellos, para destacar y liderar a todo un Real Madrid. Le hemos visto hacer grandes partidos en Euroliga, contra los mejores rivales posibles, demostrando su enorme madurez personal.

No sabemos hasta donde puede llegar este jugador. Es imposible de predecir, aunque si sabemos que de joven dominaba de una manera tan abrumadora el juego, que parece que eso se vaya a consolidar en edad adulta, al menos en Europa. La NBA ya es otro cantar, aunque Doncic no es elegible hasta el draft del año 2018. Y a este paso, cuando llegue ese momento quizá hablemos ya de otro jugador, vista su evolución meteórica.

Por no saberse, no sabemos todavía siquiera cuál será la altura de este fenómeno. Ha crecido varios centímetros durante el último año, hasta el 2,01, pero quizá pueda crecer algo más. El hecho de jugar de base con esa altura y ese talento tiene una explicación formativa y será, como dice el artículo, determinante para su evolución como jugador. Magic Johnson era un base de 2,06 y Bodiroga de 2,05, por trazar una comparación en altura.

El futuro de Doncic pasará por su ambición personal y su madurez, que es ejemplar. A ello quizá contribuyan sus padres, ambos antiguos deportistas, y desde luego el Real Madrid, que hasta la fecha ha realizado un trabajo espectacular.

Pero ya es insostenible, como decía más arriba, y Doncic tiene que volar antes de que se vaya a la NBA. Los aficionados queremos disfrutar de su gigantesco talento antes de tener que verlo por la televisión a kilómetros de distancia.

 

 

 

El Real Madrid empata en el Camp Nou

0_sf5vncls

El derby de ayer dejó la misma situación que al inicio del partido, liderato del Real Madrid, comentarios de la prensa acerca del poco juego del equipo blanco, un F.C Barcelona que sigue pareciendo frágil y a Ramos nuevamente de protagonista. Nada nuevo bajo el sol, pero sí un partido más en el que el equipo de Zidane no pierde, y son ya muchos (33), y la sensación de que el equipo azulgrana seguirá dejándose más puntos que el Real Madrid.

 No hay que olvidar que el equipo blanco afrontaba un partido clave sin tres jugadores titulares, como son Bale, Kroos y Casemiro. Por parte del Barcelona solo faltaba Iniesta, pero para haber igualado las tornas tendría que haber faltado Neymar y Rakitic, que podrían ser de alguna manera el equivalente a las bajas del Real Madrid.

 Además, los tres puntos eran mucho más necesarios para el F.C Barcelona, que de perder en el Bernabeu, tendría también en contra el goal average. Pero por ahora son 6 puntos de desventaja y eso sí, muchísima liga por delante. Como madridista, no me olvido de la liga de Carlo Ancelotti, en la que el Real Madrid aventajaba después de las navidades, en 7 puntos al F.C Barcelona, habiéndole ganado además por 3-1 en el Bernabéu, con sensaciones inmejorables, con una increíble racha de victorias.

 Con todo, el partido de ayer dejó dos tiempos muy diferentes. En la primera parte el Real Madrid dominó el partido y transmitió sensación de ser mejor. Le faltó gol, pero controló el partido al ritmo de un Luka Modric que si ya lleva siendo varios años siendo el mejor centrocampista del mundo, ayer lo volvió a demostrar. Nuevamente me acuerdo de la liga de Ancelotti, en la que todo se empezó a derrumbar cuando el croata se lesionó. Ayer, dio un clinic tremendo de pase y robo, de inteligencia ofensiva y defensiva. A su lado, Kovacic e Isco no desentonaron demasiado, aprendiendo del gran maestro Luka.

 El F.C Barcelona estuvo perdido todo ese tiempo y los primeros 15 minutos de la segunda parte, hasta que llegó el gol a balón parado. Hasta entonces no daba ninguna muestra de peligro, con su tridente ofensivo desconectado, con Busquets desbordado por el medio del campo madridista, con un inoperante Andre Gómes (70 millones de euros) y con la sensación de que si Bale hubiese estado en el campo Sergi Roberto no habría salido vivo del encuentro.

 Pero los goles tienen un terrible capacidad para cambiar los partidos, y el de Suárez hundió al Real Madrid durante 20 largos minutos en los que Neymar y Messi se soltaron un poco y el equipo blanco sintió un temblor de piernas. Otro Real Madrid habría perdido el partido por tres o cuatro a cero. Y otro Barcelona habría visto sangre y habría rematado un partido que al equipo blanco se le empezó a hacer muy largo.

 Y sin embargo, el resultado fue el contrario, y en los últimos cinco minutos, casi coincidiendo con la aparición de Mariano, el partido se le empezó a hacer larguísimo al F.C Barcelona, interminable, a medida que se acercaba la zona Ramos. Y así, una tonta falta en el lateral derecho del F.C Barcelona, le daba al Real Madrid la penúltima oportunidad de un partido que hacía no tanto tenía perdido, y casi rematado con una oportunidad clarísima de Neymar y otra de Suárez. Modric centró el balón esperando que lo rematasen alguno de los habituales: Cristiano, Varanne, Casemiro o incluso el novato Mariano, pero sabiendo que sería Ramos, el que lo volvería hacer. Y así, algunos de los que hemos criticado al sevillano tenemos que tragarnos nuestras palabras, ante la enésima demostración de Ramos de que en estos partidos tiene que jugar.

El partido acababa con empate a uno, con la sensación por parte de ambos de que el resultado era relativamente justo, con un equipo pensando que había tenido al rival en la lona, y con el otro, el Real Madrid, pensando que se había perdido una oportunidad de oro para noquear al rival, en la primera parte.. Si bien, el F.C Barcelona tuva un 56% de posesión, el Real Madrid disparó más.

Estadísticas del partido

Estadísticas del partido

 En todo este análisis he dejado fuera, intencionadamente, la labor del árbitro. Porque si analizó su actuación es un partido tan diferente que necesitaría otra entrada para analizarla. Lo de ayer fue un esperpento arbitral de dimensiones siderales. Es cierto que el madridismo ha claudicado viendo como la prensa, una jornada sí y otra también, juzga con un rasero absolutamente distinto un caso y otro. El Real Madrid se ha convertido en el malo de las películas, que aún cuando hace las cosas bien es criticado.

 Pero lo de ayer debería denunciarse desde el club de manera rotunda y no permitir ni la equidistancia ni el buenismo. Lo contrario puede provocar una suerte de síndrome de Estocolmo donde las tonterías de alguna prensa catalana al final nos parezcan hasta bien.

 Ayer se dejaron de señalar dos penaltys clarísimos, de manual, uno a Lucas Vázquez en el minuto 2 y otro a Cristiano Ronaldo varios minutos más tarde. Ambos provocados por el mismo, Mascherano. Ambas situaciones habrían cambiado el partido radicalmente. También lo cambió en cierta manera, una amarilla injustísima a Isco, en un piscinazo de Neymar, que luego provocó su cambio por parte de Zidane.

 Además de esos penaltys clarísimos hubo otras tres jugadas muy polémicas: una mano de Carvajal y dos manos en el área del Barcelona de Rakitic y otra de Piqué en los minutos finales. Como la producción del partido estaba claramente sesgada, solo vimos repetida una y otra vez la del lateral madridista, desde todos los puntos de vista, en 360, 180, a cámara lenta y rápida. Las otras dos manos no. También vimos repetido el gol de Suárez, en fuera de juego y precedido de una falta más que dudosa de Varane a Neymar.

 Como digo, demasiadas acciones, demasiada incidencia arbitral de un árbitro, Clos Gómez, que ya sabíamos que siempre favorece al F.C Barcelona.

 

 

F.C. Barcelona-Real Madrid: más que 3 puntos

cristiano-ronaldo-567-in-camp-nou-packed-for-a-clasico-between-barcelona-and-real-madrid-for-la-liga-2012-2013

El derby de hoy son mucho más que tres puntos. A lo largo de los últimos años se ha demostrado que el goalaverage particular entre los equipos es muy relevante al final de la temporada. Son por tanto tres puntos que se ganan, tres que deja de ganar el rival y uno más en caso de que el goalaverage global sea favorable. Un mundo.

En este caso además, y casi siempre, existe un importante factor anímico. Ganar al rival siempre sume al equipo contrario en una pequeña crisis, coherente con el flujo anímico que discurre entre el Real Madrid y el Barcelona. En otras palabras, cuando a uno le va bien al otro le va mal.

La distancia actual de 6 puntos, que son las dos derrotas de más que tienen los de Luis Enrique, es una ventaja aceptable pero que si se eleva a 9 puntos, puede parecer un abismo para el equipo azulgrana. Y viceversa, una victoria del F.C. Barcelona bajaría la distancia a solamente tres puntos, demasiado poco para la cantidad de partidos que quedan.

Así pues, el Real Madrid tiene una oportunidad de oro para noquear al rival, dejarle a 9 puntos, afianzar su moral, de por sí alta, y encarar el invierno y el resto de las competiciones con mucha calma. Viene el mundialito de clubes y cierto relajo con las navidades, que siempre puede provocar algún tropiezo.

Para Zidane, además, sería la constatación de que su equipo funciona cuando tiene que funcionar. Ya el año pasado, el equipo fue capaz de ganar 1-2, cuando casi todos le dábamos por desahuciados. Aquella victoria fue importantísima y relanzó enormemente la moral del equipo, siendo seguramente el momento clave para la posterior consecución de la Champion League.

A nivel deportivo, el F.C Barcelona me causa muchísimas dudas en defensa. Es un equipo que todo lo que tiene arriba, con tres super cracks, lo pierde abajo. Messi, Neymar y Suárez, especialmente los dos primeros, son delanteros natos, con poco trabajo defensivo. Si a eso se le suma una defensa y un mediocampo frágil, este Barcelona es vulnerable.

El Real Madrid, por su parte, viene de demostrar dos semanas atrás en el Calderón una gran solidez, aunque su juego ha sido más bien romo en la mayoría de los partidos. Pero prácticamente siempre con victoria y encontrando soluciones en muchísimos jugadores, cosa que no está logrando el Barcelona.

En cuanto al resultado final, dependerá mucho de la actitud del Real Madrid. Si sale  a firmar el empate o relajados por la distancia actual, se llevará una derrota, quizá incluso abultada. Si sale como el año pasado, el empate como mínimo es factible. Porque en realidad, todo lo anterior no afecta a nivel estadístico y lo hemos visto en multitud de derbys.

Veremos ambas alineaciones, siendo más previsible la de Luis Enrique. Zidane podría optar por la que le dio la victoria en el Calderón, aunque la baja de Bale y la vuelta de Ramos cambiaría seguramente ese 11.

 

El Real Madrid de los jóvenes

Ayer jugó el Real Madrid un partido de la Copa del Rey de trámite, con el incentivo de ver a jugadores no habituales, y el resultado fue un paso adelante de alguno de ellos, especialmente Mariano, pero también Odegaard.

Mariano Díaz no es el prototipo de canterano super joven, pero con 23 años si algo ha demostrado en estos años en el Castilla y ayer, es que tiene gol. Y eso, en el fútbol basta para triunfar, y ahí muchos ejemplos. El dominicano no es especialmente estiloso, pero tiene el don de los delanteros, el de rematar todo balón que le llega cerca. Y ese atributo lo tiene que empezar a explotar, a ser posible con muchos minutos y lejos del Real Madrid.

El otro jugador que ayer demostró que tiene algo especial es Martin Odegaard. Al noruego le empezaron a dar palos, casi nada más aterrizar a Madrid, por su precio y por ser una apuesta de Florentino. Desde los 15 años sufriendo las portadas de la prensa y la inmadurez propia de un niño que todavía tiene mucho que aprender. Pero sin duda, su toque, arrancada y calidad son evidentes para cualquiera que sepa algo de fútbol. Tiene solamente 17 años y es otro de los que pide minutos alejado de los campos de segunda B.

14657525801958

Ambos forman parte de la apuesta de futuro del Real Madrid que hace varios años comenzó a fichar a prometedores jugadores jóvenes. Marco Asensio, de 20 años, es otro exponente, junto con el central que brilla en Alemania, Jesús Vallejo (19). El central además de parece que tiene la cabeza bien amueblada tiene alguno de los atributos indispensables para triunfar en el Real Madrid: velocidad, salida de balón y contundencia al corte. Completan estos fichajes los cedidos Marcos Llorente (21), titular indiscutible en el Alavés, Borja Mayoral (19), luchando por un puesto en Alemania y otros fichajes prometedores como el uruguayo Valverde (18)

 Todos estos jugadores se completan con jugadores en plantilla, ya consolidados y entre los 22 y los 26 años, como son Kovacic(22),Varane(23), Morata, Carvajal, Casemiro (24), Lucas Vázquez y James (25), Kroos y Nacho (26).

Las lesiones del Real Madrid

Real Madrid s Gareth Bale reacts as he holds his leg during the Champions League Group F soccer match between Sporting CP and Real Madrid at the Alvalade stadium in Lisbon  Tuesday  Nov  22  2016   AP Photo Armando Franca

Real Madrid s Gareth Bale reacts as he holds his leg during the Champions League Group F soccer match between Sporting CP and Real Madrid at the Alvalade stadium in Lisbon Tuesday Nov 22 2016 AP Photo Armando Franca

La lesión de Gareth Bale supone otro inconveniente para el Real Madrid, o quizá sea una suerte de ventaja para que Zidane pueda rotar sin problemas y tenga a toda su plantilla a punto. Aunque a este paso, si se repiten lesiones de los jugadores más importantes cada pocas semanas, no creo que sea capaz de alinear a su mejor once nunca.

Cuando Modric empezaba a volver se lesionó Kroos, y antes Casemiro y Ramos, con alternancia de lesiones en Benzema. Tanto Keylor Navas como Cristiano Ronaldo no empezaron la temporada tras importantes lesiones y recuperación durante el verano.

Desde el comienzo se han lesionado prácticamente todos los jugadores, y de los importantes prácticamente todos. Apenas se libran unos pocos, como Nacho, Lucas Vázquez, Asensio o Mariano. El resto, o han sufrido lesiones pequeñas  de alguna semana o incluso de varios meses.

Hoy nos levantamos con la duda de Varane pero realmente ningún jugador parece libre de esta suerte de plaga bíblica, que asola al Real Madrid pero también a otros grandes clubes. Evidentemente, el nivel actual del fútbol es muy alto, hay muchos partidos y desplazamientos y la exigencia es extrema.

Y por eso, los grandes equipos que aspiran a todos los títulos tienen que tener plantillas amplias, con dos futbolistas por puesto, y siempre con competitividad entre ellos para en el caso de que falte alguno, el otro esté preparado para entrar.

Yo creo que este año la plantilla del Real Madrid cumple esas exigencias y lo demuestra el buen rendimiento del equipo a pesar de contar cada semana con 3 o 4 lesiones de jugadores que estaban aportando al equipo.

Puede ser que algún momento de la temporada, el entrenador cuento con 22 jugadores sanos y listos para jugar, y existan dificultades para gestionar los egos y el 11 titular. Pero a lo largo de los años se ha demostrado que eso ocurre pocas veces, y compensa ese problema a cambio de saber que en caso de una baja importante, habrá otro jugador de categoría suficiente preparado.

Ahora falta Bale, seguramente el jugador más desequilibrante del Real Madrid ahora mismo. Pues bien, es un momento perfecto para que James de un paso hacia adelante, o para consolidar a Lucas en la izquierda, compartiendo delantera con Cristiano y Benzema, o para incluir a Asensio o trasladar a Isco a la delantera y meter en el medio del campo a Casemiro. Las opciones son múltiples y permite a Zidane involucrar al mayor número de jugadores, todos ellos de primer nivel y con ganas de jugar y triunfar en el Real Madrid

 

El caso Coentrao

Hoy abro este artículo con las sorprendentes declaraciones de Coentrao, que no había visto hasta ahora, donde reconoce su bajo nivel de una forma rotunda y se plantea incluso si seguir en el Real Madrid si sigue con el nivel.

Lo de Coentrao ha sido durante toda su estancia en el Real Madrid un cúmulo de circunstancias y situaciones poco afortunadas, la mayoría imputables a él y a su bajo estado de forma y poca profesionalidad, pero algunas de ellas han sido provocadas por una prensa poco afable, por decirlo suave, y a veces sumamente injusta.

Coentrao durante el último partido de Champion League

Coentrao durante el último partido de Champion League

De Coentrao, poca gente recuerda algunos de sus mejores partidos, precisamente varios de ellos en los que participó han sido algunos de los mejores partidos del Real Madrid en el último lustro. Estuvo en el 0-4 en Munich, jugó la final de la décima, también fue titular en el partido contra el Barcelona ese mismo año, y en alguna otra ocasión su participación también fue sobresaliente.

Se recuerda sobre todo aquella imagen suya fumando, con la que la prensa hizo tanto sangre, a pesar de que todos sabemos que muchos jugadores se han fumado más de un ‘piti’, entre ellos el propio Zidane. Pero con Coentrao era más fácil y además, errores como los de ayer y otros hacían de él un blanco fácil. Yo en particular le reprocho no haber sido suficientemente profesional y entrenar duro para estar disponible, sobre todo en muchos partidos en los que no jugó porque estaba lesionado, casi siempre coincidiendo con la lesión de Marcelo.

7-coentrao

Pero el gran peso que ha soportado ha sido el precio de su fichaje y el ser portugués al mismo tiempo que Mourinho, valedor de su fichaje, y no tener la prensa a su favor. Eso explica que durante todo ese proceso, coincidiendo con el principio de su fichaje no se le respetase como un jugador con cierto prestigio, titular indiscutible en Portugal y lateral deseado por media Europa.

Luego ya, el mejor rendimiento de Marcelo y malo suyo le llevo al Mónaco, donde tampoco tuvo una buena temporada,  y si mala suerte tras una grave lesión que le ha tenido 5 meses fuera.

Coentrao tiene 28 años y contrato con el Real hasta 2019. Creo que cualquier jugador capaz de hacer esa autocrítica merece el respeto debido, y no hacer leña del árbol caído como muchos de los comentaristas de esa noticia.

Espero que por su bien y por el del Real Madrid pueda alcanzar su mejor nivel pronto.

Murray se consolida como número 1

Murray con la Copa de Maestros

Murray con la Copa de Maestros

Coincidiendo con el fin de la temporada tenística, hemos asistido a la coronación de Andy Murray como número 1. Lo ha hecho además a lo grande, ganando en la final de la Copa de Maestros a Novak Djokovic, con un claro resultado de 6-3 y 6-4

El resultado confirma dos cosas: la actual superioridad de Murray y el paulatino descenso de Djokovic. Ambas cosas resultan normales. En primer lugar, desde hace varias temporadas se viene observando el ascenso del escocés. El talento de Murray se ha visto complementado por un mejor dominio de las emociones y de los tiempos. Su temporada actual, con el oro olímpico, Wilmbledom y un balance de 78-9, con 24 victorias seguidas, le convierten en el mejor del momento. Y en cuanto a Djokovic, su dominio del tenis en las últimas 4 temporadas ha sido abrumador, pero tantos meses en la élite desgasta a cualquiera.

Así pues, asistimos al cuarto número 1 de los últimos 12 años. Hasta hace poco eran solo tres los elegidos como los mejores del mundo: Federer, Nadal y Djokovic. Con 5, 3 y 4 acabando los años como números 1 respectivamente.

El suizo sigue demostrando su calidad pero ya muy lejos de su mejor nivel. Su edad ya no le permite competir con otros tenistas que llegan con más fuerza. Y Nadal parece vivir su declive en lenta agonía, luchando siempre hasta el final, contra las lesiones múltiples y contra su innata capacidad competitiva. Y así, Djokovic ha llegado hasta aquí, con cierto relajo, viendo como el escocés ambicionaba su puesto.

Empieza a llegar la hora de buscar relevos, tenistas más jóvenes que quieran un trono que hasta ahora estaba reservado a estos 3 tenistas, ganadores entre ellos de prácticamente todos los Grand Slam de la última década. Solo 9 de los últimos 52 Grand Slam no fueron ganados por estos 3, en los últimos 13 años.

Campeones de Gran Slam

Campeones de Grand Slam (últimos 13 años)

Wawrinka (3) y Murray (2) son los tenistas en activo mejor posicionados para ese relevo, pero ambos tienen ya una edad, con 31 y 29 años respectivamente. Por cierto, el serbio y el escocés tienen la misma edad, y Nadal tiene solamente un año más. Pero su llegada a la élite y su evolución han sido muy distintas. De igual manera, Federer, ya con 36 años, se aleja incluso del Top 10.

Así pues, el relevo tendrá que llegar de otros jugadores más jóvenes del circuito. Los mejores colocados son: Raonic, con 25 años, y actual número 3; el japonés Nishikori, 25 años y número 5;  el austriaco Dominic Thiem, con 23 años y actual número 8; el australiano Kyrgios, número 13 y 21 años y el francés Lucas Poille, 22 años y número 15. Ellos son los jugadores con 25 años o más jóvenes, dentro del ranking del top 20,  a la espera de alguna super promesa que con menos edad esté ya en ciernes, como podría ser el alemán Alexander Zverev, que con 19 años ya es el número 24.

Cualquier de ellos, en todo caso, lo va a tener francamente difícil para superar en títulos y récords a tres leyendas como Federer, Nadal o Djokovic. Para hacerse una idea, Nadal con 19 años ya era número dos a finales de 2005, habiendo ganado ese año 11 títulos y nada menos que un Roland Garros. A Roger Federer le costó un poco más, y con 22 años era el número 6. Tardó un año completo en alcanzar el número 1 y luego ya sabemos lo que pasó. Y Novak Djokovic ya era con 20 años número 3 del mundo.

No parece que ninguno de estos jugadores vayan a superar a tres tenistas de época, que han coincidido en el tiempo. Aunque todos ellos tendrán que dar un paso al frente el año que viene y quitarle el reinado a Murray y al número 2, Djokovic.

El Real Madrid aplasta a sus rivales

Ha sido este un fin de semana casi histórico. Comenzó el viernes con una victoria aplastante del Real Madrid en el Palau. Casi 40 puntos, y varios récords por el camino, pero sobre todo, la constatación de que ese equipo tiene pundonor y coraje, después de haber perdido en el mismo escenario, apenas hace dos semanas.

Pero eso es el Real Madrid, el mismo club cuyo equipo de fútbol ayer, arrasó en la que es seguramente la plaza más difícil del fútbol europeo para él, el Vicente Calderón. Llegó para jugar contra los del Cholo con varias dudas. Varios de los teóricos titulares se recuperaban de lesiones o estaban en baja forma.

Y así, Zidane hizo lo que viene haciendo casi desde el principio, alinear a los que él considera que están al 100%. No es poco mérito en un club con muchísimas estrellas, presiones e influencias internas y externas. Pero el técnico galo, además de tener una Copa de Europa en su buchaca como entrenador, tiene el prestigio de muchos años habiendo sido el mejor del mundo.

La apuesta de ayer por Lucas y Nacho, mas el ajuste de Isco, dentro de una especie de 4-2-3-1, reconvertible en 4-4-2, fue un acierto de nombres pero también táctico. Con Lucas en la derecha el Real Madrid ganaba un centrocampista más, un jugador que defiende los 90 minutos, pero también con capacidad de desborde. Y con Isco un poco más arriba, se formaba un triángulo para que Modric y Kovacic pudiesen sacar el balón con más capacidad. Y a ello hay que sumarle la presencia de Bale en la izquierda, donde debería jugar siempre, y el buen rendimiento de Cristiano Ronaldo arriba, al que además de los goles se le vio participativo y peligroso.

Evidentemente, todos esos ajustes no sirven de nada si el equipo no sale concentrado y con intensidad. Estos partidos se empiezan a ganar ahí. Para hacernos una idea, hace no tanto, la pareja de centrales Nacho y Varane fueron partícipes del humillante 4-0. Ayer, fueron  impenetrables, especialmente el francés, que parece que ha vuelto a su mejor nivel.

El Real Madrid atacó cuando tenía que atacar, defendió y aguantó con entereza el marcador en los primeros minutos de la segunda parte, cuando el Atlético de Madrid más apretó, y remató cuando pudo hacerlo.

Y luego está lo de Cristiano Ronaldo, un jugador. insaciable y que sin duda condiciona lo que es hoy en día el Real Madrid, para bien y para mal. Un hat trick ya es difícil de por sí hacerlo, pero uno contra el Atlético de Madrid, un equipo que cede especialmente pocos goles, es sin duda un logro importante.

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

El mejor partido de este Real Madrid de Zidane, porque el rival no era un cualquiera, y los antecedentes ligueros eran muy malos para los blancos. Es en estos partidos en los que se debe juzgar a los equipos y el Real Madrid aprobó con sobresaliente, una nota que comparten prácticamente todos los jugadores y también el entrenador.

Y aprovechando el inesperado pinchazo del F.C Barcelona, el Real Madrid afianza su liderato, sacando 4 y 9 puntos respectivamente al equipo blaugrana y al Atlético de Madrid. Que nadie se engañe que queda muchísima liga y esto es muy largo, y tenemos el precedente de la segunda temporada de Ancelotti. Aún así, los números son esperanzadores.

En dos semanas el Real Madrid tiene un examen tan difícil como este, en el Camp Nou, y la oportunidad perfecta para consolidar el liderato y seguir dejando excelentes sensaciones. El precedente del año pasado es esperanzador pero cabe esperar una reacción azulgrana y un relajamiento madridistas. Esperemos que no sea así y que se repite el gran partido de ayer.

Atlético de Madrid -Real Madrid: ¿un derby más?

Atlético de Madrid vs Real Madrid

Atlético de Madrid vs Real Madrid

No hay derby que no sea especial ni partido que no sea importante, pero el duelo entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid se ha convertido en los últimos tres años en un verdadero choque de trenes. Especialmente por el plus de competitividad de un equipo que entrenado por el Cholo ha alcanzado sus más altas cotas de la historia.

El partido de mañana servirá para calibrar al equipo de Zidane durante esta nueva temporada. A pesar del liderato, se alzan muchas voces sobre el juego del equipo y siempre están las dudas sobre la capacidad del equipo contra un equipo potente. Pues bien, el reto del Atlético de Madrid en su propio campo, seguramente sea el más exigente posible.

Un mes y medio después de su debut en liga, Zidane sufrió su primera derrota ante el Atlético de Madrid, la única en toda la temporada pasada en la competición liguera, y la primera de solamente dos derrotas desde entonces. La otra fue contra el Wolsburgo, en un partido espantoso, para el olvido, pero que casi deja al Real Madrid fuera de la Champion League.

Y entre medias la final de la Champion League, también contra el Atlético de Madrid, en un partido muy duro, que se llevaron los de Zidane por penaltys y que fue realmente igualado.

Entre ambos partidos hay una gran diferencia entre las alineaciones, especialmente en el Real Madrid, que no contó en el primer partido, con jugadores como Bale o Casemiro. Pero esas diferencias también se mostrarán en este duelo, habiéndose reforzado el Atlético y con el Real Madrid sin la plantilla al completo y con bajas importantes como el propio Casemiro o Tony Kroos.

El Real Madrid necesita ganar el duelo para revertir una pésima estadística en liga: no ha ganado en ninguno de los últimos 7 partidos, la última victoria en liga se remonta al 27 de abril del 2013. Eso sí, la estadística es bien distinta en el resto de competiciones, particularmente en la Champion League donde el Real Madrid ganó sus últimos encuentros, mientras que en la Copa del Rey y Supercopa el Atlético de Madrid tiene mejores números.

Y el Atlético de Madrid necesita la victoria para no perder el tren del liderato y mostrarle a sus principales rivales, Barcelona y Real Madrid, que sigue aspirando al título de liga. El gran  reto de Zidane es romper la dinámica ganadora que ha logrado el Cholo contra el Real Madrid, desde aquella final de la Copa del Rey entre Simeone y Mourinho.

El resultado del partido y el desenlace me resulta una incógnita total. Hay demasiadas bajas y demasiadas variables como para anticipar que va a pasar, pero seguro que una derrota de uno u otro condicionará a ambos equipos y provocará una mini crisis. Y evidentemente la victoria surtirá el efecto contrario.