Oros que brillan entre 17 medallas: balance de Río 2016

1470428797_683923_1470445357_album_grande

Conseguir una medalla en los Juegos Olímpicos es una tarea dificilísima, que a muchos deportistas les lleva una vida entera. Conseguir un oro en cualquier deporte significa ser el mejor del mundo. Todos han trabajado duro durante cuatro años, pero hay infinidad de factores que inciden en los días de la competición.

Por eso, los oros conseguidos por España son tan importantes, porque revalidan el trabajo en esos deportes y sobre todo sirven de ejemplo para el resto de los deportistas. Los dos oros en piragüismo, por ejemplo, son fundamentales para seguir manteniendo el nivel en ese deporte. Tanto a nivel masculino como femenino, se han logrado dos oros, que hablan muy bien del trabajo realizado, aunque sean modalidades distintas.

El taekwondo sigue aportando medallas a España, como en el pasado, señal de que hay gente buena compitiendo en este deporte. Como con la halterofilia, con una Lidia Valentín además de brava y competitiva, con mucho carisma. La mountain bike aporta otro bronce, quitando el mal sabor de boca de no haber logrado una medalla en ninguna otra modalidad, en un deporte popular en España.

El caso de Carolina Marín es una anomalía mundial, en un deporte dominado por asiáticas. Ahora es la española la mejor de todas, y lo ha demostrado ya antes de las olimpiadas. Hablamos de una deportista muy joven todavía, con un talento espectacular, pero sobre todo con una capacidad competitiva y confianza en sí misma que recuerda a Nadal. España necesita muchas más deportistas como ella, sin complejos.

En contraposición a la juventud de Carolina, la veteranía de Ruth Beitia. Una atleta que lleva ya muchos años en la élite de la altura femenina, pero que hasta ahora no había sido recompensada con el premio máximo. Su medalla es la constatación de que el esfuerzo y la ilusión son también indispensables. En este caso, volvió a competir después de retirarse en Londres y lo ha hecho a lo grande, con un oro vital para que el atletismo español asome al menos la cabez.

Los otros oros son del doble tenístico, otra anomalía, pero un gigantesco premio, en especial para Rafael Nadal, pero también para su compañero Marc López. La capacidad competitiva de Nadal le lleva a ganar incluso en disciplinas que no domina.

Y luego está Mireia Belmonte, camino de convertirse en una de las mejores deportistas de la historia de España, si es que no lo es ya. Seguramente, Mireia, con una estructura adecuada, en un país, como por ejemplo Estados Unidos, estaría ganando en los juegos 3 o 4 medallas, como sus competidores, nadadoras superlativas, tanto como la catalana. Pero habrá que conformarse con su oro y su bronce, muy meritorios también.

Del resto de medallas, especialmente significativa la plata en 110 metros vallas de Orlando Ortega. Siempre hay dudas respecto a los nacionalizados, suspicacias y a veces injusticias, en todos los sentidos. Pero las palabras de Orlando, su agradecimiento, su sentimiento hacia un país que le ha ayudado a competir en lo que más le gusta, han sido de lo más bonito de las Olimpiadas.

También es importante la medalla de plata de las chicas en rítmica. España siempre ha tenido tradición en este deporte, y a falta de medallas en la gimnasia artística, buena es esta medalla, en una disciplina más elegante y bonita.

Y acabo con el baloncesto, con los chicos y las chicas, dos equipazos, dos grupos de jugadores parecidos. Uno el de los hombres se despide, en su recta final, después de más de una década ganándolo casi todo. La generación del 99, la mejor de la historia del baloncesto español, se despide con una medalla de bronce. La mitad de la selección parece haber cumplido ciclo, ya muy veteranos, con todo ganado. A las mujeres, en cambio, les sobra carrete. Llevan varios años en la élite, pero estas olimpiadas las consolidan como un equipo de máximo nivel, solamente por debajo de un equipo de leyenda, como Estados Unidos.

El balance es bueno aunque creo que se le puede pedir más al deporte español. Y eso requiere más inversión. No se trata de invertir en deporte para ver a unos señores en unos podios, sino para extender el deporte como un bien fundamental para la sociedad. Esa percepción traerá a su vez deportistas más competitivos.

 

 

Se puede ganar a Estados Unidos

selección de baloncesto de España

selección de baloncesto de España

Esta noche España se enfrenta a su pasado y a su historia olímpica. Y ambas constatan que ha sido Estados Unidos la única selección capaz de apartar al baloncesto español de un oro olímpico.

 Y sin embargo, esos mismos hechos sirven para ser optimistas. En las dos últimas Olimpiadas, el equipo español compitió durante todo el partido contra selecciones americanas superiores a la de Rio. En Pekín y en Londres, Estados Unidos tenía prácticamente a sus mejores 12 jugadores. Esta vez faltan algunos de los mejores, como Lebron o Curry, aunque lleva a jugadores como Durant, Carmelo Anthony o Thompson, sin duda entre los 10 mejores de aquel país.

 Los partidos contra Lituania y Francia han demostrado cierta debilidad del equipo que lidera Durant. Victorias por la mínima y en la última semifinal Argentina llegó a ganar hasta por 10 puntos. Eso significa que si el equipo español muestra su mejor versión se puede ganar a Estados Unidos.

 La clave es estar concentrado todo el partido, porque en uno o dos minutos de despiste, los americanos, de juego rápido y vertiginoso, pueden romper el partido. Y ahí es cuando se requiere la experiencia de esta selección. Llega España en su mejor versión del campeonato, tras haber aplastado a Francia y Argentina. Se ha visto a un gran Mirotic y Rudy, Ricky ha mejorado su rendimiento y el equipo ha sido capaz de funcionar sin la dependencia de Gasol. Aunque contra Estados Unidos todos deberán defender y atacar al máximo.

 El partido puede ser el mejor colofón a una generación espléndida, la mejor del deporte español, con un grupo de jugadores que llevan 15 años subiendo al podio en casi todos los torneos que han disputado. Comenzando con aquel Mundial Junior en Lisboa, la generación del 99, con Juan Carlos Navarro como líder. El, Reyes, Gasol y Calderón son los únicos que quedan de aquel equipo capaz de ganar la final a Estados Unidos.

 Con los años se fueron añadiendo jugadores, y cambio el rol de jugadores, especialmente el de Gasol, que pasó de suplente a líder. Pero en esencia, el espíritu ganador de aquel equipo es el mismo que nos ha permitido ver a España ganando mundiales y europeos.

 Por eso, se puede aspirar a ganar a Estados Unidos, en lo que sería un espléndido final, casi de película, que habría que rematar después con el oro.

Una máquina humana llamada Simone Biles

Llegan los Juegos Olímpicos y de pronto nos sentamos frente al televisor para ver deportes que durante los 4 años anteriores no hemos visto ni leído. Pero tras varias sesiones, artículos especializados respectivos y las opiniones de las comentaristas, nos volvemos todos especialistas.

Y así, puedo afirmar con toda rotundidad que Simone Biles es una máquina de la gimnasia artística. En mi vida he estado en un espectáculo de esos en directo ni jamás he subido a unas anillas, o paralelas, ni mucho menos he hecho un salto, (ni mortal ni no mortal), ni para delante ni para atrás.

gettyimages-587844352

Pero lo cierto es que viendo el otro día su prueba en la competición individual por aparatos, me pareció fabulosa. Seguramente condicionado por la opinión de las comentaristas, que decían que efectivamente era fabulosa. Y puede ser que mi mente fácilmente influenciable pensase eso lo mismo.

Simone Biles ganó con holgura el concurso, con la última prueba en suelo en la que saltó más alto y dio más vueltas que el resto. Con una asombrosa tranquilidad, como si fuese imposible no caer de pie tras una doble pirueta de esas, ni fuese posible error alguno.

Me alegré sinceramente por esa deportista que aparecía acumular muchas horas de entrenamiento (seguramente las mismas que el resto de sus oponentes), pero que aún así sonreía tímida, a pesar de ser la campeona olímpica y varias veces campeona del mundo.

Cuando varios días después  la vi fallar en barra y llevarse “solamente” una medalla de bronce es cuando le di aún más valor a sus cuatro oros. Efectivamente esta chica era humana, también fallaba, y para realizar a la perfección sus ejercicios tenía que concentrarse y entrenar igual de duro que las demás. Una atleta que entra por la puerta grande de la historia olímpica y de la gimnasia artística

8.html

Hasta el final, vamos Nadal

Nadal perdió ayer la medalla de bronce y el día anterior la opción del oro o la plata ante Del Potro. Para él es un fracaso perder, siempre. Da igual que llevase varios meses sin competir, que llegase de una lesión, que hubiese tenido un mal año o que llevase acumuladas más horas que cualquier otro tenista. Da igual que ya se hubiese colgado la medalla de oro en doble. El balear siempre sale a la pista a ganar. Pero aunque no ganó, las sensaciones fueron que Nadal había vencido. No en el resultado, que importa y mucho, sino en recuperar al joven Nadal. Se venció a sí mismo y volvió a mostrar su mejor versión, esa que le permite ser competitivo en momentos dificilísimos.

2016 Rio Olympics - Tennis - Victory Ceremony - Men s Doubles Victory Ceremony - Olympic Tennis Centre - Rio de Janeiro  Brazil - 12 08 2016  Rafael Nadal  ESP  of Spain and Marc Lopez  ESP  of Spain pose with their gold medals    REUTERS Kevin Lamarque  TPX IMAGES OF THE DAY  FOR EDITORIAL USE ONLY  NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING CAMPAIGNS

2016 Rio Olympics – Tennis – Victory Ceremony – Men s Doubles Victory Ceremony – Olympic Tennis Centre – Rio de Janeiro Brazil – 12 08 2016 Rafael Nadal ESP of Spain and Marc Lopez ESP of Spain pose with their gold medals REUTERS Kevin Lamarque TPX IMAGES OF THE DAY FOR EDITORIAL USE ONLY NOT FOR SALE FOR MARKETING OR ADVERTISING CAMPAIGNS

Nadal siempre compite, casi siempre vence y nunca se rinde. Ese es el común denominador de su carrera, que ya es dilatada e incluye todos los títulos posibles. Su palmarés asusta porque incluye absolutamente todos los logros. Ese es también el gran mérito de Nadal, superar sus propias limitaciones y ser capaz de competir en las circunstancias más variadas.

Cuando se decía que Nadal era un gran especialista de tierra batida, llegó y ganó varios Gran Slam en pista rápida, y después ganó al mejor especialista del mundo en hierba, Federer, en su templo favorito, en Wimbledon. Cuando se lesionó y volvió pareciendo menos competitivo, hizo casi el año perfecto. Y ahora, cuando su presencia era duda, llegó y ganó la medalla de oros en doble, especialidad que no es para nada su punto fuerte.

Si, este es Nadal, el tenista de los 14 Gran Slam, 4 Copas Davis, 2 oros olímpicos y 28 Master 1.000 para un total de 68 títulos individuales. El mejor tenista de la historia de España, además del mejor deportista de nuestra amplia historia, y sin duda uno de los mejores de la historia de siempre.

Habría que descifrar el ADN de Rafa Nadal y clonar su gen competitivo, ese que le obliga a sobreponerse en las circunstancias más difíciles. Porque Nadal ha ganado muchos partidos sin ser el más talentoso, ni estar físicamente. Pero ha ganado. Esa es la gran diferencia entre los super top, los top, y los jugadores de élite normales. Nadal cuando tenía que ganar por ser favorito ganaba, pero cuando no lo era también. Casi siempre, en casi todas las circunstancias.

Es verdad es que estos dos últimos años han sido malos para Nadal. Pero eso da aún más lustre a su medalla en las Olimpiadas. Nadal competía sabiéndose físicamente débil, y mentalmente con las dudas que hay que afrontar tras un año malo.

Phelps y 1.000 veces Phelps

Michael Phelps

Michael Phelps

En realidad el título sería Phelps y 28 veces Phelps, el número total de medallas que ha conquistado el estadounidense en todos los juegos olímpicos en los que ha participado.Con 31 años, Phelps es el deportista con más oros y medallas en la historia del olimpismo, más medallas que muchos países, y más medallas de las que cualquier otro deportista de élite pudiera soñar.

En Phelps confluyen todas las características de un gran campeón: talento, ambición y perseverancia. Eso explica que a su edad, habiéndolo ganado todo previamente, haya decidido seguir compitiendo. Y eso significa renunciar a los placeres de la fama y tirarse cada mañana al agua, durante horas, para salir exhausto y seguir manteniendo los horarios día tras día.

Así lo ha hecho Phelps durante prácticamente toda su vida, desde que empezó a prepararse para ser el mejor del mundo y el mejor de la historia. El mejor deportista de la historia, así suena, y así es. Porque Phelps, a sus 31 años, una edad en la que la mayoría de los nadadores hasta hace poco estaban defenestrados, él es capaz de competir con los más jóvenes. Los que deberían tener más fuerza y ganas que el norteamericano se encuentran con un nadador con la misma ilusión que ellos.

Por eso, quizá el título sí deba ser el de 1000 veces Phelps,

Ramos lo vuelve a hacer: el Madrid gana la Supercopa

Supercopa de Europa

Supercopa de Europa

El Real Madrid lo volvió a hacer; volvió a ganar un partido que tenía perdido. Como en la décima con el gol de Ramos y como en la undécima (el equipo jugó la prórroga prácticamente con 9), y como en tantas y tantas ocasiones. Así se forja una leyenda y la del Real Madrid es que nunca puedes darlo por muerto.

 Esa leyenda se ha reforzado en los últimos años, con un nombre fuertemente asociado, el de Sergio Ramos. Decía alguien en Twitter que lo que Ramos te quita, Ramos te lo da. Y así es. Tras provocar un penalti dudoso -y tonto-, luego fue el propio jugador de Camas el que empató el partido en el minuto 93. Y pudo haberlo sentenciado si no le hubiese anulado un gol, también dudoso.

 Empiezo a pensar que Ramos representa esa esencia del Real Madrid, ese jugador capaz de luchar hasta el final y demostrar una inmensa casta, pero también capaz de tirar partidos por falta de concentración. Si le unimos cierto carácter de divo, tenemos la coctelera perfecta. Pero Ramos es el capitán del Madrid, es un producto prácticamente hecho en el Madrid (llegó con 19 años) y ya nadie le va a cambiar. Los odiadores profesionales (los famosos haters) y los aduladores seguirán estando ahí, y el resto, los que intentábamos mantener cierta ecuanimidad ante su verdadero rendimiento, no podemos menos que valorar sus virtudes y criticar sus defectos, y asumir a Ramos tal y como es.

 Pero además de Ramos, ayer vimos a una serie de jugadores que representan también al Real Madrid, con el añadido de que son canteranos. Jugaron hasta 5, 6 si contamos a Marcelo y destacaron por encima de todos Carvajal, Lucas Vázquez y Casemiro. Cualquiera de los tres es para mí titular indiscutible en este equipo. El gol de Carvajal en la segunda parte de la prórroga es casta, pero también inteligencia y calidad. Ahora mismo hablamos del mejor lateral derecho del mundo. Lucas estuvo presente durante todo el partido; sus 120 minutos al completo atacando y defendiendo, justamente lo que se pide en un jugador. No da un regate de más ni uno de menos, sabe sacrificarse por el equipo pero también tiene un centro preciso para los delanteros.

 Y por último, Casemiro, mi debilidad, un jugador de esos que hacen lo que llaman el trabajo sucio. Un auténtico fontanero que limpia todas las jugadas del rival y que está presente siempre defensivamente. El mayor acierto del Real Madrid esta temporada sería mantener a Casemiro como titular y si acaso traerle una competencia que no altere al equipo. Alguien que permanezca de suplente para darle relevos puntuales. El brasileño todavía tiene que mejor la salida de balón, aunque ahora mismo tampoco lo hace mal.

 El Real Madrid no fue claramente mejor que el Sevilla. De hecho se vio al equipo espeso en muchos tramos del partido, y los cambios no mejoraron sustancialmente al equipo. Ni Modric, ni Benzema ni James parecían estar mejor físicamente que los titulares. Estos, con una media de edad de 24.7 años, demostraron que el equipo tiene banquillo. A excepción de Casilla (29), Ramos (30) y Marcelo (28) el resto de los jugadores eran todos menores de 25 años. Especialmente joven Marcos Asensio, que marcó un auténtico golazo y que pone contra las cuerdas tanto a Isco como a James.

La tercera Supercopa vuela hacia Madrid, y Zidane sigue ganando crédito. Suya fue la apuesta de no alinear a determinados jugadores. No olvidemos que el equipo jugó sin 4 titulares indiscutibles (Bale, Cristiano Ronaldo, Kroos y Keylor Navas) y dos solo en la segunda parte (Modric y Benzema). Casi todos ellos son los mejores en sus respectivas posiciones. Ese es el crédito de Zidane, poder alinear a casi todo suplentes, darles confianza y esperar que los titulares sigan involucrándose. Confiemos en que así sea.

Jesé vuela fuera de Madrid: se marcha al PSG

Jesé

Jesé

Jesé Rodríguez, el canterano más prometedor desde Raúl, se marcha al PSG. Está por confirmar si es un traspaso al uso o una venta con opción de recompra. Pero lo importante es saber que Zidane tiene las ideas muy claras. Su recomendación al jugador de que buscase minutos parece que ha surtido efecto. Y no es que el francés no haya confiado en él; precisamente al contrario .

Pero lo cierto es que Jesé necesita volar y tiene que hacerlo fuera de Madrid. Me decía un buen amigo que tiene que demostrar su valía fuera del proteccionismo del Marca y del As. Y es que los canteranos, por su especial relación con los periodistas desde pequeños, están muy cobijados por la alargada sombra del periodismo madrileño. Su relación les beneficia en cuanto a las múltiples portadas y a la generación de opinión positiva. Pero les perjudica porque les hace ver una realidad que no es tal.

Por eso muchos canteranos se estrellan. No hay nada como hacer una mili, en este caso fuera de España. Los casos de Morata y de Carvajal son los mejores ejemplos. Sin sus respectivas experiencias fuera, no tengo dudas de que ninguno de que ninguno de los dos habría vuelto al Real Madrid.

En general, ese proteccionismo se extiende al resto de jugadores nacionales. Por eso, cuando hemos visto a Xabi Alonso y compañía hemos comprobado que adquieren otro grado de madurez. Tienen que aprender otro idioma, convivir en otro tipo de liga y ganarse a la prensa de allí. Y una vez que vuelven a España tienen las ideas más claras.

Ese es el objetivo con Jesé, aunque en su caso se trata de saber si su progresión se ha estancado por falta de minutos, confianza o capacidad física. Hasta su maldita lesión, Jesé era un canterano de 20 años que había irrumpido en el 11 del Real Madrid con una fuerza no vista desde Raúl.

Ya en Castilla había demostrado el año anterior su calidad, con 22 goles y 12 asistencias. Pero claro, no es lo mismo la primera división y tenía que confirmar la alternativa. Y lo hizo, reemplazando incluso a Bale con éxito. El chico tenía velocidad, desborde, desparpajo y gol, ese atributo tan necesario para triunfar. Marcó varios goles importantes, y sobre todo, demostró nivel para asentarse en la titularidad.

La rotura del ligamento cruzado llegó en el peor momento. Con un jugador en plena progresión, una lesión de ese calibre influye tanto en el rendimiento físico como en la confianza. Y para volver a formar parte del 11 del Real Madrid se necesita estar al 100%. En su segundo año disputó algo más de 500 minutos mientras que el año pasado jugó más de 1.200. Se le vio más lento y menos incisivo, pero aún así siempre ha parecido que quedaba algo del Jesé que rompió la puerta del primer equipo. Sigue teniendo gol y en ocasiones se le han visto chispazos que daban lugar a la esperanza.

Pero este Real Madrid no espera a nadie. Da igual la procedencia, el coste o la edad que se tenga, el club exige siempre el máximo rendimiento. Con Jesé se ha esperado porque había esperanza, pero ahora mismo con el plantel actual, Zidane sabe que no le puede dar más minutos que los del año pasado. Y ya fueron muchos.

Si deja 25 millones de euros finalmente, será el fichaje más caro de la fábrica y el 5º en la historia del Real Madrid. Le obligará al jugador a adaptarse a Francia y a hacerse un hueco en el PSG, labor que tampoco le resultará sencilla. Si bien no es el Real Madrid, el equipo francés tiene también muchísimos jugadores de calidad.

Pero al menos si servirá para saber si el jugador está preparado para competir en la élite o no. Muy pocos jugadores han vuelto a ella después de una lesión del ligamento cruzado. El precedente que me viene a la cabeza con Jesé es el de Álvaro Benito, un caso muy parecido. Ojalá Jesé sí pueda volver. Pero para ello necesitará centrarse al 110%, olvidar la música y todo lo que no sea fútbol. Tendrá que creer en sí mismo, ponerse a tope físicamente y adaptarse rápidamente a la liga francesa y al PSG.

Mucha suerte!

Un mercado de fichajes inflaccionista

 fichajes más caros de la historia

Algunos de los fichajes más caros de la historia

El mercado de fichajes en el fútbol está pasando por un periodo tremendamente inflacionista. Todo empezó el año pasado con la inyección monetario en la Premier League inglesa  Un chorro de dinero que permitió que los clubes ingleses reventasen el mercado y que a su vez, los clubes vendedores pidiesen precios por sus jugadores, hasta antes impensables. Con la culminación final de Martial como fichaje estrella, con un posible coste total de cerca 80 millones de euros.

Hasta entonces se pagaban grandes cantidades de dinero pero por jugadores que reunían varias características específicas como su talento, su juventud, su experiencia o su capacidad comercial. Normalmente aquellos jugadores cuyo precio se situaba por encima de los 30 millones respondía a dos o tres de estos criterios juntos, siendo jugadores o contrastados o super promesas. Ya el año pasado, se situaron por encima de este precio jugadores como Otamendi (45 Millones) O Danilo(31) y varios otros.

Por ejemplo, el Real Madrid fichó a James por casi 85 millones. Una cantidad elevadísima, pero algo menos si se tenía en cuenta que había sido bota de oro del mundial, con algún gol espectacular, su juventud y sobre todo su impacto comercial en todo Latinoamérica. Ese mismo año, el Barcelona fichó a Suárez por una cantidad similar, sin duda, un jugador que garantizaba goles, con muchísima experiencia y uno de los tres mejores futbolistas del momento. Y antes, el Real Madrid había fichado por ejemplo a Cristiano, todo un balón de oro, robado al Manchester United por casi 100 millones de euros. Hablamos del mejor jugador del mundo del momento y toda una realidad.

Parece ser que lo de la campaña pasada el fútbol inglés se va a quedar corta y y en esta ya hemos visto algún fichaje de precio estrambótico como el de André Gómes por el Barcelona. Puede ascender a un total de 70 millones, un jugador que ni siquiera es titular indiscutible en su selección y tampoco en su club. Apenas 5 millones menos que James, ya un jugador relevante en el Mónaco y santo y seña de la selección colombiana. Pero sin duda lo de Higuain va a superar todo lo anterior.

No es que el argentino no sea un buen delantero, que lo es, pero ni por edad (ya 28) ni por rendimiento sostenido en el tiempo y tampoco por impacto comercial, es un jugador que vale ese precio. El mismo precio que pagó el Real Madrid por Cristiano Ronaldo, que contaba entonces con 24 años, y fue nombrado balón de oro, siendo el jugador más mediático del mundo.

La venta de Higuaín significa la posible salida de Pogba por 120 millones, otro precio absurdo teniendo en cuento los baremos presentados, que hasta entonces si presentaban varios de los fichajes más caros de la historia. Neymar, Cristiano Ronaldo, Bale, Zidane o Kaká presentan esas cualidades.

Veremos donde nos lleva este mercado, pero no tengo dudas de que esos precios que antes se pagaban por jugadores que sí garantizan ese retorno, tanto deportivo como comercial, ahora mismo es desproporcionado.

 

El dedo de Villar elige a Lopetegui

Lopetegui con Thiago Alcántara

Lopetegui con Thiago Alcántara

Nos ha sorprendido a todos la noticia de la designación de Julen Lopetegui como nuevo seleccionador español. Sobre todo porque sonaba con muchísima fuerza Caparrós, un entrenador experimentado, que ha tenido muy buenas temporadas y que está curtido en el esto de los banquillos.

El bueno de Julen, sin embargo, es un entrenador que por ahora ha demostrado más bien poco. Su última experiencia en Oporto fue mala, y para el recuerdo queda su fichaje de Casillas como portero. Seguramente su peor decisión. Antes ha entrenado al Castilla y al Rayo Vallecano y también a las selecciones inferiores, esta vez sí con éxito.

Habría que determinar que parte del éxito de las selecciones le corresponde a él, o al excelente trabajo que se viene haciendo en esas categorías durante muchos años. Seguramente la gran ventaja de tener a Lopetegui como entrenador es que conoce muy bien a futbolistas como Thiago Alcántara, Morata o Koke, que son los llamados a regenerar la selección. Ese ha debido ser el factor que más ha debido influir,porque si algo parece claro es que se necesita una profunda regeneración. La misma que no hizo Del Bosque hace 2 años.

Así pues, bienvenido Lopetegui, esperemos que la presión no le pueda y pueda tomar las mejores decisiones, llevando a jugadores jóvenes y regenerando por completo una selección, que como se demostró durante el Europeo, está caduca tanto por el sistema como por muchos de los jugadores.

¿Pogba sí o Pogba no?

Estamos a 20 de julio y el Real Madrid todavía no ha realizado un fichaje. Ni uno de renombre ni uno vulgar. Ninguno. Las rotativas de los periódicos lanzan a todo correr todos los fichajes posibles sabiendo que con uno es probable que acierten.

Pero para ser sinceros, los aficionados también necesitamos nuestra dosis de fichajes. Forma parte de la ilusión de cada año y es difícil de evitar. Y además, tiene que ser preferentemente alguien nuevo y si es mediático y exótico, mucho mejor.

Por ejemplo, los retornados no cuentan, y mucho menos si son excanteranos. Y lo cierto es que hay varios casos de jugadores que deberían ilusionar. Morata es un muy buen delantero, necesario para el equipo como delantero centro; Marcos Asensio es un diamante en bruto; el joven Marcos Llorente, heredero de un apellido histórico en el club, tiene una pinta excelente y luego además, vuelve Coentrao…Vuelve lesionado, por cierto, por si alguien tenía duda de que no ha cambiado en absoluta.

Así que sin fichajes realizados, con un equipo campeón de Europa, con media docentes de retornados, para reforzar sobre todo el banquillo, la pregunta es, ¿a quién fichamos?. Lleva sonando medio año la posibilidad de Paul Pogba. El mediocentro francés realizó una excelente temporada con la Juventus, aunque una Eurocopa discreta. Si en algún momento su valor fue de 120 millones, algo más que discutible, lo perdió con un mundial de que como muchísimo saldría tasado en 60 millones.

pogba

Paul Pogba

Pero claro, el error está en pensar que un jugador cuesta lo que vale y lo que alguien está dispuesto a pagar por él. Lo que es la máxima económica de oferta y demanda. Y con muchos clubes con dinero, con una hiperinflacción del coste, Paul Pogba podría valer 120 millones o 150. Da igual.

La pregunta es si el Real Madrid los debe pagar y si necesita a un jugador de ese corte. Como he comentado más arriba, es muy difícil para un equipo campeón de Europa fichar a un jugador titular. Reemplazar a la BBC parece imposible, pero quitar a dos de los mejores medio centros del mundo como Modric y Kroos, también. Y defensivamente un poco lo mismo. La cuerda se podría romper por el más débil, al menos mediáticamente, Casemiro. Ese error, que ya se cometió con Makele, es más que previsible en un club como el Real Madrid, siempre cegado por el brillo de las estrellas. Pero eso significa olvidar quien pule ese brillo, y no son otros que jugadores como el propio Casemiro, para mí, y lo dije al principio de la temporada pasada, titular indiscutible.

Paul Pogba es un jugador joven, de 23 años, con futuro por delante, experiencia ya con la Juventus, calidad innegable, dotes físicas y ambición. Nada que objetar. Ahora bien, cuando el Real Madrid ha desembolsado más de 50 millones, lo ha hecho siempre por jugadores que además de tener varias de las anteriores características, tenían una fundamental, una imagen de marca potentísima.

Los dos últimos ejemplos son James y Bale. Uno fichado por 80 millones y un icono en su país, un jugador con un impacto en marketing brutal. Y el otro, Gareth Bale, el mejor jugador de la Premier, pero sobre todo, un icono comercial. Y lo mismo jugadores como Kaká, Cristiano Ronaldo, Figo, Zidane… Los jugadores sin esos atributos comerciales han sido fichados a precios muy menores, por debajo de 40/45 millones todos.

¿Cuanto vale Pogba deportivamente? Pongamos que por su juventud y calidad cuesta 50 o 60 millones. Pero el problema es que su impacto comercial no suma 120 millones. Ni 100 ni 80.

Y hay un problema añadido, es un jugador que no tiene un hueco en la plantilla actual, sin tocar significativamente el sistema o el equilibrio. Puede ser el relevo de Modric o Kroos en algunos partidos, aunque eso nos deja a una de las tres estrellas muy descontentas. Y hay que sumar la presencia de Isco y James.

Entiendo que dentro de la estrategia de Florentino Pérez está la de traerse a los mejores y la de impactar en el mercado. ¿Pero es Pogba de los mejores? ¿E impactaría en le mercado?