Un mercado de fichajes inflaccionista

 fichajes más caros de la historia

Algunos de los fichajes más caros de la historia

El mercado de fichajes en el fútbol está pasando por un periodo tremendamente inflacionista. Todo empezó el año pasado con la inyección monetario en la Premier League inglesa  Un chorro de dinero que permitió que los clubes ingleses reventasen el mercado y que a su vez, los clubes vendedores pidiesen precios por sus jugadores, hasta antes impensables. Con la culminación final de Martial como fichaje estrella, con un posible coste total de cerca 80 millones de euros.

Hasta entonces se pagaban grandes cantidades de dinero pero por jugadores que reunían varias características específicas como su talento, su juventud, su experiencia o su capacidad comercial. Normalmente aquellos jugadores cuyo precio se situaba por encima de los 30 millones respondía a dos o tres de estos criterios juntos, siendo jugadores o contrastados o super promesas. Ya el año pasado, se situaron por encima de este precio jugadores como Otamendi (45 Millones) O Danilo(31) y varios otros.

Por ejemplo, el Real Madrid fichó a James por casi 85 millones. Una cantidad elevadísima, pero algo menos si se tenía en cuenta que había sido bota de oro del mundial, con algún gol espectacular, su juventud y sobre todo su impacto comercial en todo Latinoamérica. Ese mismo año, el Barcelona fichó a Suárez por una cantidad similar, sin duda, un jugador que garantizaba goles, con muchísima experiencia y uno de los tres mejores futbolistas del momento. Y antes, el Real Madrid había fichado por ejemplo a Cristiano, todo un balón de oro, robado al Manchester United por casi 100 millones de euros. Hablamos del mejor jugador del mundo del momento y toda una realidad.

Parece ser que lo de la campaña pasada el fútbol inglés se va a quedar corta y y en esta ya hemos visto algún fichaje de precio estrambótico como el de André Gómes por el Barcelona. Puede ascender a un total de 70 millones, un jugador que ni siquiera es titular indiscutible en su selección y tampoco en su club. Apenas 5 millones menos que James, ya un jugador relevante en el Mónaco y santo y seña de la selección colombiana. Pero sin duda lo de Higuain va a superar todo lo anterior.

No es que el argentino no sea un buen delantero, que lo es, pero ni por edad (ya 28) ni por rendimiento sostenido en el tiempo y tampoco por impacto comercial, es un jugador que vale ese precio. El mismo precio que pagó el Real Madrid por Cristiano Ronaldo, que contaba entonces con 24 años, y fue nombrado balón de oro, siendo el jugador más mediático del mundo.

La venta de Higuaín significa la posible salida de Pogba por 120 millones, otro precio absurdo teniendo en cuento los baremos presentados, que hasta entonces si presentaban varios de los fichajes más caros de la historia. Neymar, Cristiano Ronaldo, Bale, Zidane o Kaká presentan esas cualidades.

Veremos donde nos lleva este mercado, pero no tengo dudas de que esos precios que antes se pagaban por jugadores que sí garantizan ese retorno, tanto deportivo como comercial, ahora mismo es desproporcionado.

 

El dedo de Villar elige a Lopetegui

Lopetegui con Thiago Alcántara

Lopetegui con Thiago Alcántara

Nos ha sorprendido a todos la noticia de la designación de Julen Lopetegui como nuevo seleccionador español. Sobre todo porque sonaba con muchísima fuerza Caparrós, un entrenador experimentado, que ha tenido muy buenas temporadas y que está curtido en el esto de los banquillos.

El bueno de Julen, sin embargo, es un entrenador que por ahora ha demostrado más bien poco. Su última experiencia en Oporto fue mala, y para el recuerdo queda su fichaje de Casillas como portero. Seguramente su peor decisión. Antes ha entrenado al Castilla y al Rayo Vallecano y también a las selecciones inferiores, esta vez sí con éxito.

Habría que determinar que parte del éxito de las selecciones le corresponde a él, o al excelente trabajo que se viene haciendo en esas categorías durante muchos años. Seguramente la gran ventaja de tener a Lopetegui como entrenador es que conoce muy bien a futbolistas como Thiago Alcántara, Morata o Koke, que son los llamados a regenerar la selección. Ese ha debido ser el factor que más ha debido influir,porque si algo parece claro es que se necesita una profunda regeneración. La misma que no hizo Del Bosque hace 2 años.

Así pues, bienvenido Lopetegui, esperemos que la presión no le pueda y pueda tomar las mejores decisiones, llevando a jugadores jóvenes y regenerando por completo una selección, que como se demostró durante el Europeo, está caduca tanto por el sistema como por muchos de los jugadores.

¿Pogba sí o Pogba no?

Estamos a 20 de julio y el Real Madrid todavía no ha realizado un fichaje. Ni uno de renombre ni uno vulgar. Ninguno. Las rotativas de los periódicos lanzan a todo correr todos los fichajes posibles sabiendo que con uno es probable que acierten.

Pero para ser sinceros, los aficionados también necesitamos nuestra dosis de fichajes. Forma parte de la ilusión de cada año y es difícil de evitar. Y además, tiene que ser preferentemente alguien nuevo y si es mediático y exótico, mucho mejor.

Por ejemplo, los retornados no cuentan, y mucho menos si son excanteranos. Y lo cierto es que hay varios casos de jugadores que deberían ilusionar. Morata es un muy buen delantero, necesario para el equipo como delantero centro; Marcos Asensio es un diamante en bruto; el joven Marcos Llorente, heredero de un apellido histórico en el club, tiene una pinta excelente y luego además, vuelve Coentrao…Vuelve lesionado, por cierto, por si alguien tenía duda de que no ha cambiado en absoluta.

Así que sin fichajes realizados, con un equipo campeón de Europa, con media docentes de retornados, para reforzar sobre todo el banquillo, la pregunta es, ¿a quién fichamos?. Lleva sonando medio año la posibilidad de Paul Pogba. El mediocentro francés realizó una excelente temporada con la Juventus, aunque una Eurocopa discreta. Si en algún momento su valor fue de 120 millones, algo más que discutible, lo perdió con un mundial de que como muchísimo saldría tasado en 60 millones.

pogba

Paul Pogba

Pero claro, el error está en pensar que un jugador cuesta lo que vale y lo que alguien está dispuesto a pagar por él. Lo que es la máxima económica de oferta y demanda. Y con muchos clubes con dinero, con una hiperinflacción del coste, Paul Pogba podría valer 120 millones o 150. Da igual.

La pregunta es si el Real Madrid los debe pagar y si necesita a un jugador de ese corte. Como he comentado más arriba, es muy difícil para un equipo campeón de Europa fichar a un jugador titular. Reemplazar a la BBC parece imposible, pero quitar a dos de los mejores medio centros del mundo como Modric y Kroos, también. Y defensivamente un poco lo mismo. La cuerda se podría romper por el más débil, al menos mediáticamente, Casemiro. Ese error, que ya se cometió con Makele, es más que previsible en un club como el Real Madrid, siempre cegado por el brillo de las estrellas. Pero eso significa olvidar quien pule ese brillo, y no son otros que jugadores como el propio Casemiro, para mí, y lo dije al principio de la temporada pasada, titular indiscutible.

Paul Pogba es un jugador joven, de 23 años, con futuro por delante, experiencia ya con la Juventus, calidad innegable, dotes físicas y ambición. Nada que objetar. Ahora bien, cuando el Real Madrid ha desembolsado más de 50 millones, lo ha hecho siempre por jugadores que además de tener varias de las anteriores características, tenían una fundamental, una imagen de marca potentísima.

Los dos últimos ejemplos son James y Bale. Uno fichado por 80 millones y un icono en su país, un jugador con un impacto en marketing brutal. Y el otro, Gareth Bale, el mejor jugador de la Premier, pero sobre todo, un icono comercial. Y lo mismo jugadores como Kaká, Cristiano Ronaldo, Figo, Zidane… Los jugadores sin esos atributos comerciales han sido fichados a precios muy menores, por debajo de 40/45 millones todos.

¿Cuanto vale Pogba deportivamente? Pongamos que por su juventud y calidad cuesta 50 o 60 millones. Pero el problema es que su impacto comercial no suma 120 millones. Ni 100 ni 80.

Y hay un problema añadido, es un jugador que no tiene un hueco en la plantilla actual, sin tocar significativamente el sistema o el equilibrio. Puede ser el relevo de Modric o Kroos en algunos partidos, aunque eso nos deja a una de las tres estrellas muy descontentas. Y hay que sumar la presencia de Isco y James.

Entiendo que dentro de la estrategia de Florentino Pérez está la de traerse a los mejores y la de impactar en el mercado. ¿Pero es Pogba de los mejores? ¿E impactaría en le mercado?

Todos somos Messi; todos somos delincuentes

El F.C Barcelona sigue con su cruzada victimista, aunque ya nada sorprende tras décadas y décadas donde ellos eran los buenos y el resto los malos. Sabemos la historia de Di Stefano, hemos vivido el Guardiolato en su más pura esencia, y ahora vivimos un sin fín de escándalos del club blaugrana.

 Da igual el motivo, desenlace o actor, si está relacionado con el F.C Barcelona es una injusticia y el club nunca es responsable. No importa que al otro lado este la UEFA, la FIFA, la justicia brasileña o la justicia española, siempre habrá un culpable. En algún momento lo fue Franco, casi siempre el Real Madrid, y ahora la actualidad política.

 Aunque la única realidad, palpable y testaruda, es que los Messi han defraudado a Hacienda una gran cantidad de dinero. Y luego, una sentencia judicial ha determinado la culpabilidad de ambos. Puede ser que Leo Messi no se enterase o no se quisiese enterar, pero el precepto jurídico es claro, y dice que la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento. Distinto es que Leo fuese menor de edad, o estuviese mentalmente incapacitado. Pero no es así, y si tiene capacidad para firmar contratos multimillonarios, casi año a año, con sus renovaciones, también la tiene para asumir sus consecuencias.

 Es así de simple y se cumple para todos los españoles (o se debería cumplir). Con Messi no se ha sido especialmente ejemplarizante, porque eso habría supuesto una pena de cárcel y el ingreso en la misma. Pero evidentemente el caso Messi ha sido público y notorio, aunque no menos que otras celebridades.

 Por eso, un lema de todo un club de fútbol, que factura millones de euros, formado de decenas de empleados, que diga #todossomosMessi, es además de una auténtica vergüenza un acto de huida hacia delante que solamente lleva al desvarío.

DEPORTES CAMPANA FC BARCELONA TODOS SOMOS MESSI FC BARCELONA SANTIAGO GARCES

DEPORTES CAMPANA FC BARCELONA TODOS SOMOS MESSI FC BARCELONA SANTIAGO GARCES

 En la foto publicada por el F.C Barcelona, con sus empleados, habrá padres de familia que tengan que pagar su hipoteca, con sueldos buenos pero no ganando los millones y millones que gana Messi. Y cualquiera de ellos seguramente habría ido a la cárcel por un delito similar. Además, de que su ídolo, Messi, ha les ha defraudado a ellos (o lo ha intentado), como al resto de españoles.

 No se trata de colores ni de banderas, se trata de distinguir entre los que cumplen las leyes y los que no. Y a estos últimos se les llama delincuentes, porque delinquen e incumplen las normas fijadas. Da igual su nombre, su ascendencia, su apellido o la camiseta que porten.

El estado contra Messi

Las fuerzas ocultas del estado siguen intentando desactivar al F.C Barcelona, haciendo que el padre de Messi defraudase a Hacienda y que un corrompido y putrefacto sistema judicial condenase a la estrella del Barcelona, a pena de prisión. Ni más ni menos que 21 meses para evitar que el mejor del mundo siga marcando la diferencia. Objetivo conseguido, pensarán desde Madrid.

Pero hete aquí, que el estado, maligno pero torpe al mismo tiempo, ha decidido que el susodicho no entre en prisión y cumpla la pena contemplada, a diferencia de otros ilustres, como por ejemplo la Pantoja. Otra victoria del F.C Barcelona contra las cloaclas del estado, logrando que el pobre Messi no cumpla una pena injusta, por un delito menor. ¡Si todos roban a hacienda y encima Messi ha pagado ya sus multas!

Y mientras tanto, Florentino Pérez y sus acólitos siguen barruntando como derribar al imperio blaugrana. Ni siquiera logrando que Mascherano o Messi sean declarados culpables de un delito de defraudación fiscal, han conseguido el objetivo. Antes lo intentaron con la sanción FIFA, que se volvió contra el Real Madrid. Y aún antes con la imputación de hasta tres presidentes del club. Pero nada ni nadie puede derribar a una organización ejemplar, que es más que un club.

E incluso entre medias, el pobre Neymar, un humilde futbolista brasileño, que lo único que quería era jugar en el Barcelona y triunfar, ha visto como las sucias garras de la central lechera, el madridismo centralista, intentaba manchar su fichaje. Pero no lo han logrado, y el F.C Barcelona ha salido victorioso una vez más. Pagando algún extra por el fichaje de Neymar; nada que la banca nacionalista catalana no pueda pagar con el sudor diario de su trabajo.

No sabemos que será lo siguiente. Ataques por tierra, mar y aire para derribar el modelo perfecto de club humilde y exitoso a la vez, con valores ejemplares, nunca supeditado a ningún poder, siempre independiente, sinónimo de libertad en la época de Franco y de pureza en la época de Villar. Un club ejemplar, integrador, al que quieren politizar, pero al que ni el patrocinio de Qatar ni las calumnias desde Madrid han podido jamás manchar.

Hoy, más que nunca, Visca el Barsa!!

Del Bosque explota contra Casillas

Dice un conocido refrán español, que a todo cerdo le llega su San Martín. En el caso de Casillas, la matanza la ha provocado uno de sus defensores durante los últimos años. El técnico salmantino siempre se posicionó a favor de Casillas en su guerra contra Mourinho y contra el club, y ahora con sus declaraciones le da la puntilla a Casillas.

Del Bosque y Casillas

Del Bosque y Casillas

No quiso o no supo ver el perjuicio tan grande que le provocaba al club, pero también al propio Casillas. El portero, en una burbuja de elogios desde su temprano debut en el Real Madrid, siendo apenas un niño grande, jamás había tenido que soportar las duras críticas, reproches y reprimendas de alguien.

Y por eso cuando llegó Mourinho pasó lo que pasó. Entonces, muchos defendíamos que el técnico portugués hizo aquello por el bien del equipo y no por una vendetta personal contra un jugador. Ahora, a Del Bosque le ha pasado lo mismo. El resultado, un jugador de mucho peso, enfrentado a los técnicos, con la consecuencia que eso tiene.

La gran diferencia es que hoy Casillas ya no tiene el poder que tenía entonces, ni sus palmeros acuden raudos y veloces a su defensa. Por eso, Del Bosque también debiera reflexionar sobre el daño que le hizo al club posicionándose claramente a favor de Casillas, sin valorar si Mourinho tenía o no razón.

Y mientras, Casillas añade otro episodio gris a su triste final. Uno de los grandes jugadores de la historia de España, ve manchado su historial, por su incapaz de asumir sus limitacione y aceptar su suplencia.

Decía Iker  que él no era un galáctico sino de Móstoles. Pues bien, aquello parece que no le sirvió para demostrar una virtud que se le atribuyó mucho, pero de la que en realidad carecía, la humildad, que consiste básicamente en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento.

 

La selección vuelve al punto de partida

Cesc

Cesc

La selección española cayó contra Italia, en un mal partido, demostrando que lo de hace dos años en Brasil no fue un accidente. Se llama fin de ciclo y ahora, ya sí, con dos competiciones consecutivas, cayendo en fase de grupos y en octavos, está constatado.

Del Bosque supo en aquel momento lo que era pero, o no lo quiso ver, o lo vio pero no pudo cambiarlo. Lo que necesitaba entonces la selección era una renovación profunda y valiente. Evidentemente Del Bosque no era el adecuado para ello, ni por su carácter, poco arriesgado, ni por la deuda contraída con los jugadores que le habían dado el éxito.

Aún así, se produjo una pequeña renovación, provocada por la jubilación anticipada de la selección de jugadores como Xabi o Puyol, y la posterior de otros como Xavi. Aún así, nunca se acabó de dar el paso definitivo de incorporar a 7 u 8 jugadores nuevos, jóvenes, distintos, con hambre, como titulares con peso, Y ya de paso, cambiar un estilo de juego que tenía sentido con los antiguos jugadores pero no los nuevos.

Y así, hemos visto a la selección no saber muy bien cómo atacar a Italia con un delantero centro puro como Morata, pero sin extremos que le surtiesen de balones. Y hemos visto también a una selección incapaz de defender cuando no tenían el balón, con un medio centro en el que solamente Busquets intentaba realizar una tarea indispensable, con un mediocentro italiano muy activo.

En el banquillo durante gran parte del torneo, jugadores como Thiago, Koke o Lucas Vázquez. Solamente con la entrada de estos, en vez de jugadores como Cesc o Silva, ambos muy grises durante el torneo, habría dado otro aire a la selección.

Bien es cierto que se ha dado entrada a jugadores como De Egea o Morata, ambos todavía necesitados de encontrar su sitio, con claros y oscuros. Bien es cierto que el meta ha cometido varios errores, pero sin duda es el mejor portero de España en este momento, y ya era hora de meterle como titular. Y de Morata todavía se puede esperar mucho más. Pero en todo caso, son dos jugadores que todavía tienen que acoplarse a su sitio en la selección. Y para eso es necesario que otros hagan hueco. Ha costado que lo hiciese Casillas y los delanteros, pero ahora le toca al resto.

Las revoluciones nunca se pueden hacer a medias, y en cierta manera eso ha pretendido Del Bosque, manteniendo el statuo quo a determinados jugadores. Al final, el resultado, es que una selección más joven pero con muchísima hambre, como Italia, nos ha pasado por encima. Mientras nuestros jóvenes se mordían las uñas en el banquillo viendo a los titulares sin resuello, los italianos se sabían más fuertes y rápidos.

La primera parte fue una exhibición de una y otra cosa. Los italianos parecían jugar con dos más, atacando y defendiendo. Y los españoles no sabían ni donde colocarse. En la segunda parte, la selección italiana se echó más atrás, pero haciendo mucho daño a la contra, como en el segundo gol.

Es hora de un nuevo entrenador, y de darle galones a jugadores jóvenes. Toca hacer la revolución que hizo Luis Aragonés y que tantos frutos dio más tarde. De ella se ha beneficiado Del Bosque, que apenas ha sido capaz de introducir cambios sobre aquello, ni en el sistema ni en los jugadores. Pero el tiempo es tozudo, y la fórmula que funcionaba en 2008, ya no vale 8 años después.

El drama de España es que se han desaprovechado dos años enteros, y toca empezar de nuevo. Tras caer en las primeras rondas, toca recomponer esa plantilla. La base de la plantilla, que debería haber sido la de esta Eurocopa, debería estar formada por los campeones de la sub 21 de 2011 y 2013. Especialmente en torno a jugadores como De Egea, Morata, Koke, Thiago y Carvajal. Ellos y otros jóvenes, junto con uno o dos veteranos, serían los titulares de la selección.

Habrá que dar con la tecla adecuada, con un estilo de juego que se adapte con esos jugadores, que necesitarán también confianza hasta desplegar su máxima potencia como equipo. Y eso puede llevar algún tiempo.

Hay cantera sin duda, y habrá más. Pero el tiempo perdido se me antoja crítico, porque mientras otras selecciones se rearmaban, la nuestra no se enteraba de nada, con un entrenador siempre complaciente, como la mayoría de la prensa que todavía guarda su foto con la Copa del Mundo y por supuesto una Federación, incapaz sine die, de llevar la delantera a los acontecimientos.

Cuanto antes se haga mejor. Ya hemos perdido suficiente tiempo entre el mundial de Brasil y el Europeo de Francia. Toca revolución y mejor hoy que mañana.

Messi y la selección argentina

Lionel Messi anunció que dejaría la selección argentina tras no lograr levantar la Copa América, ante una selección, la chilena, que le venció en los penaltys. El jugador argentino tiene tan solamente 29 años y su decisión puede ser la propia de un calentón y quizá, el reconocimiento de que se ve incapaz de ganar un título importante con Argentina

Messi, tras fallar el penalty

Messi, tras fallar el penalty

Son ya muchas las oportunidades perdidas por Messi y su selección a lo largo de sus años con Argentina. La final de ayer supone el tercer gran fracaso en la Copa América, a las que hay que sumar las decepciones de los mundiales.

Primero Brasil en 2007, venciendo en la final por 3-0, después Uruguay en cuartos de final (sin goles de Messi) y ahora Chile en la final, en penaltys, con fallo de Messi. Sus 6 goles en total en todas las ediciones no parecen suficientes para muchos argentinos.

Y en los mundiales, ha sido Alemania el principal rival, primero humillando a Argentina con un 4-0 en cuartos de final y después en la final de hace dos años, ganando en la prórroga. El astro argentino ha jugado 15 partidos en los mundiales y ha anotado 5 goles, mientras que en la Copa América ha jugado 21 partidos y ha marcado 8 goles.

Son los números de uno de los mejores jugadores del número, inferior a su rendimiento en su club, y sobre todo con el lastre de no haber podido levantar ningún trofeo, y haber perdido varias finales. En su haber, eso sí, figura un mundial sub20 y unas Olimpiadas, pero el gran referente argentino es Maradona y sus dos mundiales.

Contra eso lleva luchando Messi toda su vida, y contra esos dos mundiales lucharán sus estadísticas toda su carrera. Es evidente que el desempeño de Messi es peor en la selección que en el Barcelona. Y tampoco se puede decir que la selección de Maradona fuese un elenco de estrellas.

Pero la realidad es que Messi, con 29 años, ya no aguanta más y está dispuesto a arrojar la toalla, quizá harto de esa comparativa con Maradona.

Real Madrid, campeón de la liga ACB 2015-2016

14666330152692

El Real Madrid de Pablo Laso demostró ayer que es el equipo hegemónico en España, venciendo en la final al Barcelona Lassa, superando el factor campo y remontando un 1-0 en el primer partido. El doblete de esta temporada sumado al espectacular triplete del año pasado, convierte a esta plantilla en una de las mejores de la historia de la entidad blanca.

La fórmula es clara: un núcleo de jugadores muy comprometidos, con varias temporadas en el club y con mucha calidad y carácter. Y la incorporación en la dinámica del equipo de jugadores con las mismas características.

Y además se necesitan dos o tres jugadores diferenciales. Ahora mismo este Real Madrid cuento con dos, por dentro y por fuera. Uno es Ayón, inmenso durante toda la temporada y absolutamente determinante. Ayer, su primera mala mitad lastró al equipo. Y de igual manera, su buen segundo tiempo repercutió en la mejora blanca. Su marcha a otro equipo sería un agujero enorme porque hay poquísimos pivots en el continente con sus capacidades.

El otro jugador que ha liderado al Real Madrid ha sido Sergio LLul. Otro jugador con ofertas de fuera, también de la NBA, que renunció en su día por seguir ganando títulos. El ha sido el corazón de este equipo, liderando al equipo en puntos: 14 puntos en el primer partido, 20 en el segundo, 21 en el tercero y 21 en el cuarto, pero también en asistencias, con  26 asistencias y sobre todo a nivel mental. Su fuerza se nota y su compromiso y competitividad son pegadizas.

Del resto de jugadores no entraré en detalle, siendo todos fundamentales para el equipo funcione adecuadamente. Pero para ello se necesita un entrenador que de con la tecla. Y ese ha sido Pablo Laso, que en honor a la verdad, no lo ha tenido fácil y ha luchado por imponer su estilo y buscar sus jugadores.

¿Se le puede reprochar a Pablo Laso no haber ganado más? Puede ser que en otras circunstancias este equipo tuviese una Euroliga más y otra liga. Pero hay que ver de donde viene este Real Madrid. Con Pablo Laso se han ganado más títulos en 5 años que en toda la década anterior. Una Euroliga (3 Final Four), 3 ligas y 4 Copas del Rey, más los tituillos varios como Supercopas de España (3) y una Intercontinental.

Esos números cobran importancia cuando se observa el rendimiento del equipo en los años previos. El Real Madrid venía de perder en semifinales en la ACB, con un equipo roto, sin estilo, con los jugadores desmotivados. Y sin entrenador tras la dimisión de Messina.

Ahora mismo, este Real Madrid tiene una identidad clara y se sabe que pase lo que pase va a ser capaz de competir. Se puede perder un partido en la Final Four o caer ante el Fenerbahce, pero el equipo siempre encuentra los caminos para ser competitivos. Y ello es gracias al entrenador y a la plantilla, ambas comunicadas.

El Real Madrid ha logrado tres de los cuatro últimos títulos de Liga, 2013, 2015 y 2016, y mientras que el Barcelona Lassa volverá a cambiar de entrenador y jugadores, los blancos tienen ya un núcleo claro y entrenador. Eso sí, habrá que ver que pasa con jugadores como Ayón, altas y bajas. Pero este equipo seguirá siendo competitivo mientras jugadores como Llul, Reyes, Rudy, Noccioni o Ayón sigan aptos para el primer nivel.

El Real Madrid a las puertas de la liga ACB

Marcha la eliminatoria 1-2, y mañana tiene el Real Madrid la oportunidad perfecta para rematarla. En su pabellón y con la sensación clara de haber sido muy superiores durante los dos últimos partidos.

Ayer, el equipo de Pablo Laso volvió a endosarle a los blaugranas una diferencia considerable: 17 puntos. Con 55 puntos recibidos en la primera parte, el Real Madrid empezó a despegarse, con actuaciones estelares de LLul y de Rudy especialmente. Ayudaron también en puntuación Thompinks y Ayón. El mexicano se está convirtiendo en un auténtico baluarte para este equipo. Ofensiva y defensivamente, su aporte es imprescindible. Ahora mismo es uno de los grandes pivots que juega en el continente europeo.

Rudy y Llul

Rudy y Llul

Si al partido de ayer se le suma la victoria a domicilio del segundo partido, por 20 puntos, cabría concluir que mañana el Real Madrid puede sentenciar la eliminatoria. Lo contrario supone jugársela al quinto partido, algo ciertamente difícil.

Aunque no podemos olvidar que enfrente hay un equipo con muchísimo potencial, que sin embargo, desde hace años viene siendo avasallado por el Real Madrid. Seguramente el equipo de Laso sea uno de los mejores de los últimos tiempos. Esta temporada solamente el cansancio y las lesiones de han evitado jugar la Final Four.

La liga sería el colofón fantástico a una temporada difícil, y otro título más para un equipo, comandado por Pablo Laso, al que cada vez le queda menos. Tiene una plantilla muy veterana y tarde o temprano habrá que renovarla. Mientras tanto, sigamos disfrutando de ella.