Remontada del Real Madrid ante el Villareal

1488141152_571317_1488145323_noticia_normal

El Real Madrid ganó tres puntos dificilísimos contra el Villarreal, en un campo donde ni el Atlético de Madrid, ni Sevilla ni F.C Barcelona había logrado ganar. Y hasta 20 minutos antes del final parecía que iba a ser igual para el Real Madrid.

 En la primera parte ya se vio a un Villarreal que dominó el juego, con más y mejores ocasiones, pero sobre todo haciendo al Real Madrid correr mucho. Aún así, el 0-0 se mantuvo durante 45 minutos en los que el equipo de Zidane no encontró su juego. La segunda parte se pareció a los primeros minutos del partido en Mestalla, y en 9 minutos el Villarreal marcó hasta dos goles. Parecía que habría una avalancha, visto el juego previo.

 Pero el fútbol es imprevisible y mucho más cuando está este Real Madrid en el campo, muy inferior al Villarreal durante los 65 minutos previos, e infinitamente superior en los siguientes 25 minutos, coincidiendo especialmente con el cambio de Casemiro por Isco. Lo cierto es que el medio de campo del Real Madrid estaba naufragando, mal acompañado por la BBC.

 Pero a partir de ese cambio, un gol de Bale reactivó al equipo con el 2-1, después un 2-2 con un penalty de Cristiano Ronaldo y finalmente Morata para poner el 2-3, en la enésima remontada del Real Madrid.

 El mérito del resultado final se entiende no solamente por el dato inicial, sino también por el hecho de que este Villareal había recibido solamente 15 goles  en toda la temporada y ayer recibió 3.

El partido de ayer reabre dudas entorno a Benzema, inspirado en uno de cada 5 partidos y que ayer falló dos ocasiones clarísimas, de esas que un delantero del Real Madrid no puede fallar. Tampoco compareció como debería Cristiano Ronaldo, que si bien marcó el gol de penalty (es el jugador de la historia de la liga con más penaltys marcados), y tuvo también un bonito tiro al palo, durante el resto del encuentro perdió muchos balones y tampoco ayudó a un colapsado medio del campo. También sufrió ayer la defensa, que junto con el medio del campo y la delantera no fue capaz de presionar al rival ni de robar balones.

Al Real Madrid le esperan semanas complicadas con partidos cada 3 días y Zidane debe estar ágil con la alineación. De lo contrario esta liga, que parecía más que encarrilada hace dos meses, se puede escapar de las manos.

Real Madrid, campeón de la Copa del Rey

1487510633_115403_1487534763_noticia_normal

Por cuarto año consecutivo el equipo de Pablo Laso se proclamó campeón de la Copa del Rey. Sin duda, la más sufrida de todas ellas, con 3 verdaderas finales, dos de ellas resueltas en la prórroga y el último partido en los últimos segundos.

Los mejores del Real Madrid durante la competición fueron Sergio Llul, Anthony Randolph y Luka Doncic, también con la colaboración de Gustavo Ayon. Esta es la columna vertebral de este año, que ha visto como jugadores como Rudy Fernández o Felipe Reyes dan un pasito atrás. Pero aunque cambien los jugadores, el espíritu del equipo se mantiene, y eso se demuestra en victorias como la de este fin de semana.

El Real Madrid ha recuperado con Pablo Laso su espíritu ganador y la garra, que complementada con inmensas dosis de calidad, hacen de este equipo uno de los favoritos para todas las competiciones. Líder en liga y en la Euroliga, este año aspira al doblete o al triplete, aunque tendrá que sudar sangre para ello.

Y luego ya, vendrá el momento de reestructura un equipo que puede que en 1 o 2 años vea como cambia por completo. Algunos irán en dirección a la NBA y a otros, muy veteranos, les tocará retirarse. En ese punto, se hará balance y se observará el tremendo impacto de estos jugadores y del entrenador. Un equipo dominador, que ha ganado en 5 años más que en los 15 años anteriores, y que ha devuelto al equipo a la élite.

 

Un Real Madrid de Champion

El Real Madrid acudió a su cita anual con las eliminatorias de Champion con su habitual vestimenta de equipo campeón. Son partidos en los que los madridistas tienen un brillo especial. Ayer se vio la mejor versión del equipo y de muchos jugadores que estaban apagados como Benzema o Cristiano Ronaldo.

El 3-1 es un resultado de mérito, teniendo en cuenta la racha de 18 partidos sin perder del Nápoles y el gol en contra a los 7 minutos del comienzo. Fue a partir de ese momento en el que se debía medir la capacidad de los chicos de Zidane. Y la respuesta fue más que positiva. Tanto que el 3-1 se queda corto, con la famosa pegada desaparecida, porque lo cierto es que el Real Madrid llegó más y mejor que el equipo italiano.

Y lo hizo gracias a sus dos laterales, Carvajal y Marcelo, los dos mejores del mundo en su posición, y gracias a un medio del campo potentísimo, en el que Modric, Kroos y Casemiro se complementan a la perfección. Capacidad técnica, táctica, ofensiva y defensiva, y como ayer gol. Ese medio de campo que es lo que le falta ahora mismo por ejemplo al F.C Barcelona, es lo que le da a este Real Madrid esa sensación de equipo imbatible, como bien decía la pancarta inicial.

Captura de pantalla 2017-02-16 a las 12.38.29

Ayer el equipo puso su primera piedra para ganar esta Champion, conscientes de que no solo queda la vuelta, en la que un mal partido te puede dejar eliminado, sino muchas rondas todavía y equipos más potentes aún que el Nápoles. Pero el hecho de haber remontado el resultado y las sensaciones invitan a pensar en una actuación sobresaliente del equipo.

Hay un factor que no puede olvidarse y que es fundamental para entender los equilibrios que ha hecho Zidane; el equipo hasta ahora no ha podido disfrutar de su 11 titular. A lo de ayer le falta Bale, que en el momento de lesionarse era el jugador más determinante del equipo. Si se mantiene la salud de sus mejores jugadores y rindiendo al nivel de ayer, este equipo puede hacer lo que ningún otro ha hecho: repetir Champion.

Ahora bien, hay que visitar Nápoles, e Italia es sinónimo de fútbol aguerrido y de no bajar los brazos. Así pues, disfrutemos de esta victoria pero pensemos en que a San Paoli hay que ir a ganar.

Baño del PSG al F.C Barcelona: 4-0

Cavani

Cavani celebrando su gol. Fuente: El Confidencial

Los octavos de final de la Champion League empezaron ayer con una paliza histórica del PSG al F.C Barcelona. Un 4-0 que sentencia la eliminatoria y que recuerda a unos pocos partidos en la historia del club blaugrana, recientemente las derrotas contra el Bayern de Munich y si nos remontamos aún más, el 4-0 del Milán en la final de la Copa de Europa.

El resultado es abultado pero más lo fue el baño táctico y físico de los parisiens, que se muestra de manera clara en las estadísticas. Todos los duelos individuales fueron ganados por la jugadores del PSG durante prácticamente los 90 minutos, a excepción de alguna buena intervención de Neymar, y a nivel colectivo, Emery supo frenar las virtudes del Barcelona  potenciar las suyas.

Eso explica parte del resultado, también explicado por el bajo nivel de algunos jugadores del Barcelona. Iniesta no tiene ya la capacidad de luchar contra los jóvenes o potentes mediocampistas de un equipo como el PSG, Busquets hace años que está lejos de su mejor versión y André Gomes es un jugador sobrevaloradísimo, al menos en el precio. Queda una línea defensiva desprotegida y que tampoco está en su mejor momento y el tridente de arriba, que precisamente ayer no apareció.

Un Messi o un Suárez pueden bastar para definir un partido liguero contra un rival inferior, pero en Champion League, en estas eliminatorias cada detalle cuenta y los equipos-los 16 mejores del mundo-, ya no regalan nada.

Hasta la fecha Emeru solo le había ganado un partido al F.C Barcelona y el PSG había caído también en ocasiones previas contra los blaugranas. Parece que ahora este equipo es más maduro y más fuerte psicológicamente, aunque muchos de sus jugadores son los mismos que el año pasado. A destacar el central Kimpembe, muy solvente toda la noche y el lateral derecho Meunier, además del extraordinario partido de Rabiot

Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.58.56 Captura de pantalla 2017-02-15 a las 10.58.48

El baño de ayer seguramente supondrá un antes y un después para este F.C Barcelona de Luis Enrique, como lo fue la derrota contra el Bayern de Munich. Y este partido sirve también de aviso a navegantes, especialmente al Real Madrid, que tiene que jugar contra el tercero de la liga italiana, el Nápoles, que no le va a regalar nada.

¡La Champion League ha vuelto!

La mejor Superbowl de la historia es de los Patriots

Tom Brady

Tom Brady. Fuente: Getty Images

El duelo entre los dos mejores quaterbacks de la liga, Matt Ryan y Tom Brady no decepcionó y dejó una final épica en la que los New England Patriots fueron capaces de remontar un partido en el que a falta de 12 minutos estaban 18 puntos abajo.

Para que eso sucediese en primera instancia, Los Atlanta Falcons con un descomunal Julio Jones, el mejor receptor de la liga, primero golpearon con fuerza. Hasta 21-3 llegaron a ir en el marcador, demostrando una gran superioridad ofensiva pero también una inesperada capacidad defensiva, paralizando todos los ataques de un Tom Brady que no veía líneas de pase y que se encontraba excesivamente presionado.

El medio tiempo no pareció cambiar las cosas excesivamente y los Falcons lograron un nuevo touchdown, que complicaba aún más la labor de Brady y los suyos. Sin el mejor socio de Tom, el Tight End de la liga, Rob Gronkowski, el ataque no fluía como en los mejores días.

Hasta que de pronto todo pareció fluir para los integrantes del equipo de Nueva Inglaterra y el 9-28 se convirtió en un 28-28.El milagro fe un catch imposible de Edelman, hasta entonces muy impreciso.Ni siquiera el tiempo, en su contra y la capacidad del rival, que veía como iba perdiendo terreno, hicieron mella. Y así, yarda a yarda, touchdown a touchdown redujeron la distancia hasta empatar el partido.

Catch imposible de Edelman.

Catch imposible de Edelman. Fuente: Getty Images

Pero claro, para llegar a esa situación antes el entrenador Belichick y su mariscal de campo se jugaron dos jugadas de dos puntos. Y también tuvo que intervenir una mala decisión de Matt Ryan, que minutos antes perdió yardas, dejándose placar, imposibilitando a su equipo realizar un Fiel Goal que les habría dado tres puntos indispensables.

Luego ya, la prórroga simplemente fue para el equipo que iba de cara, ya con todo el viento a favor, tras haber tenido que remar mucho y duro contra un gran rival, en la final más disputada de la historia,la única que ha legado a la prórroga.

Ya sí que no hay duda, Tom Brady es el mejor quarterback de la historia, su pasado, su partido de ayer, pero sobre todo sus 5 Superbowls lo dejan claro.

Dejo aquí el enlace con el partido completo para los que no pudieron verlo. Merece la pena, sin duda.

Cuando Nadal inmortalizó a Federer

Nadal y Federer

Nadal y Federer

El pasado domingo muchos aficionados nos volvimos a sentar enfrente de un televisor para ver a Rafael Nadal en una final, ni más ni menos que contra otro de los grandes tenistas de la década y de la historia, Roger Federer.

Los precedentes eran malos para el suizo y en la retina de muchos espectadores quedaban sus llantos años atrás, derrotado por el mismo Nadal, que ahora, años más viejo, y con menos energía, cedía esta vez ante Federer.

Fue una merecida victoria, sobre todo tras remontar un break en contra en el último set. Un partido de altos vuelos, de los de antes. Un duelo legendario en la final de uno de los 4 grandes, que no sabremos si volveremos a ver repetido. Hasta la fecha, el dominio con mano de hierro de Djokovic y la aparición de jóvenes promesas, lo había impedido.

Y es que en el tenis como en prácticamente cualquier otro deporte, el factor edad condiciona mucho. No ya por la merma en la capacidad física. Estos dos tenistas son tan buenos que en su versión actual son mejor que prácticamente el resto. Si no por la parte que conlleva de falta de fuerza mental y de hambre de victoria. No es lo mismo disputar los cuartos o las semifinales de un grande, habiendo ganado 14 como Nadal o 18 como Federer, que no haber estado nunca ni siquiera en la final.

Por eso, es posible que lo del Open de Australia sea una extraña anomalía en el deporte mundial. Una maravillosa anomalía, eso sí, aunque nos habría gustado que fuese Nadal el vencedor. Es cierto que para Federer es posiblemente su último tren. Con 35 años es para él un colofón de oro. Nadal tendrá alguna oportunidad más, espero que en el Roland Garros, aunque en su caso los años le pesan mucho más porque tiene mucho más desgaste físico. Por eso, habría sido un justo premio, tras dos años durísimos.

En todo caso, el tenis ganó y el espectáculo también, porque disfrutamos de un partido como los de antes.

El Real Madrid eliminado de la Copa del Rey

images

El síndrome Mundialito vuelve a volar sobre el Real Madrid de Zidane, de la misma manera que se posó en el Real Madrid de Ancelotti. En aquella ocasión dio al traste con un récord consecutivo de victorias y dejó al equipo fuera de varias competiciones. En esta ocasión este equipo otrora virginal, ha sufrido ya varias derrotas y la eliminación en la primera competición.

El mismo mal, acompañado además de las mismas lesiones, en este caso la de Modric. El croata es indispensable, y también lo es Marcelo, que una vez lesionado, no tiene reemplazo. No es la primera vez que pasa. El Equipo ahora mismo tiene una falta alarmante de laterales. En la izquierda, Coentrao ni está ni se le espera, y en la derecha, Danilo está marcado de por vida, con el síndrome de Secretario. Y de ahí, jamás podrá salir. Los ojeadores del Real Madrid ya tienen deberes.

Por lo demás, el partido de ayer deja muchas dudas. Las lógicas tras una eliminación en la que todo se ve de color negro y el que era bueno ahora es malo. El Real Madrid está en un bache, pero deberá salir pronto porque esto va muy rápido.

Es cierto que Zidane ha tenido malísima suerte con las lesiones: una plaga de características bíblicas. Pero también lo es que le ha faltado cintura para reaccionar y buscar a los mejores jugadores.

El equipo entra en un periodo de inflexión que no va a ser sencillo. Un par de victorias y se volverá a la senda optimista, pero ya la confianza plena está perdida y el equipo necesita sobreponerse.

Un Real Madrid de 10

Real Madrid- Granada

Real Madrid- Granada

El Real Madrid de Zidane se ha convertido en la apisonadora que cualquier aficionado blanco ha soñado alguna vez. Todo parece funcionar perfectamente y no se adivinan nubarrones en el horizonte.

Las dos goleadas consecutivas ante el Sevilla y el Granado han dejado la sensación de que estamos ante un equipo que puede dominar una época. Contra los hispalenses (que ayer ganaron 0-4 a la Real Sociedad) el Real Madrid hizo su mejor partido de la temporada, y contra el Granada remató la faena encarrilándolo desde el primer momento. Entre uno y otro partido Zidane cambió 4 piezas. En el primer partido aportó por James y el colombiano respondió con un partido y dos goles, y en el segundo fue Isco el afortunado y respondió con otros dos goles y otro partidazo.

Y entre medias, un mecano en el que todas las piezas funcionan al ritmo del mariscal de campo Modric y del Linebacker, Casemiro. Con el complemento imprescindible del resto de jugadores. Si se cae uno, aparece otro y parece ni notarse. No olvidemos que un jugador como Bale está fuera del equipo, siendo seguramente el jugador más determinante del equipo.

Y todo eso es mérito de Zidane, que ha logrado mediante sonrisas y palabras amables, que su equipo encarrile 39 partidos sin perder, y sobre todo, la sensación de que el equipo funciona y todos saben cuál es su labor. El baño táctico ante el Sevilla y el Atlético de Madrid el año pasado, nos han revelado que Zidane no es otro alineador más. También sus decisiones en pos de la meritocracia, quitando un día a Ramos o a Cristiano Ronaldo, demuestran que tiene personalidad.

Es cierto que el francés tiene a día de hoy una plantilla completísima, seguramente la mejor de la historia de este club. Pero también la tenía Benítez, y el equipo acabó desquiciado. No, el mérito de Zidane va  más allá de unos magníficos jugadores .

Si continúa esta dinámica, que sí parece, el Real Madrid acabará la temporada con uno o dos títulos, y quizá incluso con el ansiado triplete. No se ve un equipo tan completo, con tanta hambre como el Real Madrid ni tan bien gestionado, ni en España ni en Europa. Luego ya, el fútbol decidirá, pero yo apuesto porque Zidane repetirá títulos.

Cuesta de enero para el Real Madrid

Hoy vuelve el fútbol para los aficionados al Real Madrid, con un interesantísimo partido, que le enfrentará en el partido de ida al Sevilla, en el Bernabéu. Los de Nervión son uno de los equipos más en forma del campeonato y un rival al que los blancos se enfrentarán 3 veces en apenas 10 días.

El calendario, caprichoso, ha querido que durante este mes de enero y febrero se den otros enfrentamientos como la visita de la Real Sociedad al Bernabéu y la posterior visita del Nápoles en Champion League, para acabar el mes de febrero con una siempre visita a Mestalla.

captura-de-pantalla-2017-01-02-a-las-11-38-55

En total tres competiciones por jugar en dos meses intensos en los que se pierden históricamente títulos. Que se lo digan al Real Madrid de Ancelotti, imbatido hasta el mundial de Clubes, que vio como su equipo se desinflaba en ese mes fatídico, con duras derrotas.

Ahora este Real Madrid tiene la oportunidad de empezar el año con victorias y aprovechar la inercia de un equipo al que hasta ahora le ha salido todo bien, a pesar de las múltiples lesiones. No se puede hablar de suerte cuando el parte de bajas registra la llegada constante de jugadores. Ahora le ha tocado a Lucas Vázquez y Kovacic, dos jugadores que estaban destacando. Curiosamente las bajas suelen llegar de jugadores en forma, con un rendimiento sobresaliente. Cayeron Modric, Kroos o Bale cuando mejor estaban y ahora los dos más jóvenes de la plantilla.

Si esa es la flor de Zidane porque le permite meter a otros jugadores y rotar, bienvenida sea, siempre y cuando resulte en victorias. Lo cierto es que este año el Real Madrid tiene una plantilla completísima, con dos jugadores por puesto (y el caso aparte de Coentrao). Y así, la baja de otro habitual como Sergio Ramos es reemplazable por jugadores como Nacho o Pepe, uno que ha demostrado solvencia y solidez y el otro ampliamente experimentado en toda suerte de batallas.

Así pues, se acerca un mes de enero interesante. Está por ver si los de Zidane llegan todavía empachados por las navidades o son capaces de empezar el año con victorias.

La flor de Zidane

El fútbol es un deporte tan sencillo que solo es necesario un poco de suerte para mantenerte invicto durante 37 partidos, liderar la liga española, ganar una Champion League, una Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes. Y eso en el club más difícil del mundo, inestable y exigente por naturaleza, el Real Madrid.

Flor lo llaman algunos que lo más redondo que han visto es su cabeza y que seguramente serían los mismos que decían que Zidane no encajaba como futbolista en el Real Madrid, y que no tenía sitio. Los mismos que ladraban aquellas barbaridades, ladran hoy otras, (audio muy recomendable) siempre con el mismo objetivo, minusvalorar los logros del Real Madrid.

Un mismo mantra repetido como una consigna: El Real Madrid no juega a nada. Lo he escuchado desde que tengo uso de razón. En los últimos 30 años se ha repetido hasta la saciedad, ganase o perdiese el equipo.

Ahora el club gana casi siempre y no pierde casi nunca. En una racha prácticamente sin precedentes a nivel mundial, Zidane ha logrado algo casi imposible, que el club no tenga sobresaltos, que el 95% de los futbolistas estén contentos y que la afición esté relajada.

Zidane

Zidane

Pero claro, ese remanso de paz no basta a muchos periodistas que creen que el Real Madrid debería ganar 5-0 todos los partidos, con un juego brillante. Se decía que el equipo se estrellaría contra los grandes y ahí apareció el mejor Real Madrid de la temporada con un 0-3 en el Calderón y un empate en el Camp Nou, con un partido en el que mereció más. Por si fuese poco, durante esta racha, Zidane ganó también 1-2 el año pasado en el feudo del Barcelona. Pero claro, el Real Madrid no juega nada.

Y yo niego la mayor, porque si he visto algún año al Real Madrid jugar a nada, de verdad, y no ganar. Y lo que veo ahora es un equipo con 17 o 18 jugadores con muchas rotaciones, por voluntad de Zidane, pero también por lesiones. Es más difícil que exista un mismo tipo de juego con 11 jugadores fijos que con 18 rotando. Pero con Zidane se juega con un 4-3-3 que a veces se modifica al 4-2-3-1 o al 4-4-2. Es un equipo capaz de jugar por bandas y dar profundidad con jugadores como Lucas y Bale o entre líneas con interiores como Isco o James.

El equipo es capaz de jugar al toque, dominando la posesión o realizar contragolpes fulgurantes, siempre al ritmo de Modric y Kroos. Por lo general suele realizar una presión alta, con las líneas muy adelantadas y la defensa cerca del centro del campo. Es un equipo ofensivo que a veces junta hasta 7 u 8 jugadores al ataque, dando mayor amplitud ambos laterales. Ese juego provoca que el equipo marque muchos goles pero también que reciba muchos.

El Real Madrid juega los primeros veinte minutos normalmente con gran intensidad aunque a lo largo del partido se muestra irregular, manejando mal los tiempos en ocasiones, permitiendo al rival que se juega, siendo demasiadas veces incapaz de cerrar el marcador.  Pocas veces el equipo ha sido capaz de realizar 90 minutos de manera uniforme, aunque siendo honrados, ¿que equipo lo logra siempre?

El equipo de Zidane tiene en las jugadas a balón parado una de sus fortalezas y ello gracias a sacadores excelsos como Modric, James o Kroos, pero también gracias a una serie de jugadores que van muy bien por alta.

Y finalmente es un equipo ganador, ultra competitivo que no da un partido por perdido y que lucha hasta el último instante aunque el equipo esté fundido o vaya perdiendo.

Ese es el estilo del Real Madrid de Zidane, que por el camino ha traído grandes goleadas, partidos espectaculares como el pasado ante el Borussia de Dormund, encuentros de una solidez y seriedad impresionantes como el 0-3 en el Calderón, partidos malos como el de la final del Mundial de clubes, el Sporting y épicos como la final de Champion, de la Supercopa de europa o el último derby del Camp Nou.

Eso ha logrado el técnico francés, que tarde o temprano perderá un partido e incluso dos, y seguramente un título, e incluso dos o tres. Pero hasta la fecha, ha logrado que un equipo en el que prácticamente sus 15 jugadores habituales se han lesionado en el último año, sea capaz de sacar los partidos adelante. Y sí, en algún partido ha llamado la suerte a la puerta, porque si no sería imposible mantener esa racha. Suerte tuvo el Manchester cuando ganó la Champion League en 3 minutos, o el F.C Barcelona con su triplete, con aquellos goles de Pedrito o el gol de Iniesta. Porque la suerte forma parte del deporte, pero apenas representa un 5% si no se da lo demás.

Así que para los que dicen que el equipo no juega nada o que Zidane tiene flor, que busquen un equipo que tenga un estilo defini