La tercera Final Four consecutiva para el Real Madrid

Sabíamos la ciudad donde se iba a disputar la Final Four, en Madrid, y ya sabemos los 4 equipos que a disputarán: Real Madrid, CSKA de Moscú, Olimpiacos y Fenerbahce . Excepto el equipo turco, los otros 3 vienen frecuentando esta final los últimos años. El equipo griego ha ganado 2 de las tres últimas, mientras que el equipo español ha sido subcampeón en las últimas dos ediciones. Por su parte, los rusos, casi siempre con el mayor presupuesto solamente ha alcanzado una final en los últimos años.

 Cada equipo presenta una característica propia que hace de los cruces, Real Madrid- Fenerbahce y Olimpiacos.-CSKA Moscú interesantes duelos.

 Los españoles juegan en su casa, con el lastre de las dos últimas derrotas y con la sensación de que  ya por fin toca que llegue su momento. No obstante, el factor campo es un arma de doble filo, y en absoluta garantiza la victoria.

 Les estará esperando con la pizarra el mejor entrenador europeo de la historia, Obradovic, fichado por los turcos precisamente para hacer lo que ha logrado, llevar al equipo a la élite europea. Nadie como él para hacer a un equipo con buenos mimbres campeón.

 En el otro lado del cruce se mezcla el corazón griego del inefable Spanoulis, un Navarro heleno, un jugador histórico con una plantilla venida a menos pero repleta de intensidad. Al frente, los fríos rusos, con Kirilenzo a la cabeza y con el base Nando de Colo, un francés para aportar algo de calidez al juego. Un equipo fuerte, con altura que desde hace tiempo se desmorona en esta fase de grupos, incapaz de alcanzar el que debería ser su techo, ser campeones de la Euroliga.

 Antes de llegar a esto, el Fenerbahce eliminó al actual campeón de Europa, al Maccabi electra, el Olimpiacos le dio la vuelta al factor cancha eliminando al Barcelona y el CSKA se deshizo de otro clásico, el Panathinaikos. Finalmente el Real Madrid impuso su calidad y el factor cancha para derrotar al Efes Pilsen.

 En baloncesto, en este tipo de partidos, difícilmente se puede apostar por alguien y menos con estos 4 equipos que reúnen todos los ingredientes para ver unas apasionantes semifinales.

 Evidentemente el Real Madrid es un firme candidato. Se ha mostrado en partes de la serie contra el Efes Pilsen como un equipo firme, aunque con la irregularidad habitual. Tiene una inmensa calidad, especialmente en el equipo exterior, pero necesita la aportación de los interiores, si quiere competir en este tipo de partidos. Como se vio en las finales del año pasado, es posible derrotar al rival a base de acierto exterior como ocurrió en las semifinales contra el Barcelona, pero repetir ese nivel de acierto durante dos partidos consecutivos ante grandes equipos es ciertamente difícil.

 Y ahí deben entrar otras armas, como balones a los pivotes, intensidad defensiva, jugadas de estrategia y sobre todo mucha inteligencia y sangre fría. No tengo dudas de que el Real Madrid ya tiene esa experiencia adquirida tras durras derrotas. Además, se le suma la experiencia de Noccioni, un perro viejo en el baloncesto, algo que a la hora de la verdad, como se ha demostrado en esta serie da mucho más que un puñado de puntos.

 El 17 de mayo se sabrá el campeón y ojalá que sea el Real Madrid. Ya toca.

La casta de Chicharrito lleva al Real Madrid a semifinales

El fútbol es tan caprichoso que el jugador más desahuciado del Real Madrid se convirtió de pronto en el héroe, en un partido difícil para los de Ancelotti y que nada tuvo que ver con el de la ida.

 El nexo común fue que ambos los dominó el equipo blanco, aunque en el primero pudo haberse marchado al segundo tiempo con un cómodo 0-3 y no obstante acabó el partido 0-0. Ayer el partido fue más plano, con un Atlético de Madrid super conservador, renunciando al ataque, casi buscando no ya una contra aislada, sino los penaltis, y con el Real Madrid, dominando el juego pero sin muchas prisas. El objetivo era evitar el gol rojiblanco a toda costa e intentar marcar en alguna de las ocasiones.

 Cristiano tuvo una clara y Chicharrito un par de ellas pero en todas apareció el portero Oblak, el mejor del partido. Da casi vergüenza compararlo con Casillas. Pareciera como si en la eliminatoria hayan jugado en posiciones distintas. El rojiblanco salía por alto, dominaba el área pequeña y grande y sacaba dificilísimos balones. Por el contrario, el de Móstoles no sale de la línea de gol, hundido bajo el larguero, cada vez más empequeñecido en los balones aéreos, casi invisible.

 Pero hablemos del héroe y no del villano. Chicharrito es el prototipo de buen suplente. Un jugador profesional, que entrena bien, que espera su oportunidad y que rinde conforme a lo que se espera de él e incluso de manera superior. No es ni nunca será un titular indiscutible en el Real Madrid, pero tampoco es el bulto sospechoso que la prensa ha querido vender, y que el propio Ancelotti ha insinuado, no apostando por él casi nada.

 El mexicano representa un tipo de futbolista que increíblemente no tiene la plantilla del Real Madrid, un rematador puro. Un delantero proveniente de la estirpe de Hugo Sánchez, evidentemente mucho peor que este, pero con ese espíritu “rauliano”, ese olfato goleador que le permite estar en el momento adecuado en el sitio exacto. Su gol, una preciosa jugada de Cristiano y James, fue justamente eso.

 Es hora de que se valore a los jugadores por su rendimiento y por su profesionalidad y no por su nacionalidad o por las afinidades con la prensa. Algo parecido sucedió al principio de verano con el fichaje de James. Parecía poco menos que una locura de un presidente ya viejo, un capricho o aún peor, según algunos insinuaban, una operación para conseguir obras en Colombia.

 Pero claro, es que el colombiano es muy bueno y casi desde el primer partido su rendimiento ha sido espectacular. Mete goles, asiste, defiende, no abre la boca más que para hablar bien del Real Madrid: una joya. Y lo mismo podríamos decir de Keylor Navas, el mejor portero del mundial, hundido en un banquillo, sin ni quiera posibilidad de demostrar su calidad. Sí ha demostrado como los otros dos su profesionalidad, pero la injusticia con él cometida (como con Diego López) es algo que no habla bien ni del Real Madrid ni de Ancelotti.

 Independientemente de la labor de estos latinos, lo cierto es que este Real Madrid, que jugó sin su columna ofensiva vertebral, despistó al Cholo Simeone, muy acostumbrado al libreto habitual de Carleto. La presencia de Ramos, que en mi opinión restaba ofensivamente, puede ser que fuese un acierto en cuanto a su presencia defensiva, evitando peligro en los balones aéreos con Pepe y Varanne, y anulando a Mandukick, el mejor arma ofensiva rojiblanca en esos pelotazos habituales del equipo.

 El Real Madrid ganó a la octava al Atlético de Madrid, en el partido más importante de la temporada y con las armas del Cholo, con un 1-0, que sabe mejor que una goleada. Y es que es difícil pasar a unas semifinales de Champion League con la propuesta rojiblanca, renunciando al ataque (el Cholo cambió a su mejor delantero Griezman, por Raúl Garcia) y haciendo de cada saque de banda un corner.

 Ganó el mejor y la Champion League se disputará entre 4 grandes. Las semifinales estarán muy igualadas en cuanto Copas de Europa ganadas: Real Madrid 10 y el resto 11.

Ganar por un gol

Lo único que necesita el Real Madrid mañana es marcar un gol más que el Atlético de Madrid. Todo lo demás da igual. Es en realidad así de simple. Mucho más para un club acostumbrado siempre a creer en la victoria.

Si se creyó en la victoria tras la derrota  por 6-1 en Copa del Rey contra el Zaragoza en el 2005 o tras la derrota contra el Borussia Dormunt por 4-1, como no se va a creer en la victoria ante el Atlético de Madrid, al que solamente hace falta ganarle por 1-0.   No es un gran gesta ganar a un equipo en cuartos de final en el Bernabeu.

Sí, el Atlético de Madrid se le da especialmente mal al equipo de Ancelotti, y sí, hay 2 o 3 bajas importantes en el equipo blanco. Pero si un solo madridista no cree en la victoria teniendo que marcar solo un gol más que el rival, entonces es que no ha entendido que el madridismo es sobre todo creer en la victoria.

Por eso, miles de madridistas creímos en el 3-0 ante el Borussia de Dormunt en aquella semifinal del equipo de Mourinho. Nunca llegó, pero hasta el último minuto el madridismo creyó.   Y no hay mayor y mejor prueba de ello que el gol de Ramos en el minuto 92. Un gol en el que el madridismo creyó desde el mismo momento en el que el Atlético de Madrid marcó el 1-0.

Así que, con unos o con otros en el 11 titular, con las artimañas de Simeone, que a buen seguro hará que el partido se haga lento y pesado y con todos los antecedentes de este año entre los dos equipos, lo único que se necesita es un gol más.

Modric KO: la temporada del Real Madrid en duda

No hubo noticia más positiva para el madridismo que la vuelta de Modric, ni una tan triste como su nueva lesión, que le aleja al menos 5 semanas del campeonato, en un momento clave, con la liga y la Champion League en un pañuelo.

 De pronto, lo que con Modric parecía asequible, los 2 puntos de diferencia ante el Barcelona parecían pocos y la vuelta ante el Atlético de Madrid, sin él se antoja como una gigantesca montaña, que ya antes se intentó escalar sin éxito. Y es que, las 4 derrotas en partidos difíciles (Atlético de Madrid y Valencia) se produjeron sin el croata, todavía recuperándose de su lesión.

 Carlo Ancelotti había creado un 11 titular perfecto, un equipo balanceado con 11 super jugadores. Esa era la alineación que todos nos sabíamos y que solamente las lesiones apartaron de su estado de excelencia. Y ese guión, de tener que contar con jugadores distintos a los 11 seleccionados o incluso prever un sistema diferente es a lo que se enfrenta el técnico italiano.

 Si Modric es muy bueno, en mi opinión el mejor mediocampista del mundo, al menos la temporada pasada(no estuvo seleccionado en los premios FIFA). Y Bale, desde luego también es un jugador clave. Ambos seguramente no estarán contra el Atlético de Madrid, ni tampoco Marcelo, por otro motivo, por estar sancionado.

 Pero el Real Madrid gasta cada año millones de euros en los mejores jugadores del mundo y mirando al banquillo están Illarra e Isco que costaron alrededor de 30 millones de euros, Khedira, que es titular absoluto con su selección y Lucas Silva, por el que recientemente se pagaron 15 millones de euros.

 La labor actual y la previa, que debería haber hecho Ancelotti, era incorporar a todos esos jugadores a la dinámica del juego. Rotar más y hacerles importante para que cuando llegasen momentos como este no se notase tanto la diferencia.

 Ahora tendrán que ser Illarra, Khedira o Lucas Silva los que sustituyan a Modric , y Jese y Chicharrito a Bale. Parece claro que una de las dos posiciones será para Isco, el más en forma de todos los nombres propuestos, pero no está tan claro su posición. E igualmente, en el lateral jugará Coentrao, otro fichaje de cerca de 30 millones y otro internacional absoluto con su selección.

 Si con esos mimbres no se puede ganar en el Bernabeu, en cuartos de final al Atlético de Madrid porque faltan dos jugadores, entonces, una de dos, o la plantilla no tiene la calidad que se le presupone o el entrenador no ha sido capaz de explotarla.

Real Madrid -Efes Pilsen: victoria loca de los de Laso

El baloncesto seguramente sea el deporte más loco, más canalla porque no decirlo, como se vio en el segundo partido de los cuartos entre Real Madrid y efes Pilsen. Y eso, porque de repente vas ganando de 11 cómodamente para de pronto sumirte en una profunda depresión que te lleva 17 puntos abajo.

 Estaba el Efes Pilsen con esa ventaja mientras el Real Madrid parecía un equipo vulgar, simplón, sin soluciones más que el buen hacer de Llul, el mejor hombre del Real Madrid. Y fue entonces cuando a mediados del tercer cuarto apareció Nocionni, que como muchos otros argentinos debe cargar otros genes, más competitivos, más ganadores, porque él solito con 6 puntos consecutivos y con una muy buena defensa empezó la remontada.

 Al mismo tiempo el entrenador del Efes cambiaba a Heurtel, el base francés que hizo prácticamente un partido perfecto y que hasta el último cuarto se merendó a Sergio Rodríguez. El Chacho no estuvo bien, ni en ataque, prácticamente desaparecido, ni en defensa donde sufrió excesivamente. Pero eso sí, apareció en los minutos finales con un triple y encestando varios tiros libres. Con su triple y con el de Felipe Reyes, el Real Madrid saldaba la diferencia de 6/7 puntos que había mantenido el equipo turco en el cuarto periodo.

 Después de eso, solamente hubo que tirar de oficio con algún susto final, para lograr una victoria que pone al equipo blanco 2-0, a un solo paso de una nueva Final Four.

 En casa de lograr una victoria en los 3 partidos que quedan, algo muy plausible, Laso jugará su tercera final consecutiva, esta vez en Madrid, seguramente con la única opción de ganar para seguir entrenando al equipo blanco.

 Para ello el equipo debe mantener una regularidad que no tiene, jugando siempre a destellos, a veces con tremendas rachas ofensivas seguidas de grandes agujeros. Eso, en partidos de tantísima tensión contra los mejores rivales del continente es un suicidio, como se ha demostrado . Pero todavía queda un partido para eso y como decía al principio el baloncesto es impredecible…

Un empate peligroso: Atlético de Madrid 0-0 Real Madrid

El Real Madrid jugó mejor, tuvo más ocasiones, controló el juego durante más tiempo y sin embargo, se marcha del Calderón con un empate a cero, que sin ser un resultado malo si es un resultado peligroso.

 La sensación que dejó el equipo de Ancelotti fue parecida a la que dejó en el Camp Nou: el equipo dominaba al rival pero no lograba materializar las ocasiones a pesar de desplegar el mejor juego de la temporada. Mientras que la defensa funcionó ayer, con un Varanne especialmente imperial, y el medio del campo demostró que tiene que estar formado por el trío de Modric, Kroos y James, la delantera, la famosa BBC se quedó atrás. La tan mentada pegada no es tal y el equipo parece depender en exceso de los goles de Cristiano Ronaldo.

 Se vio incluso a Benzema demasiado generoso, algo que le ha pasado también a Bale, que tras las críticas sobre si era muy chupón o no, perdió parte de su instinto de goleador. Ayer se echó de menos a ese delantero centro rematador, no necesariamente tan brillante como Karim pero si más determinante de cara a portería.

 El 0-0 se suma a otros tantos partidos del Real Madrid sin ganar al Atlético de Madrid, y lo que es más preocupante sin marcar ni un gol. Es evidente que el equipo del ‘Cholo’ está creado y entrenado para resistir grandes asedios ofensivos. Es su principal cualidad junto con la capacidad de generar ocasiones en balones parados o en errores del contrario.

 Y ese es el gran problema del Real Madrid para la vuelta, que por un lado necesita al menos marcar un gol y que por otro, no puede permitirse ni un error, especialmente en esos corners que tanto daño hacen. Viendo a Oblak o a Bravo o incluso en Europa a Courtois y Neur da la sensación hace tiempo de que el Real Madrid juega en inferioridad de condiciones con Casillas.

 No vamos a discutir aquí el rendimiento pasado de Casillas ni los títulos logrados ni tampoco a analizar su etapa con Mourinho. Ni siquiera su labor actual como capitán o compañero. Nada de eso importa. Lo que importa es su desempeño en el campo, la seguridad que da a su defensa y garantía de victoria a su equipo. Y hoy por hoy, por las circunstancias que sean: edad, motivación, falta de entrenamiento, ansiedad, etc.., la realidad es que Casillas genera más dudas que certezas. Tampoco se si Keylor Navas es el indicado ni puedo juzgar su labor conforme a unos pocos partidos.

 La vuelta de cuartos será en el Bernabeu y el Atlético de Madrid querrá cobrarse su venganza de la final de Lisboa. El Real Madrid debe impedirlo sino quiere ser de verdad el segundo equipo de la capital.

El séptimo derby: Atlético de Madrid -Real Madrid en Champions League

El séptimo duelo esta temporada entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid tiene como elemento diferencial que por primera vez Ancelotti podrá contar con su alineación titular, la que sirvió para encadenar la racha de victorias y para ver desplegar al Real Madrid su mejor juego.

 Ese dato no sirve como excusa para justificar que en los anteriores seis duelos, el equipo blanco no haya sido capaz de ganar al equipo del ‘Cholo’. Simplemente jugaron mejor y tuvieron más claras sus estrategias.

 Y además, ha ocurrido incrementando cada vez más la diferencia. Si en los primeros duelos, allá por el verano en la Supercopa de España, la distancia era pequeñísima y la impresión era que el Real Madrid dominaba los partidos pero no era capaz de rematarlos, ya en el último derby, el 4-0, todo cambio, con un Real Madrid absolutamente desdibujado y un Atlético dominante.

 No parece que esa vaya a ser la tónica de esta noche. Este Real Madrid no es el mismo que el de febrero, y aunque parezca mentira, la mera presencia de Modric todo lo cambia, combinado con la vuelta de James y el retorno de Cristiano Ronaldo. Y además, es otra competición diferente, ni más ni menos que la Champion League.

 Y es que en dos meses pueden cambiar muchas cosas en el fútbol. Supongo que eso es lo que pensarán los jugadores del Real Madrid, con ánimo de revancha ante un rival que se ha mostrado como el más difícil para Ancelotti.

 El técnico italiano no sabe o no puede contrarrestar el juego de los del ‘Cholo’. Parece que siempre va un paso por detrás que el técnico argentino. Cuando no es una jugada de estrategia que rompe el partido es un error de la defensa o simplemente una diferencia de intensidad en las jugadas que decantan  los balones y las oportunidades hacia el bando rojiblanco.

 Bien haría Ancelotti en tener en cuenta todas estas variables. Los del ‘Cholo’ además sufren cuando llevan la iniciativa, y se benefician por el contrario con la ansiedad del rival.

 No es un partido de 90 minutos, sino de 180 y el resultado en la ida puede ser determinante. Por eso, los blancos deben jugar con inteligencia. Solamente así y jugando con la misma intensidad que el Atlético, podrá este Real Madrid superar a un rival que ahora mismo es la gran bestia negra blanca.

Fin de semana blanco

El fin de semana se saldó para el Real Madrid como club como un éxito total, tras recortar al Barcelona dos puntos, ganar el derby baloncestístico y afrontar una semana con calma y tranquilidad.

 En el partido contra el Eibar, los suplentes del Real Madrid sacaron el partido adelante con comodidad. En el 3-0 marcó Cristiano Ronaldo, que ha recuperado la sonrisa y la voraridad, Chicharrito, que demuestra que con minutos no es tan malo y puede aportar al equipo y Jesé, que a pesar del gol, parece que ha perdido gran parte de su chispa para cambiar la dinámica de los partidos.

 Sirvió el partido para que descansasen todos los titulares, a excepción de Modric, Ramos y Pepe, que jugaron media parte, y el incansable Cr7. Así pues, este martes el Real Madrid no tendrá el cansancio como excusa ante un Atlético de Madrid que se volvió a dejar puntos y que empieza a dar muestras de cansancio. Aún así, será un partido como los anteriores, de máximo peligro para el Real Madrid.

 El Barcelona por su parte también se dejó dos puntos tras ir venciendo por 0-2. El Sevilla ha convertido su campo en un fortín y lo volvió a demostrar remontando un difícil resultado. El equipo de Luis Enrique todavía no ha demostrado la capacidad para mantener el nivel durante 90 minutos. Es cierto que cuando muestra la versión de la primera parte es un rival temible, pero también lo es que se rompe con facilidad en el medio del campo y concede muchas ocasiones.

 Por su parte, en la sección de baloncesto, los de Laso se impusieron otra vez al Barcelona, demostrando que le tienen cogida la medida al equipo azulgrana. El partido fue empatado hasta el último cuarto, momento en el cuál apareció el mejor Carrol, con una exhibición que hacía tiempo que no realizaba con los blancos. Fue noticia para disputar la ronda previa a la Final Four y para afrontar un duro final de temporada en la liga ACB.

El Real Madrid salvó su primer Match Point

El Real Madrid salvó su primer match point, de manera similar al Barcelona el fin de semana pasado en Balaídos: jugando regular pero sacando el partido adelante.

 Eso hizo el Real Madrid gracias a una gran jugada de Carvajal y gol de Cristiano Ronaldo y gracias a James, que cuajó un gran partido. Parece claro que el colombiano y el croata Modric son piezas claves en este equipo. Ahí es labor de Ancelotti incluir a Isco de vez en cuando en el 11 titular, y rotar a los jugadores. Ahora que se jugará cada tres días es importante que esto suceda.

 Partidos como el de Vallecas van a ser habituales hasta el final de liga. El gol y algo de suerte pero también el arbitraje van a ser relevantes. Ayer hubo una jugada le habría facilitado el partido al Real Madrid, un clamoroso penalti a Cristiano Ronaldo. Fue tan llamativo que hasta Ancelotti, siempre moderado, lo reclamo.

 Dejo el vídeo del penalti que en directo me pareció clarísimo y que viendo en vídeo es posible que sea uno de los penaltis más claros que he visto nunca. No se si el árbitro estaba lejos, si influyó el hecho de que fuese Ronaldo, si la caída fue rara o que pasó. Pero penaltis así no pitados no se pueden permitir. Ni con el Real Madrid ni con el Rayo Vallecano, ni en cualquier partido de primera división

La hora de Carla Suárez

Con Nadal lejos de su mejor forma y sin un relevo claro posible, la irrupción de Carla Suárez es una magnífica noticia para el tenis español, pero especialmente para el femenino.

 Sin grandes estrellas españolas femeninas desde hace más de una década, tras la coincidencia en el tiempo de dos de las mejores jugadores de la historia, Arancha Sánchez y Conchita Martinez, la presencia de Carla es un motivo de ilusión.

 La tenista canaria, que ahora cumple 26 años, siempre ha tenido talento. Esa calidad se ve en el golpe de revés y en su drive cuando lo deja correr. Pero de nada sirve si no está acompañado de buen físico y sobre todo de fuerza mental. Ese factor tan determinante en el tenis y que tan bien representa Rafael Nadal.

 La fuerza mental, la tranquilidad necesaria en los puntos importantes, la sangre fría para definir, la capacidad de olvidar los errores o de mejorar las prestaciones, es un elemento diferencial en los jugadores que son número 1, pero es también algo que muchos tenistas nunca llegan a dominar. En el circuito español hay varios casos de tenistas españoles tan talentosos o más que Nadal, que no obstante no han ganado ni una cuarta parte de sus títulos.

 Ahora, tras una temporada brillante, a Carla Suárez le llega una oportunidad de oro de aumentar su confianza en su tenis y de paso ganar un título. La madurez tiene mucho que ver en esta temporada. Con 26 años se puede caer en la irrelevancia pero también aprender de los errores y disfrutar del tenis. Eso parece estar haciendo esta pequeña tenista española que destila calidad por los cuatro costados, pero que necesita la confianza que da el éxito y los títulos.