Monográfico Derby: Análisis de los equipos (2)

¿Alguién se acuerda de la moción de censura contra Laporta? ¿Se habría acordado alguién si el Barcelona además de perder el primer partido contra el Numancia no hubiese sumado en los siguientes 4 partidos más de 6 puntos? La respuesta a las dos preguntas se resume en una palabra: resultados.

Se dice con frecuencia que un club deportivo es como una empresa, la gran diferencia es que al final la gestión es buena o mala en función de los resultados.Y éstos no siempre son el fiel reflejo de una buena o mala gestión, al menos en el corto plazo.

Estos dos párrafos me sirven para explicar la situación social actual del Real Madrid y del Barcelona, que  4 meses despúes han intercambiado los papeles. Después de ganar la liga, el Real Madrid parecía un coro celestial donde todo eran buenas intenciones mientras que en el Barcelona a punto estuvieron de comerse vivo a Laporta.

Lo realmente difícil es conseguir una buena situación social en clubes con tanta presión por ganar, y con más de 60.000 socios, donde es muy fácil encontrar a gente descontenta. En el caso de Laporta, tuvo la sangre fría de esperar a ver los resultados que daba Guardiola, sabiendo que los nuevos fichajes y la ilusión que siempre genera un nuevo técnico y temporada calmarían los ánimos. Por supuesto le han acompañado los resultados porque sino estaría en la calle esperando en una esquina a su buen amigo Calderón. Ahora la situación se ha invertido y Calderón, que no supo aprovechar la inercia de ganar dos ligas para granjearse a los socios, está nadando contracorriente, intentando perder todo el lastre posible para no ahogarse.(primero Shuster y luego Mijatovic si no se endereza el rumbo)

Otra gran diferencia es la presencia masiva de Calderón el los medio y la contención de Laporta. El año pasado la situación también era distinta y no fueron pocas las situaciones en las que vimos a Laporta fuera de tono.

En cuanto a la gestión económica de ambos clubes, sin ánimo de profundizar en los grandes números diría que es parecida. Ocurre lo que siempre pasa cuando hay asambleas y varias corrientes enfrentadas, los números nunca cuadran. No creo que haya habido asamblea (al menos en el Madrid) en la que no haya saltado alguien afirmando que los números son falsos y que hay una gran deuda. Aqui no estoy defendiendo ni mucho menos la gestión contable de Caldeórn pero si defiendo que se respete a los aficionados y no se nos tome por tontos, aludiendo dos puntos claves:

1)La deuda: se habla demasiado de esta palabra de manera despectiva, como si los ciudadanos de a pie no viviesen todos(o casi) con una hipoteca. La gente vive con ella como lo hacen las grandes empresas como Telefónica  por ejemplo. Todos tienen deudas, a corto y a largo plazo porque nadie guarda en caja el dinero para pagar la próxima operación en efectivo.Tampoco los ciudadanos de a pie. Se trata de determinar si esa deuda es asumible o si por el contrario aumenta cada año.

2)El problema no es la deuda, sino los ingresos y los gastos. Si la relación es negativa entonces preocupate como empresa o ciudadano.Pero si es positiva, entonces se puede ir recortando y aumentando la deuda en función de las necesidades. No soy un experto en la materia pero resulta razonable que lo importante sea conocer que ingresos se tienen y como evolucionan, y de igual manera con los gastos.

Hace poco , sin embargo, lei una entrevista de Calderón donde hablaba de un modelo agotado por la entrada de capital árabe en los clubes.Y ahí es justamente donde hay que exigirle nuevas ideas, incremento de los ingresos por marketing,etc..Y esto se consigue cuando el equipo gana y da espectáculo, creando el círculo virtuoso. El Barcelona de Laporta tiene ahora el viento de cara y parece que todo marcha todo lo planificado.Pero ya sabemos que el fútbol mandan los resultados y si son malos no hay entrenador ni dirigente que aguanten el vendaval

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *