El Real Madrid sale vapuleado de Anfield

Los que de manera inocente creímos en la remontada, pensamos en el mejor Real Madrid de la Copa de Europa, aquél que avasallaba a sus rivales en el Bernabéu y que también los miraba de frente en territorio ajeno. Como dice Redondo cuando el Real Madrid visitó Old Traford los jugadores creían en sí mismos, tenían mentalidad ganadora y no se arrugaban en ningún campo. Justo lo que faltó ayer.

Liverpool 4 Real Madrid 0

Marcador indicando el Liverpool 4 Real Madrid 0

Después del espectacular repaso del Liverpool, con 45 minutos en los que el equipo blanco apenas olió el balón se confirma lo de los últimos 4 años. Es decir, a este Real le falta grandeza, le falta empaque y todos los jugadores que parecen buenos en la liga doméstica se diluyen como azucarillos en Europa.

No se si pensar que es falta de calidad o falta de carácter, o incluso los dos. También se me ocurre que es un equipo con jugadores claves muy jóvenes. Ninguno de ellos estuvo bien: a Gago se lo comieron en el medio y apenas dio un par de buenos pases; Higuaín fue incapaz de controlar un balón y Ramos demostró que se ha estancado. Por si fuera poco, Pepe se fue desquiciando y a Lass le faltaron los apoyos.

Aunque también es cierto que los más veteranos como Cannavaro,Heinze o Raúl no están tampoco a la altura. Lo peor de todo es que ninguno de ellos dio la sensación de peligro, ninguno dio un pase adelante y dijo aquello de «aquí estoy yo». Y el que menos de todos Robben, un jugador con inmejorables cualidades que todavía no ha demostrado su valía en los grades partidos.

Uno a uno todos los jugadores del Real Madrid fueron superados por sus pares; Torres no tiene ni comparación con Raúl; el medio de campo rojo se merendó al merengue; Gerard es simplemente mejor que cualquier jugador blanco. Y sobre todo Benitez fue mucho más listo y hábil que Juande Ramos. Ya sea porque tiene un equipo ya maduro o porque supo motivar mejor a sus jugadores, dio la sensación de que el Liverpool en el total de los 180 minutos , lo tenía todo absolutamente controlado.

Son ya cinco años sin pasar ninguna eliminatoria, y lo peor de todo dejando una terrible sensación de impotencia. En el partido de ayer parecían dos equipos de distintos niveles. Uno rápido, potente que siempre se adelantaba a todos los balones, el otro lento, impreciso, superado. Solamente queda aquello de nos salvamos de la goleada gracias al portero. Gracias a un magnífico Casillas no se produjo un resultado de escándalo. Pero esos eran los típicos comentarios que se oían antes en el Bernabeú cuando el mejor del equipo rival era portero ,precisamente porque el Real Madrid llegaba tantas veces que le daba la oportunidad de lucirse.

Tampoco ayudó el árbitro todo hay que decirlo, aunque sin esas dos jugadas claves no creo que nadie dude que el Liverpool habría barrido en todo caso al Madrid. también eso diferencia a los equipos grandes, que son capaces de superar los golpes arbitrales, cosa que no supo hacer el Real Madrid que parecía realmente desquiciado.

Aquellos tiempos están muy lejanos y hasta nuevas noticias sólo nos queda su recuerdo, y bueno también la comparación con un Liverpool que vapuleó al Real Madrid de la misma manera que aquel solía hacerlo con sus rivales.

Y mientras cuento esto se oye de fondo: ¡»You will never walk aloneeeee»!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *