Tiger Woods: El tigre cazado

Como si de un tigre de bengala se tratase, el mejor golfista del mundo y posiblemente de la historia, ha sido cazado en plena jungla.  Hasta ahora había conseguido mantenerse siempre alerta y evitar los ataques, pero finalmente en un pequeño momento de debilidad se han destapado todas sus vergüenzas.

Tiger Woods (USA) speaking after round 2 of the Hero World Challenge, Isleworth Golf & Country Club, Windermere, Orlando Florida, USA. 05/12/2014 Picture Fran Caffrey, www.golffile.ie

Tiger Woods (USA) speaking after round 2 of the Hero World Challenge, Isleworth Golf & Country Club, Windermere, Orlando Florida, USA. 05/12/2014
Picture Fran Caffrey, www.golffile.ie

Aquel que hace nada aparecía como la imagen perfecta del deportista y marido se ha destapado como un mujeriego sin límites, hasta el punto de simultanear mas de una y de dos relaciones a la vez. Todo un prodigio de gestión del tiempo sino fuese porque se suponía que estaba felizmente casado.

Más allá de la dimensión amarillista de la historia, que sin duda la tiene, y bien se está aprovechando la prensa de ello, me gustaría enfocarme en la dimensión publicitaria de la noticia. A Tiger Woods le van a salir realmente caras sus aventuras, no ya sólo por el previsible divorcio, sino por dejar de ingresar unos suculentos ingresos en publicidad.

Pudiera parecer que Tiger representa solamente su imagen de deportista de élite, cuando en realidad representaba el modelo de persona hecha a si misma, honesta y respetable. Al destaparse todos sus escándalos extramatrimoniales también se devalúa su imagen y por eso inmediatamente todos sus patrocinadores pliegan velas y buscan un modelo mejor. ¿Acaso no sigue siendo Tiger el mejor golfista del mundo? Lo es, sin duda, pero su imagen ya no se asocia con la excelencia deportiva sino con la infidelidad y la mentira. Y ciertamente resulta muy perjudicial para una marca que su logo e imagen se asocien con estos valores tan poco familiares, y más en un país como Estados Unidos-

Algo similar le pasó a otro gran deportista y mito viviente de la natación, Michael Phelps. Sus imágenes fumando dieron la vuelta al mundo, y rápidamente repercutieron en sus ingresos por publicidad. También, al igual que en el caso de Tiger afectó a su rendimiento y puso en entredicho toda su carrera.

Phelps-fumando

Michael Phelps fumando en una fiesta

Ya no se trata por tanto de ser el mejor en tu disciplina sino que cuando representas a marcas multinacionales debes aparecer además como un modelo de persona. Lo cuál no es más que una gran hipocresía.¿O es que acaso el común de los mortales no comete o ha cometido errores iguales o peores que estos dos grandes deportistas? Cuando se entremezcla la vida privada con la vida deportiva o política como en el caso de Bill Clinton entramos en un peligroso terreno en el que nadie está a salvo.

Aunque lo cierto es que las marcas que pagan pueden exigir unos determinados comportamientos que sin duda Tiger y Phelps no han cumplido. Quizá como exigió en su día Julio Cesar a su joven esposa, la mujer del César no sólo debe ser casta sino parecerlo.

Un pensamiento en “Tiger Woods: El tigre cazado

  1. Pingback: Sobre Ribery,Benzema y las prostitutas | Que Viva El Deporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *