El Cristianismo predicado por Cristiano Ronaldo

Para cualquier persona ajena al mundo del fútbol o simplemente no madridista, la definición de cristianismo, sería aquella religión monoteísta de origen semita que se basa en el reconocimiento de jesus de Nazaret.

Para mi, y para la mayoría de madridista el cristianismo es la adoración a Cristiano, jugador único e irrepetible. Sabíamos que era bueno, que metía goles y que por sí sólo podía cambiar los partidos. Ahora bien, carecíamos de la fe necesaria para creer que por sí sólo el madridismo volviese a renacer. Con Cristiano Ronaldo en el campo todo es posible. Goles imposibles, regates, virguerías impensables y muestras de su explosiva personalidad.

Se han criticado mucho las acciones de Cristiano contra el Almería. No seré yo quien justifique dos acciones tan estúpidas como innecesarias, pero si diré que con Cristiano vemos a un jugador real, con personalidad, que dice y hace lo que piensa, y que no se esconde tras clichés.

Estoy cansado de los tópicos: el fútbol dura 90 minutos, lo importante es el equipo o no hay rival pequeño. Para Cristiano Ronaldo no existen esos tópicos y si le preguntan por el Barcelona dice por ejemplo que quiere marcar 10 o 20 goles. Acostumbrados al modelo institucional y politicamente correcto de Raúl, Cristiano resulta demoledor, explosivo e incluso demasiado agresivo. Le sobra testosterona por los cuatro costados.

No digo que la actitud de Cristiano sea buena, simplemente digo que es necesario devolver al fútbol la pasión representada por tipos tan ambiciosos y competitivos como Ronaldo. Una pasión muy al estilo inglés, y que para mi representaba a la perfección Beckham, también vilipendiado en su día por todo el fútbol inglés por autoexpulsarse en un mundial.

Después de lo de Almería he visto múltipes reacciones, y me atrevo a afirmar, que a partir de ahora, Cristiano Ronaldo será un ídolo incondicional para madridistas y un auténtico villano para los no madridistas. Al estilo de Etoo o Simeone. Son jugadores que por su personalidad conectan con la grada a través de los instintos más bajos; ya sea odio al rival, agresividad no contenida,venganza o rabia. Estos instintos hacen a los jugadores más auténticos.  La diferencia en el caso de Ronaldo es que hace cosas con el balón que ellos dos no hacían. Ni ellos ni nadie, por eso es tan sobrenatural.

Además está su lado comercial, la imagen que trasmite de potencia, velocidad y fuerza. Seguro que sería perfecto para anunciar armas. Como leía por ahi, Ronaldo es un arma de destrucción masiva.

Cristiano Ronaldo es excesivo en todas sus facetas. No conoce el término medio y tan pronto se dedica a hacer regates innecesarios, como de repente revienta en un ataque desbordado de felicidad tras marcar un gol. Es incluso excesivo en su faceta goleadora, alcanzando registros simplemente imposibles, como 6 goles en 4 partidos de Champion, o un gol en liga cada 89 minutos. También es excesivo en su faceta comercial por la capacidad que tiene de captar la atención de todos los sectores.

En definitiva, ya sea por su personalidad, su imagen o su calidad futbolística, Cristiano Ronaldo es quizá un jugador único en la historia.  Me decía mi buen amigo Juan ayer, que el madrid había engañado al Manchester pagándole «solamente»  90 millones. Y lo cierto es que si sigue a este ritmo al Madrid le puede parecer hasta barato.

Cristiano Ronaldo no es un sólo un gran jugador es a la vez 3 grandes jugadores. Tiene la pasión y capacidad comercial de Beckham, el gol y desborde del Ronaldo brasileño y hasta las bicicletas y virguerías del mejor Robihno.

1 comentario en “El Cristianismo predicado por Cristiano Ronaldo

  1. Realmente es un espectáculo en estado puro, solo por él ya merece ir a ver un partido de futbol. Esto es lo que necesitaba el Madrid y cualquier equipo en definitiva: futbol en estado puro para lo bueno y para lo malo. Bekcham ya fue barato, este si sigue así será regalado. Una máquina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *