No diga Baloncesto, diga RI – CKY – RU – BIO

Me bastaron 5 minutos para ver un partido de baloncesto. Jugaba ayer el Barcelona en su campo contra el Montepaschi de Siena, y lo único que vi fue a un jugador mayúsculo, sobrenatural. Un chaval de 19 años dominó esos 5 minutos como si tuviese 32 y se llamase Magic Johnson. Robó los dos primeros balones, anotó un triple, dos tiros libres y dió dos asistencias preciosas.La primera un bonito pase por la espalda en contraataque y la segunda un alley-opp lanzado desde la línea de tres puntos.

Con eso me bastó para saber que el partido lo iba a ganar el Regal Barcelona. Efectivamente lo hizo, con unos números de Ricky espectaculares. Una valoración de 33, con 10 asistencias, 14 puntos(9/10 en libres,1/1 en triples y 1/3 en canastas de 2), 4 rebotes y 9 faltas recibidas.

Lo mejor de este jugador es que solamente estamos viendo una versión poco evolucionada. Como el Gasol del Barcelona todavía se vislumbra un potencial tan tremendo que podríamos decir que estamos ante una versión 1.0 de Ricky.A pesar de estar en un equipo tan competitivo como el Barcelona, que tiene sin duda la mejor plantilla de Europa, el joven Ricardo se ha hecho un hueco como jugador indispensable. Una de las dudas de muchos, entre ellos yo mismo, era saber si jugaría los suficientes minutos para seguir su aprendizaje.La respuesta es afirmativa, sin duda.

Me sorprende que se critique su falta de tiro o su poca anotación de 3 puntos.Estamos hablando del mismo chaval que le marcó 51 puntos a Rusia en la final del Europeo sub16 . Los jóvenes no llegan a los equipos grandes y empiezan a lanzar tiros como si fuesen veteranos.Necesitan un periodo de adaptación y consolidación. Además, Ricky no es un anotador al uso.No es un tirador nato, es un base completo que puede cubrir todas las facetas del juego. Eso si, a medida que coja galones irá tirando más y más como ya se empieza a vislumbrar.

Tras pasar por lo peor: con los rumores de su fichaje, la mayoría de edad, los focos, la prensa , se puede decir que el proceso de maduración continúa su curso. No es fácil ser el centro de atención y rendir al máximo nivel.Y como cualquier chaval Ricky ha podido experimentar cierta zozobra.Sin embargo, todas las dudas parecen superadas y ya empezamos a ver no a una promesa sino a un crack en toda regla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *