Rafa Nadal, el mejor tenista del mundo

Puede sonar contradictorio, pero Rafa Nadal es hoy el mejor tenista del mundo a pesar de que compite con el que muchos pensamos que es el mejor tenista de la historia, Roger Federer.

Ha demostrado Rafa durante toda esta temporada un estado de forma y una capacidad de aprendizaje que hasta ahora no habíamos visto. Me he detenido muchas veces en analizar la fuerza mental de Nadal, pero pocas veces he hablado de su capacidad de aprendizaje.

Me cuesta recordar, viendo al Nadal actual completo en todos los sentidos, sus comienzos. El primer recuerdo que tengo de él es el de un chico de unos 15 o 16 años, con un cuerpo de adolescente, sin formar, sin muscular. Un chico más bien enclenque, que se movía sin embargo por la pista sin dar una bola por perdida. Tenía ya entonces, como parte de su ADN, la mentalidad ganadora, fruto también de la educación que le ha dado su tío y entrenador.

Con la mayoría de edad Nadal empezó a exhibir esos músculos que ha ido perfeccionando poco a poco, fruto no de la genética, sino del esfuerzo. Se sumaba a su fuerza mental, una fuerza física necesaria para afrontar el reto de ser uno de los mejores del circuito.

Tenía todavía Nadal muchas lagunas en su juego, como es propio todavía de un chaval en formación. Aprovechaba su calidad para imponerse con la derecha pero se le veía un revés, un saque y una volea aún con muchas carencias.

Nadal fue poco a poco ganando torneos e imponiéndose a los mejores mientras muchos pensaban que era por su fuerza física y mental. No sabían que Nadal también tenía la capacidad de aprender y mejorar a una velocidad espectacular.

Pronto mejoró su revés tanto en fuerza como en calidad. Eso le permitió variar su juego y ser más peligroso. A esta mejora se le sumó un saque más potente y una volea más efectiva. Lejos sin embargo todavía de los mejores del circuito.

A pesar de no tener un juego tan completo como el de Federer, Nadal era capaz de ganar torneos, no sin esfuerzo. Pero lejos de conformarse siguió mejorando y ambicionando lo máximo: ganar en la catedral del tenis, Wimbledon. Para ello, Nadal tuvo que sufrir varios años de derrotas y reveses, pero eso sí, siempre mejorando. Hasta que su mejora fue tal que pudo permitirse mostrar un sorprendente revés cortado, que firmaría el propio Federer. Incrementó de nuevo la potencia de su saque y mejoró la volea. Mejoras que le permitieron ser número 1 y ganar Wilbledom.

Cuando Nadal había ganado lo que muchos grandes tenistas no iban a ganar en toda su carrera todavía era un jovenzuelo. Un chaval que parecía un veterano pero que en realidad seguía teniendo la capacidad de aprendizaje propia de los chicos de su edad. Chicos como Murray o Djokovic a los que se les supone una gran calidad y potencial pero que todavía no han ganado ni un cuarto de lo que ha ganado el balear.

Y como Nadal no conoce límites siguió mejorando su juego. Lo ha hecho de tal manera que ha mostrado en este Open USA un saque espectacular. Ha incrementado la velocidad de su primer saque en varios kilómetros horas, ha incrementado el número de Aces y ha mejorado su efectividad. Todavía no está a la altura de los grandes sacadores y difícilmente alcanzará ese grado de efectividad, pero si ha conseguido con su saque tener una herramienta más para ganar a sus rivales.

Con sus 24 años, Nadal sigue teniendo una larga carrera por delante y todavía le quedan aspectos que mejorar, aunque cada vez menos. No es el tenista completo que es Federer pero éste le saca varios años. Precisamente tuvo que mejorar el suizo en su día lo que Nadal ya “traía de fábrica”, la mentalidad. Con la edad de Nadal, Federer no había logrado tantos títulos. Ni él ni ningún otro, a pesar de ser seguramente el mejor de la historia.

Tengo únicamente una duda, cada vez más pequeña, de si Nadal será capaz de batir todos los récords y ser considerado como el mejor de la historia. Por progresión de edad ya lo es, habiendo logrado con 24 años más títulos que nadie. Ha logrado también el récord de partidos ganados en tierra, record de master series ganados, y el récord de ser el jugador más joven en ganar los 4 grandes.

Solamente se interpone en el camino de Nadal las lesiones, y aún así, este año ha logrado superarlas. Y lo ha hecho con cabeza, planificando mejor sus torneos y resolviendo antes los puntos. Ha logrado precisamente su mejor año después de un año plagado de lesiones y dificultades. Y eso le da aún más mérito a los logros de Nadal.

Se me agota el espacio pero no los calificativos porque Nadal es lo más espectacular que hemos visto. Que un deportista español tenga opción a ser considerado el mejor de la historia lo hemos visto pocas veces. Con Induraín en ciclismo y poco más.

En su mano está seguir logrando títulos, aunque tendrá que superar muchos obstáculos, siendo uno de ellos la complacencia. No es fácil ganar siempre. Requiere una motivación constante y un esfuerzo mental que es más agotador que los partidos en sí mismos. Lo vemos ahora con Federer, cuya clase y técnica está fuera de lugar, pero que sin embargo cada vez tiene más dificultades para ganar partidos y torneos. Y es lógico si pensamos que el suizo se ha hartado de ganar, con el record impensable de semifinales consecutivas en gran Slam, o el record de partidos ganados en hierba. Sin embargo, el suizo es como Nadal, humano, aunque a veces no lo parezca.

Nadal por ahora no ha desconectado nunca ese gen ganador, pero las victorias y el cansancio mental agotan a cualquiera. Y sin embargo todavía nos quedan por disfrutar muchísimas victorias de un gigante, de un campeón con mayúsculas, Rafael Nadal, quizá el futuro mejor jugador de la historia del tenis.

4 comentarios en “Rafa Nadal, el mejor tenista del mundo

  1. Muy buen Charly, muy bueno…actualmente, es el nº1 del Mundo, ha ganado 3 de los 4 grandes del año, por lo que sin duda, a día de hoy es el mejor sin duda alguna.

    Sólo el tiempo, dirá si se convierte en el mejor de la historia o no. Está claro, que si las lesiones le respetan, lo único que tiene que hacer, es mejorar técnicamente en muchos aspectos, para que pueda limitar el riesgo a lesiones, variando su estilo de juego; ya ha mejorado mucho, evidentemente, por su capacidad de sacrificio y constancia en el trabajo diario, y eso, es su principal sello de calidad.

    Eso sí, un pequeño apunte, en lo que dices de sus «músculos», el 75% es una componente genética, algo innato y propio, que le viene de familia, tiene una materia prima con la que viene de casa, aunque definirlos, es cosa suya y de su entrenamiento. Es el claro ejemplo de deportista, fuerte metalmente, competitivo, sacrificado y que disfruta enormemente con lo que hace (ésa, es para mí la clave de todo), con un entorno y asesoramiento adecuado, que le han hecho estar y llegar, donde lo vemos ahora mismo y que todos deseamos que dure mucho tiempo.

  2. ¡Bravo! Yo destacaría un aspecto que no es totalmente deportivo. Aspecto que le diferencia de otros tenistas españoles que han llegado alto (ni de lejos a Nadal, pero si han hecho cosas bonitas). Su humildad y su ausencia de arrogancia. En comparación con Verdascos o Moyás que se creen monarcas del tenis. Sé que suena a topicazo el tema de la humildad de Rafa, pero creo que es esa humildad la que le puede llevar a querer más y más.

    • Conviene leer los post y no solo los títulos, e incluso ver también la fecha del post. Comienza así el artículo: «Rafa Nadal es hoy el mejor tenista del mundo a pesar de que compite con el que muchos pensamos que es el mejor tenista de la historia, Roger Federer.

      Y conviene también diferenciar entre mejor tenista del mundo, o del momento, como lo fue Djokovic, y mejor tenista de la historia. Da la casualidad de que ahora mismos Federer es las dos cosas, pero no creo que nadie pueda discutir que en los últimos años no ha sido así, y esta vez a los números me remito yo.

      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *