El día que el deporte rey fue herido de muerte

Han sido días duros para el deporte en general y para el atletismo en particular tras la Operación Galgo. A falta de conocer con más detalle la operación no nos queda más remedio como amantes del deporte que mirar hacia adelante. Lo haremos con un poso importante de sospecha, que iremos olvidando poco a poco a medida que nos volvamos a ilusionar.

Desde este blog se ha criticado duramente el dopaje y se seguirá haciendo. Por eso quería finalizar la serie de artículos que inicie con el triple post de Alberto Contador con una opinión distinta de uno de los habituales de este blog, Richard. Una persona con opiniones a veces contrapuestas a las mías pero en todo caso argumentadas. En este artículo nos da una visión como apasionado del atletismo y como deportista decepcionado con lo que está ocurriendo, valorando aspectos tan importantes como los económicos.  No os lo perdais.

Gracias Richard.

________________________________________________________________________________________

Nueve de diciembre de 2010, pasadas las 10 de la mañana, me entero, a través de la página de marca, que la Guardia Civil, hecho registros en Alicante, Madrid, Las Palmas y Palencia, en distintos domicilios de importantes atletas, entrenadores y médicos de la élite del deporte nacional; entre ellos, nuestra gran campeona del Mundo y subcampeona de Europa de 3000 metros obstáculos, galardonada como mejor atleta del año, y catalogada, como la mejor atleta nacional de todos los tiempos, Marta Domínguez; además de su entrenador, César Sánchez; Manuel Pascua, uno de los entrenadores de más renombre y reputación del país y un viejo conocido en estos temas, principal inculpado en la “Operación Puerto”, mi paisano, el Dr. Eufemiano Fuentes.

Marta Domínguez cruzando la meta

Marta Domínguez cruzando la meta

Pocas horas después, se confirman sus detenciones, así como la puesta en libertad con cargos, de nuestra Marta…me he quedado helado, frío y completamente sorprendido, defraudado, dolido, molesto. Por primera vez, en muchos años, una fría sensación de decepción y frustración deportiva, recorre mi ser, no puedo creer lo que he oído, visto y leído. Mi amor por el atletismo, el deporte rey, por mucho que digan los futboleros, porque éste, es el rey de todos los deportes, es inimaginable para muchos y este tipo de noticias, duelen muchísimo.

Antes de entrar a valorar los hechos, quiero advertir, que no estoy a favor de las prácticas “dopantes”, ni las defenderé y, ni mucho menos, defenderé a quien se exponga a ellas y, ni mucho menos, a quien las incita o promociona. Todo lo contrario, básicamente, porque no creo que una marca, medalla, cheque o contrato publicitario, merezca correr tanto riesgo para la salud, e integridad física de uno mismo, hasta esos límites. Aún así, voy a tratar de dar un punto de vista, objetivo, sencillo y claro, de toda esta situación, porque los medios de comunicación, y la falta de conocimiento e información, lleva a sacar conclusiones erróneas y a expresar calificativos, cuánto menos, equivocados y ofensivos, sin fundamento alguno.

Para empezar, tal y como he comentado en diversidad de ocasiones en otros posts de este blog, el deporte de élite, no es sano para el cuerpo humano, puesto que supone llevar al extremo sus límites, con las consecuencias, a corto, medio y largo plazo que eso conlleva.

Ahora bien, en los últimos 30 años, hemos visto como el deporte de competición, se ha convertido en un filón, socio-político-económico y mediático, por lo cuál, hay una serie de intereses que han ido modificando, vulnerando y “matando”, el romanticismo competitivo, la idea de los antiguos griegos y sus JJOO.

Hoy en día, no conocemos deportista de élite, al que no le rodee un circo mediático, inimaginable, dos o tres décadas atrás, sobretodo, desde la aparición de los representantes, esos personajes, la gran mayoría, de dudosa reputación, que se encargan de llevar en la sombra, la carrera deportiva de sus deportistas. Pero, además, disponen de, su propio médico (o equipo), desde traumatólogo a endocrino, pasando por nutricionistas o cardiólogos.

Como deportistas de élite, dedican su día a día, a la preparación física, con el objetivo de ser los mejores en su profesión y, es aquí donde empieza “la delgada línea roja”, ésa, en la cuál, el deporte, intereses personales y económicos se entremezclan bajo una cortina de humo, porque hay que vivir de ello y, es ahí dónde el dopaje, tiene su perfecto caldo de cultivo. Las razones son muy claras, hay que conseguir resultados para poder obtener la gloria deportiva y el consecuente beneficio económico; si a eso, se le une la presión mediática que ejercen los medios de comunicación, y la opinión pública, antes y después de los grandes campeonatos; que pueden elevar, o hundir, a un deportista y su carrera deportiva, en función de la consecución, o no, de los triunfos esperados o las expectativas planteadas…normalmente, generadas por ciertas personas, instituciones y medios interesados.

Dicho esto, rompo una lanza en defensa de los deportistas, porque, salvo casos muy puntuales (p.ej. Ben Jonhson), desde mi punto de vista, son “muñecos rotos”. Para mí, la razón es muy clara, todos esos intereses externos, hacen que, desde muy pronta edad, sean manipulados e incitados, a dejarse someter a este tipo de prácticas. Personalmente, no creo que sean completamente conscientes de lo que hacen, hasta que es demasiado tarde para poner fin a ello, pero ya no pueden. Y, para mí, es esta manipulación, la que hay que evitar…por lo tanto, esta cadena inicial de la red, es la que hay que perseguir, sancionar y criminalizar. Todo esto, nos lleva a hacernos la pregunta básica, la que todos debemos hacernos, antes de poder entrar a evaluar la situación que estamos viviendo : “¿Porqué ocurre esto…dónde empieza?”…

..Muy sencillo, es endémico, empieza arriba, en las más altas esferas del deporte nacional, ni más, ni menos, porque, en caso contrario, no habrían redes. No es que todo el deporte profesional esté sucio, es que se incita a que lo esté…es lamentable escuchar al presidente de nuestra federación nacional de atletismo, hacer sus pronósticos antes de cualquier campeonato y, cuando no se consiguen, escupir mierda contra la gran mayoría de “sus” atletas.

Para quien no lo sepa, pero se haga una idea, de los intereses económicos, que mueven todo esto, quiero dar algunos datos que servirán para entender mucho mejor, todo lo que se mueve por aquí. Una plafinicación de “mejora médica” deportiva (al límite de la legalidad, claro está), para un deportista de primer nivel, tiene un coste aproximado de unos 30.000€ anuales; si tenemos en cuenta, que un atleta con beca ADO de clase M, atletas medallistas, es de 60mil €/año y, en ingresos por patrocinadores personales, equipo, o carreras con fijo y variable, más las primas que pudiera llevarse, por conseguir marcas importantes (récords nacionales o internacionales), podrían llegar a suponer unos ingresos adicionales entre 20 y 70mil€ más, vamos, una pasta..ni de lejos, equiparable a los sueldos de los de otros deportes, pero que pueden garantizar unos ingresos bastante jugosos, por no hablar, de ganar un nombre y reputación, suficientemente importantes, como para obtener, una posición importante, en alguno de los estamentos del deporte nacional…como por ejemplo, en la Federación Nacional correspondiente, ¿quieren que nombre  que atleta acaba de ser destituída, cautelarmente, como vicepresidenta de la Federación Española de Atletismo?.

Personalmente, defiendo y abogo, por el estudio e investigación, biomédica y tecnológica, para mejorar el rendimiento físico y deportivo de los deportistas, básicamente, porque igual que evoluciona la tecnología, dentro de la industria y la mecánica, para los deportes de motor, o para mejorar los materiales de entrenamiento y competición (cronometraje, calzado, vestimenta, trajes de natación, etc), métodos de entrenamiento, podemos aplicar lo mismo, para que el deportista, pueda recuperar y asimilar mejor su entrenamiento y esfuerzos. Ahora bien, siempre y cuando, no afecte negativamente en la salud del deportista, a corto, medio o largo plazo de tiempo. Dudo muchísimo, que estos médicos de los que tanto se hablan, quieran perjudicar, a conciencia, a sus “pacientes”, básicamente, porque si se les muere alguno o, simplemente quedara imposibilitado para la práctica deportiva, o en el día a día de su vida, quedarían señalados y su vida profesional, truncada rápidamente y marcada para siempre. Eso sí, si influencian o coaccionan a los atletas, para que lo hagan, utilizándolos como cobayas para sus experimentos, la cosa cambia y deberían ser, dura y debidamente castigados.

Se han dicho y escrito muchas cosas estos días, pero la verdad, creo que es algo distinta; es cierto que hay redes, pero la pregunta a responder es:”¿Porqué las hay?” porque es un sistema endémico, está ahí dentro, y los mismos que hablan de “tolerancia cero”, han sido los mismos que se han encargado de protegerlo, empezando desde la permisibilidad ministerial, hasta el último eslabón de la cadena, entrenadores y representantes, que seducen y manipulan a jóvenes atletas, que acaban “prostituyéndose”, porque no ven otra salida, pasando por directivos, médicos y los distintos órganos del CSD y federaciones, tanto nacionales, como territoriales, o acaso, ¿nadie se acuerda ya, que el plan ADO, se creó en 1988 con el objetivo de elevar el nivel de nuestros deportistas, y no hacer el ridículo en la Olimpiada de Barcelona?Efectivamante, los resultados deportivos de nuestro país, en JJOO, presentan un extraordinario punto de inflexión, desde Barcelona’92 (27 medallas, 6 de oro, hasta Seúl’88 en 16 juegos de verano y 12 de invierno, por las 88, con 29 de oro, desde Barcelona, en tan sólo 10 juegos, 5 de verano y otros tantos de invierno). Está claro, que se dedicó mucho tiempo, dinero y esfuerzo a mejoras a todos los niveles, instalaciones, entrenadores, tecnificación, deporte base, etc…aunque también, se dedicó a la investigación de ayudas “ergogénicas”, como las denomina alguno.

No pienso hablar de Eufemiano Fuentes o Manuel Pascua, ni dar nombres, a título individual, porque creo, y estoy plenamente convencido, que no hay culpables a título individual. Personalmente, creo que es algo que vá más allá de nombres y personas en particular, porque cada uno, representa una pieza del engranaje, un eslabón dentro de una cadena muy larga y, aunque que corten algunas cabezas, esta “medusa”, tiene muchas serpientes con muchas cabezas por otro lado, por lo que hay que investigar, perseguir y sancionar, en todas las áreas, todos los deportes y todas las instituciones, desde abajo, empezando por las federaciones regionales, e ir subiendo, poco a poco, hasta llegar a las más altas esferas de nuestro deporte, es la única manera de llegar al fondo de eso.

Antes de terminar, aprovecho para hacer dos puntualizaciones; en primer lugar, toda esta operación, no habrá servido de nada, si nos quedamos aquí. No podemos permitir, quedarnos en la superficie y parar aquí, porque no es un problema, únicamente del atletismo, o el ciclismo; porque, no somos drogadictos, ni traficantes, como la gente de la calle empieza a decir y creer. No se puede manchar y herir de muerte, únicamente un deporte que, como el ciclismo, son minoritarios, pero que requieren de unos niveles de sufrimiento y esfuerzo, tan enormes, que se induce a cometer errores tan graves como éstos. Hay que buscar, en todos los deportes, todos!!El día, que hayan registros y resultados de investigaciones de tal calibre, que asistamos a espectáculos similares, en las dependencias del Real Madrid, Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia, Sevilla y todos los equipos profesionales de fútbol, baloncesto o balonmano; Antonio Puerta, Dani Jarque, Rubén De la Red, Sergio Sánchez y los lamentables casos de muertes súbitas, o fallos cardíacos repentinos, de los últimos años, sólo se han producido en el fútbol profesional, todavía estoy esperando a que ocurra en medio de una marathon, o prueba de pista de un campeonato atlético, en pleno esfuerzo de un atleta. ¿Veremos registros en los distintos centros de entrenamiento de tenis, e incluso, se pueda poner en duda al propio Rafa Nadal, para que podamos creer en la justicia civil y deportiva, así como en la completa limpieza del deporte?.

Y por último, no puedo dejar de mostrar mi más profunda repulsión, hacia la prensa deportiva y medios de comunicación en general. El sensacionalismo hace años que se ha instaurado en nuestra sociedad, la sangre y el morbo, venden y, en los medios de comunicación de nuestro país, hace tiempo que lo han entendido y asimilado, guste o no, puedan hacer daño o herir la sensibilidad de personas, familiares o conocidos de los implicados. La portada del diario Marca, del pasado viernes, día 10 de Diciembre, es lamentable, no se pueden permitir titulares, a toda plana, como el publicado ese día : “MARTA TAMBIÉN ERA MENTIRA” y encima de titular : “Detenida como ‘camello’ de una red de dopaje”…éste, es el rigor periodístico de nuestro país, donde la presunción de inocencia, es uno de los pilares básicos de nuestro estado democrático y constitucional…increíble, porque no ví un titular parecido, cuando se conoció el positivo por clembuterol, de Alberto Contador, mientras tanto, Marta jamás ha dado positivo en algún control (por lo tanto, el titular es susceptible de ser denunciado, puesto que no hay pruebas que demuestren que se haya dopado), pero a él se le ha defendido a ultranza, a pesar de dar justificaciones, de dudosa veracidad; o simplemente, cualquier periódico de tirada nacional, como por ejemplo, El Mundo, del mismo grupo editorial, no se atreven a realizar juicios de ese tipo, cuando se destapan investigaciones o tramas políticas de corrupción, dónde se utiliza el adjetivo de “supuesto culpable”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *