¿Qué es y como formar a un canterano?

La cantera está de moda gracias al Barcelona, aunque otros clubes españoles como el Español o el Sevilla apostaron por la cantera hace tiempo, por no hablar de otros clubes europeos como el Arsenal o el Ajax. Y, sin embargo, no sabemos bien que es un canterano.

El más romántico se imagina al típico niño que con 7 u 8 años empieza en un club y acaba debutando con el primer equipo con 18 o 19 años para tener una carrera exitosa. Ese es un caso ciertamente atípico, y por el camino hay muchas variantes como chavales fichados con 15 o 16 años o incluso a edades más tempranos o tardías. También se da el caso de jugadores que se ceden a otros equipos, muchos de ellos satélites de los grandes clubes.

De cara a la FIFA, un canterano es aquel que está 3 años en un equipo desde los 15 a los 21 años. Según esta definición casos como los siguientes harían cambiar nuestra opinión:

-Piqué con 17 años se marchó de la cantera del Barcelona al Manchester United. Por el camino estuvo cedido en el Zaragoza. A los 22 lo fichó que no respescó el Barcelona.

– Marcelo: llegó al Real Madrid con 18 años, prácticamente recién cumplidos, siendo todavía un futbolista por formar.

Piqué y Marcelo

Piqué y Marcelo disputando un balón

En todo caso, se entiendo por canterano al chaval que se forma futbolísticamente pero también personalmente en los clubes. Y por tanto, un futbolista puede haber sido canterano de varios clubes. Seguramente el momento más importante de un chaval es cuando cumple los 14 años y se empieza a desarrollar físicamente e intelectualmente. A partir de ahí, el club tiene que saber manejar sus aptitudes y convertirle en un futbolista lo mejor posible. Aunque también es cierto que es importante ir viendo la evolución de chavales de 10 u 11 años que ya prometen por su capacidad técnica y su visión, lo cierto es que es poco frecuente.

La cantera representa para muchos la idea del “corazón de un club”, entendiendo que esos jugadores sienten el club de manera especial porque desde pequeños han sido parte del mismo. No voy a negar este hecho, pero si voy a permitirme decir que puede haber futbolistas extranjeros, no canteranos, que anhelen desde pequeños vestir una camiseta en concreto. ¿Cuantos niños africanos desearían jugar en un Real Madrid o Barcelona que solamente han visto por televisión? No conviene por tanto desdeñar el sentimentalismo que también tendrán muchos no “madrileños”.

En este sentido, hemos visto como futbolistas extranjeros que llegaban a los clubes se convertían después en auténticos iconos, más que muchos futbolistas canteranos. El más claro es Di Stéfano, icono del madridismo a pesar de haber sido fichado por el club ya maduro.

Si se trata del vil metal, puede suponer un negocio rentable si se es capaz de vender a ese futbolista por una suma importante, porque no debemos olvidar que mientras que es canterano, ese futbolista consume recursos, de manera directa en forma de pagas y premios al principio y sueldos después; y de manera indirecta, en forma de entrenadores, ayudantes, educadores, consumo de las instalaciones,etc…

Por eso, la filosofía de la cantera, siendo una idea romántica, no siempre es viable. Básicamente porque es imposible crear un patrón futbolístico por el cuál los jugadores acaben triunfando. Sí es posible trabajar bien la cantera e invertir dinero y acabar obteniendo réditos, pero es ciertamente difícil hablar de un modelo infalible.

El equipo que más se ha aproximado a ello ha sido el Ajax. Un equipo formador y vendedor que ha exportado en los últimos tiempo una cantidad impresionante de jugadores de nivel. Uno de los últimos ha sido Sneijder, pero podemos recordar la impresionante “camada” de aquel impresionante Ajax de Van Gaal, con jugadores como Seedorf, Kluivert, los de Boer,Davids…Si nos remontamos un poco más encontramos a los holandeses del Milán Van Basten y Rickaard y por supuesto a Johan Cruyff.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *