La guerra de los derbys: 4 batallas entre Real Madrid y Barcelona

Nos aproximamos inexorablemente a lo que será el derby de los derbys: un conjunto de 4 partidos que dirimirán 3 títulos en juego entre los dos equipos de fútbol más poderosos del planeta, con permiso del Manchester United. Un periodo de 18 días en el que Real Madrid y Barcelona se jugarán todos los títulos en juego, primero en Liga, después en Copa y finalmente el premio gordo en Champion League.

Lo que en principio debería tratarse de 3 competiciones separadas y sin conexión alguna, en realidad puede suponer una superioridad psicológica y moral en función de los resultados de los partidos precedentes. Y todo con la vista puesta en el título más importante de todos, la Champion League. El resultado de ese duelo a 4 partidos, que es en realidad una guerra de 4 batallas por la supremacía del fútbol mundial, dependerá en gran medida de cuál de los dos equipos sea capaz de lograr la Champion League.

Aquel que gane la semifinal y sea capaz de batir al rival en la final tendrá el 80% de esta guerra ganada, ya que la repercusión de la competición europea es muy superior a cualquier otro título, aunque sea un doblete. En el caso del Real Madrid sería la décima Copa de Europa, un número redondo, mientras que para el Bacelona sería la cuarta, aproximándole a los 3 grandes de Europa: Real Madrid, Milán y Liverpool, después de mucho tiempo y con el mérito de haber ganado 2 en 3 años y 3 en 6.

Pero claro, antes hay que decidir otros dos títulos en juego, con su respectiva importancia, sobre todo, como he dicho antes por la influencia que puede conllevar el disputar la Champion League después de haber levantado la Copa del Rey.

En este contexto, es el partido de liga el que cobra menos importancia, aunque una goleada a favor de un equipo u otro supondría un golpe moral importante de cara a los próximos encuentros. En el caso del Barcelona le aseguraría la tranquilidad de tener prácticamente el título de liga. Y en el caso del Real Madrid, además del recorte de puntos a 5 puntos, supondría incorporar tensión extra al equipo blaugrana de cara a los próximos partidos a disputar.

Se trata en todo caso de algo no visto no recientemente en el fútbol entre estos dos equipos, aunque sí en play-offs de baloncesto y con un precedente que se remonta a la época de Santiago Bernabeu.

Lo que pueda surgir de estos cuatro partidos es incierto pero difícilmente no afectará a alguno de los dos clubes. En un caso, la perdida de los títulos en juego supondría el descrédito de Mourinho y una presión grandísima de cara a su segundo año. El madridismo, poco habitual a la paciencia y a los proyectos largos no entendería que se perdiesen los 3 títulos contra el máximo rival. Se olvidarían así de la importancia de llegar a una final de Copa del Rey y a una semifinal muchos años después y del logro de tener un equipo competitivo.

En el caso de varias derrotas del equipo de Guardiola supondría el fin de un ciclo, que unido a las derrotas del año anterior en semifinales y en la propia Copa del rey restarían ese efecto de invunerabilidad que parece que tienen los muchachos de la Masía. Además, y tras algunas declaraciones de Guardiola dando pistas, podría suponer que el técnico abandonase un club que ya no le trata de la misma manera que lo hacía Laporta. Son evidentes las discrepancias entre Rosell y Guardiola pero no suficientes para acabar la relación en caso de levantar dos o más títulos.

Otra opción es un reparto de títulos, algo lógico desde el punto de vista estadístico. Una cosa parece clara y es la dificultad del Real Madrid de disputarle la liga al Barcelona. La Copa del Rey es el partido más susceptible de arrojar un resultado imprecedible. Una expulsión, un gol tempranero o cualquier otra circunstancia del juego puede cambiar un partido que solamente dura 90 minutos. Y por último la Champion league, con dos equipos que ya se habrán visto las caras dos veces pero que como toda eliminatoria a dos partidos requiere de una estrategia y paciencia necesaria. Previsiblemente el Barcelona tiene más a su favor a la vista de la experiencia de sus jugadores aunque no podemos desdeñar el efecto Mourinho, capaz de eliminar al equipo blaugrana con un equipo menor como el Inter de Milán.

Así pues, les recomiendo que permanezcan atentos a lo que suceda porque les aquí no hay empate posible y como en toda guerra deberá haber un ganador  un perdedor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *