Un Djokovic imbatible, gana el Open de Madrid

Para ganar a Nadal hace falta además de mucho talento, una gran fortaleza mental y también fuerza física. Pero para ganarle en tierra hace falta eso y mucho más. Se requiere paciencia, el doble de talento, el doble de fortaleza mental y el doble de fuerza física porque Nadal es simplemente el mejor del mundo en tierra y seguramente el mejor de la historia.

O al menos lo ha sido hasta ahora cuando parece que llegamos a una nueva etapa de duelos entre Djokovic y Nadal. Si antes era Federer el gran enemigo de Rafa, ahora ha entrado en escena con una fuerza desconocida hasta ahora el serbio. Un jugador que en lo que va de año no ha perdido ningún solo partido, independientemente de la importancia del torneo y del tipo de pista.

Parecía que en tierra le podía parar Nadal pero ayer se vió que ahora mismo el serbio está un escalón por encima. Siempre dentro de la pista, con el mejor revés del circuito, una derecha peligrosísima, un saque muy sólido y una renovada fuerza mental y sobre todo física, hoy por hoy Djokovic le puede discutir el cetro de tierra a Nadal.

Bien es cierto que la altura algo influye en el menor rendimiento de Rafa en tierra, aunque no puede ser en ningún caso utilizado como excusa para justificar la derrota. El serbio es simplemente mejor ahora mismo en todos los aspectos del juego. Una manera de jugar que tendrá que tener necesariamente momentos de bajón, atiendiendo a la lógica que supone el desgaste de jugar y ganar tantos torneos. Eso es lo que debe aprovechar Nadal, tanto en Roma como en París, sus dos feudos más importantes y el lugar elegido para dar un golpe en la confianza de Djokovic que ahora mismo se siente invencible(y lo es). Y todo esto claro, sin contar con Federer u otros posibles jugadores como Murray que quieran incorporarse al dueto.

Lo de ayer simplemente fue un aperitivo de lo que nos espera en torneos tan importantes como el Master Serie de Roma y sobre todo uno de los Gran Slams por excelencia, el Roland Garros. Torneos que deberá ganar Djokovic para ser número 1 y sobre todo para demostrar que puede marcar una época como Nadal y Federer. No creo que ninguno de los dos se lo ponga especialmente fácil, sobre todo el balear que desde el primer minuto después de la derrota ya está pensando en ganarle en el próximo torneo. No en vano, ha conseguido desbancar a Federer de su trono. Y no creo que ahora permita que el serbio lo alcance sin antes sudar litros de sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *