Comienzo del Real Madrid 2012

Cinco partidos después de haber comenzado oficialmente la temporada(contando los dos de la Supercopa) el Real Madrid deja sensaciones contrapuestas.

Por un lado, el desempeño durante la Supercopa y la goleada espetacular contra el Zaragoza nos mostraron la mejor cara de este equipo. Rápido, vertical y con una inmensa capacidad para llegar al área contraria y crear situaciones de gol, además de una buenas sensaciones defensivas con el equipo junto y presionando arriba.

Los otros dos partidos, el del Getafe y especialmente el de ayer en Zagreb, dejando unas sensaciones muy distinas. Da la sensación de que el equipo se parte por el medio del campo. Con Xabi Alonso sin su mejor forma física, con la compañía todavía sin ajustar de Coentrao y sobre todo con un defensa dubitativa, especialmente Ramos y Carvalho, el Zagreb llegó ayer al área madridista con facilidad.

Tampoco ayuda la imprecisión en los pases de todos los jugadores, especialmente rara en jugadores como Ozil, y el exceso de prisa y verticalidad que provocó que el equipo no pudiese posicionarse rápidamente en defensa.

Con todo, la capacidad de llegada al área rival ha seguido siendo alta especialmente gracias a un Benzema en estado de gracia. El francés parece ser el único que sabe lo que hacer en cada momento. Capaz de marcar goles, destaca sobre todo por su clarividencia en el juego. Pausa o velocidad, banda o centro siempre ha elegido la mejor opción, a diferencia de otros jugadores como Di Maria o Cristiano Ronaldo, demasiado ansiosos por llegar al área.

En todo caso, la noticia positiva para el equipo blanco es que jugando mal ganan los partidos y jugando muy bien golean o son extremadamente competitivos como contra el Barcelona. Si comparamos además este arranque de temporada con el de la temporada pasada las sensaciones son mejores que aquellas, después de empatar contra  Mallorca y realizar un segundo partido Osasuna bastante discreto.

Se echa en falta sin embargo esa pieza mágica del medio del campo que de el equilibrio necesario. Sigo pensando que ese jugador es Sahin, el desgraciado Sahin que se lesionó antes de llegar al Madrid y renunció a dos semanas de vacaciones para recuperarse, para justo después lesionarse otras dos veces en piernas distintas. Sin duda un caso de mala suerte que no debe de preocupar al personal más allá de saber cuando el Madrid contará con este jugador.

Sahin, como digo, puede ser esta pieza por su capacidad para asociarse con los delanteros filtrando pases en corto y en largo pero también por su buen balance defensivo. Sería algo así como una réplica de menor nivel que Alonso, pero que descargaría a este de tener que liderar en todo momento el juego ofensivo que es lo que ocurre cuando juega con cualquiera de los otros tres: Lass, Coentrao o Khedira. La excepción es Granero que no aporta sin embargo lo suficiente defensivamente.

En definitiva, podemos decir que todavía queda por conocer la mejor versión de este Real Madrid 2.0