El mundial de rugby de Nueva Zelanda

Mientras en Inglaterra, Francia o Nueva Zelanda se cuentan con expectación los días, ya casi horas, que faltan para que comience el mundial de rugby, en España es difícil siquiera encontrar una televisión, no ya donde televisen los partidos, sino donde hablen de este evento que cada vez es más popular comercialmente en todo el mundo.

Un deporte que es nuestro país es como el baloncesto en Gran Bretaña o lo que era el fútbol en Estados Unidos hace muchos años, algo minoritario, sin seguimiento y sin importancia. Gran Bretaña, todavía con un serio deficit en baloncesto está potenciando este deporte al menos de cara a las olimpiadas, y Estados Unidos,  ha conseguido convertirse en un equipo competitivo en el fútbol. España todavía tiene mucho trabajo que hacer en el rugby y va a ser difícil figurar en los próximos años entre los mejores.

Mientras tanto, nos tenemos que conformar con seguir este evento desde lejos. Un acontecimiento apasionante con una lucha de hemisferios entre los tradicionales europeos, principalmente Inglaterra, Francia, Gales, Escocia e Irlanda y los tres gigantes sureños con Australia, Sudáfrica y Nueva Zelanda. Especialmente temible este último que históricamente presenta siempre  equipos muy potentes y que juega además esta vez en casa.Un hecho que sin embargo no asegura nada ya que desde su creación en 1987 ningún equipo ha ganado en su casa, a excepción de la propia Nueva Zelanda y Sudáfrica.

Precisamente, esa victoria de Sudáfrica ayudó a popularizar un poco más este deporte y a garantizar una emoción y suspense que hace que selecciones teóricamente inferiores se opongan a rivales mucho más fuertes y preparados.  Así, de la mano del genial Wilkinson, Inglaterra ganó en el 2003 un mundial en Austrlia, venciendo a los locales 20 a 17 y también hizo lo propio Sudáfrica apoyado desde la distancia por Mandela (El factor humano de Carlin e invintus hablan de ello)

Este año, parten como favoritos los del sur, que hasta ahora se han impuesto en todas las ediciones, excepto en la mencionada del 2003 donde ganaron los ingleses. Aunque en el rugby como en el resto de los deportes las sorpresas ocurren. Lo que no ocurrirá es que España tenga opciones de ganar porque está muy lejos de poder clasificarse. Espero que la sorpresa futura sea poder ver la camiseta roja y amarilla en un mundial de rugby aunque mucho me temo que tendremos que esperar muchos años y décadas sino siglos hasta que la selección se alce con un mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *