Real Madrid versión 2.0

Un Real Madrid absolutamente perfecto destrozó al Villareal en tan sólo 15 minutos. En una avalancha como nunca antes había visto, el equipo blanco creó tal cantidad de ocasiones que con media hora el partido estaba finiquitado, por KO técnico del rival, incapaz de contener la furia madridista.

Si hace algunas semanas se hablaba de que el Real Madrid parecía un equipo sin fuerza y sin chispa, ayer vimos la mejor versión posible, que ya había aparecido anteriormente contra el Lyon primero y contra el Málaga después.

El Real Madrid se pareció a ese primer equipo de Mourihno que dominaba los partidos durante la primera parte de la temporada pasada, aunque en su versión mejorada. Un Real Madrid 2.0 gracias también a la evolución de muchos de sus jugadores. Estamos viendo la versión mejorada de Di Maria, capaz de hacer lo mismo de antes, es decir, regatear y defender, pero además asistir y aportar algo de pausa. Lo mismo ha ocurrido con Benzema e Higuain, ambos capaces de ser letales cuando es necesario. Igualmente vemos al mejor Kaká posible desde que llegó al Real Madrid.

Al factor ofensivo se le ha unido el defensivo, habiendo encontrado el equipo blanco, gracias a las lesiones, a la mejor defensa posible. El cuarteto formado por Arbeloa, Ramos, Pepe y Marcelo se está demostrando como el mejor posible, y no solo por la mejora que aporta Ramos, sino por la que ofrece Arbeloa, jugador insuficientemente reconocido, y en mi opinión clave en la configuración táctica del equipo.

Se parece este equipo un poco al Chelsea de Mourinho, con una solidez en todas sus líneas que jamás le había visto al Real Madrid. Con una línea ofensiva presionante y una velocidad y precisión en el pase espectacular, el Real Madrid impresionó de tal manera que ya a nadie le importó la segunda parte. Con las ocasiones y juego del primer tiempo se podrían haber rellenado casi todos los resúmenes de primera división.

Un torrente de oportunidades culminadas con tres golazos, cada uno de ellos logrado de distinta manera: en estático, de contragolpe o tras un robo de balón. Con un equipo capaz de jugar también al (aburrido) toque, toque, como se vió en la segunda parte. Se demuestra que el equipo va cogiendo templanza y capacidad de dominar los partidos. A medida que el equipo siga creciendo y sus jugadores confiando en un proyecto ilusionante podremos pensar que este Madrid está llamado a grandes logros. Por ahora conviene disfrutar de lo logrado y esperar que se repita cada fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *