Amstrong, ¿el fin de una era dopaje?

La diferencia entre un país serio, Estados Unidos, y un país que no lo es, España, bien podría ser la actuación de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos(USADA) contra un deportista símbolo de un país, mediático como pocos y profundamente admirado como es Lance Amstrong

 Para los organismos de aquel país,  y la justicia americana, hay dos cosas intolerables: la mentira y los tramposos. Más allá de estos dos elementos cruciales para entender muchas de las cosas que han pasado en Estados Unidos puede existir una amplia escala de grises.

 Esto explica la acusación contra un corredor del que se viene sospechando casi desde el mismo momento en el que empezó a ganar Tours. Su cáncer previo sirvió como cortina de humo para tapar aquello, aprovechando una enfermedad, que fue real, para implantar un modelo de dopaje sistémico, no ya en un corredor, si no en todo un equipo.

 De eso se le acusa a Amstrong y no del uso puntual de una sustancia dopante, que también sería grave. Se le acusa de hacer trampas sistemáticamente durante todos estos años y de poner también en riesgo su vida y la de muchos de los integrantes de su equipo. Porque tal y como narraban algunos ciclistas altamente denostados por sus declaraciones en contra de Amstrong, si formaban parte de su equipo tenías que acatar sus reglas. Y entre estas reglas figuraban un complejo procedimiento de dopaje que incluía médicos, directores, compañeros. Y por supuesto, muchos de ellos españoles. Los mismos que seguramente en España se irán de rositas por no contar con organismos con la fuerza suficiente y el coraje para hacer lo que ha hecho la USADA.

 Pero a Amstrong también se le acusa de utilizar su influencia( y dinero) para ocultar positivos y otras pruebas que demostrarían que se dopó de manera reiterada durante varios Tours. Nada por cierto que no se supiera.

 Este organismo se basa en múltiples pruebas, entre las que figurarían análisis de sangre del deportista pero también múltiples testimonios. Testimonios de ciclistas estadounidenses ante un organismo oficial. Eso significa, como sucedió en el caso de Marion Jones, que una declaración entrañaría graves consecuencias en caso de ser falsa. Comprobamos con Clinton, la falsedad en las declaraciones es algo gravemente castigado en aquel país.

 Así pues, con estos ingredientes, Amstrong ha decidido tirar la toalla. Todo baja una sarta de acusaciones y cantos al sol, hablando de caza de brujas, envidias y otras lindezas. Lo verdaderamente triste de todo este caso es que trece años después tenga que llegar un organismo, en principio ajeno al ciclismo, para hacer lo que se debería haber realizado hace mucho tiempo, sancionar a Amstrong.

 Como ya es tarde, solo queda el recurso de retirarle todos sus logros conseguidos y condenarle de por vida, deportivamente hablando. Hablamos pues de medidas ejemplerizantes, necesarias para lanzar un mensaje claro y único, el dopaje se castiga severamente.

 Todo lo que no sea conducente a este tipo de medidas, con tibiezas como las de nuestros políticos y dirigentes deportivos, en el caso de Contador, por ejemplo, significa mandar un mensaje erróneo a la sociedad y a los deportistas.

 Dicen que cuando el río suena es que agua lleva. Con Amstrong lleva sonando demasiado tiempo pero también con otros deportistas. Quizá no haya que irse tan lejos para empezar a ver la luz… También hay otro refrán que dice que a todo cerdo le llega su San Martin (every dog has his day)

3 pensamientos en “Amstrong, ¿el fin de una era dopaje?

  1. Pues yo no pienso así. Guste,o no,las reglas y las normativas,están para cumplirlas y,hacer lo que están haciendo con Amstrong ahora,es una “caza de brujas”.Pruebas periciales y biológicas,no hay ninguna,todo se basa en el testimonio de excompañeros,de dudosa reputación,cazados previamente, que mintieron y negaron la mayor,al ser pillados y ahora,quieren salvar su pellejo de la cárcel, declarando contra Lance.

    Se haya dopado o no (no seré yo quien lo juzgue,pq no dudo que lo haya hecho como todos los ciclistas) este sr. no ha dado positivo en ninguno de sus controles,a lo largo de su carrera.

    Este tipo de prácticas y actuaciones,para mí,sobrepasan completamente la legalidad y el plano deportivo.Si al Sr Amstrong,le quitaran todos sus títulos y acabara en la cárcel,sentaría un precedente muy peligroso en el mundo del ciclismo y el deporte en general. A partir de ese mismo momento,podríamos investigar,retroactivamente,a cualquier deportista y entidad,aunque hayan pasado 20años y sancionar.Indurain,Zidane,Roberto Carlos,El Madrid de los galácticos,el Barça de Pep,Nadal,Cacho,Marta Domínguez…no me imagino q pasaría si se les hiciera lo mismo y aplicase el mismo rasero..o si se empezaran a rearbitrar partidos de fútbol 10-20 años después.

    Si no has dado positivo,de una sustancia ilegal,en el momento de serlo,no veo motivo para sancionar posteriori.

    • Para nada de acuerdo, en absoluto. Un tramposo es un tramposo ahora o dentro de cinco años, de la misma manera que un delito es un delito ahora y en x años, en función de cuando prescriba. Se da la circunstancia con el dopaje que los tramposos van por delante de los controles, tecnológicamente hablando. Por eso el congelar las muestras y poder verlas años después me parece algo positivo.

      En todo caso, con Amstrongs no son precisamente gente cualquier la que le ha denunciado.

      Uno, son testimonios emitidos por gente que conocía perfectamente el modus operandi del americano y que también lo sufrieron.
      Dos. El hecho de que ellos también se dopasen simplemente les hace igual de tramposos pero no unos mentirosos ni gente de dudosa reputación.
      Tres. Con gente con el poder de Amstrong hacen falta testimonios de este tipo. Que no son ni dos ni tres personas. Son muchos compañeros de equipo, apartados por cierto por el propio Amstrong, que en algunos casos eran amigos.

      Y por último, no me gusta tu tibieza con el dopaje, me recuerda demasiado al corporativismo de los propios deportistas. Cuando te expresas en términos como lo hacías con Manzano y con estos demuestran ese lamentable corporativismo que tanto daño hace al deporte. Y te pongo un ejemplo, si un ladrón denuncia a otro ladrón, no deja de ser un ladrón pero si su testimonio no deja de ser útil para pillar a otros, me da igual si lo hace por conciencia, rencor o para librarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *