El Real Madrid se lleva la Supercopa tras una gran primera parte

Escuchaba la radio cuando un periodista de Barcelona se vanagloriaba de que su equipo había mantenido en un partido más la posesión. Efectivamente así fue, pero por fortuna hoy el fútbol se resuelve por goles, y están vienen por oportunidades.

 Y estas llegaron a raudales en la primera parte por el Real Madrid, contra 11 y contra 10. Media docena de oportunidades muy claras, además de los dos goles, especialmente las de Higuain. Fue ese momento en el que por primera vez en mucho tiempo he visto al Barcelona grogui. Estaba en la lona y el Real Madrid no supo rematarlo. Curiosamente según Tito el Madrid llegó puntualmente en dos balones a la espalda. Las estadísticas son muy diferentes y lo que todos vimos también.

Y entonces apareció Messi…y Casillas…con un error en la barrera importante, que luego arregló sacándole una mano a Pedrito. Eso le dio aire al Barcelona y metió atrás al Real Madrid, exhausto ante el esfuerzo descomunal durante la primera parte. Salió en la segunda esperando al Barcelona, cediéndole el balón al equipo azulgrana pero no el dominio. Y eso fue así porque durante los primeros 18 minutos, hasta una ocasión clara de Pedrito, el Barcelona no arriesgó absolutamente nada, ni un balón. Confió en la genialidad de Messi mostrando su verdadero juego, esperar el error del rival.

 El problema del Real Madrid fue no ser capaz de manejar más el balón y arriesgar menos, justamente lo que hizo el Barcelona. Quizá no pueda o no quiera porque no creo que jugadores como Di Maria, Marcelo, Ozil o Cristiano no sean capaces de dar un pase más. SImplemente no quieren, prefieren arriesgar el balón con un pase o un regate. Algo que dinamiza el juego del equipo blanco pero que en ocasiones es un problema. Y ayer lo fue durante un tiempo.

 Después podemos hablar de la lesión de Alves, o del césped o de lo que sea, pero lo cierto es que en la ida con la mitad de ocasiones por parte del Barcelona se habló de baño. Dos maneras distintas de enfocar el fútbol pero la realidad es que la primera parte del Madrid fue impresionante y mereció irse con 5-0. Una oportunidad perdida que demuestra que al equipo le falta todavía un punto de madurez. Ya llegará.

Un pensamiento en “El Real Madrid se lleva la Supercopa tras una gran primera parte

  1. Victoria del Madrid. Con sensaciones agridulces, pero gran victoria al fin y al cabo…

    En fin… una Supercopa más, y una ocasión perdida para haber conseguido una goleada histórica. El Barcelona estaba más a merced del Madrid de lo que nunca recuerdo. Y en pleno vendaval, llegó la expulsión de Adriano. Pero sí, apareció Messi con un gran chut y un Casillas mal colocado, y con una barrera mal puesta. Desde esa posición, es casi imposible marcar por el palo del portero; Iker tendría que haberse colocado uno o dos pasos más a su derecha. En lo que va de temporada el mostoleño ha tenido varios errores y algunas salidas en falso que ayer volvió a repetir. Luego hace un par de paradas normales y parece que salva al equipo.

    Por otro lado, lo del Pipa también es digno de estudio. Ayer hubo gente que le pitó, harta de sus fallos en momentos clave y contra equipos grandes. Le salvó su gol, con un disparo, por cierto, de “no gol”. Es encomiable su lucha y su capacidad de sacrificio, pero hay ocasiones en las que sólo eso no vale. Higuaín tiene además calidad, con matices, y astucia en ciertos momentos, pero si sólo hay hueco para un delantero, ese debe ser Benzema.

    Bastante grises estuvieron también Ozil y Di María. El alemán deja pasar la pelota para engañar al defensa, marcharse de él y seguir corriendo, pero alguien debería decirle que a partir de la línea de cal es fuera de banda. Y Di María se pierde entre sus regates, sus globitos casi siempre sin peligro y sus pases “mordidos” que van a tierra de nadie. El que estuvo inmenso fue Pepe (ayer fue otra vez Don José).

    En fin, si el Madrid hubiera sido constante durante al menos, quince minutos más, estaríamos hablando de algo verdaderamente histórico. Y aún así, es verdad, se tomaron riesgos innecesarios en muchos momentos, por falta de madurez.

    Lo que más sorprende (y me hace gracia) tras hacer una lectura crítica del juego del Madrid después del título y de una primera media hora brillante, es que los culés no tengan más que excusas (no era Mou el llorón y ellos los del fair-play?). Lo del césped es de risa (para velocidad la suya, parecía que iban ganando). Y lo de creerse que dominaron al Madrid y que atacaron es el colmo. Ellos seguirán orgullosos de no haber intentado ir con todo al ataque (tocando o no, pero con todo), fieles a su religión. Si el Madrid tuvo miedo, más miedo tuvieron ellos de correr riesgos, por si les caían siete.

    No es normal que piensen que tenían el partido controlado, y que los goles del Madrid fueron fallos aislados. No empezaron mal, pero se vio casi desde el principio su vulnerabilidad. Y lo más triste hubiera sido que, si después de todo, al final hubieran ganado, habrían dicho: “ha ganado el fútbol”. Que den gracias y que estén contentos, porque el Madrid les perdonó.

    Ayer el fútbol hizo justicia, pero no ganó del todo. Hubiera ganado con un 7-2, por ejemplo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *