El Real Madrid salió vivo del Camp Nou

El 3-2 a favor del Barcelona, es, viendo lo sucedido, un grandísimo resultado para el Real Madrid. Los de Mourinho salieron como el fatídico día del 5-0, medio deormidos y sin intensidad y el Barcelona se vio favorecido. El Barcelona dominó a placer con su juego de toque aunque el peligro llegaba como siempre de los pies de Messi o Iniesta.

 Con el frente de ataque prácticamente desaparecido el que realmente sostuvo al equipo blanco fue Xavi Alonso. El tolosarra estuvo omnipresente, repartiendo juego y haciendo una labor defensiva excepcional. Con la ayuda de Khedira ambos dificultaron la circulación del Barcelona, que ayer vio como el Real Madrid cada vez se metía más en el área concediendo espacios.

 Y ello porque la ausencia de Pepe obligó al Madrid  a bajar sus líneas. La velocidad del portugués pero también su capacidad de anticipación permiten subir en general todas las líneas y dificultar las líneas de pase. Nada de eso sucedió ayer a pesar de que Albiol no hizo un mal partido.

 Con el Barcelona jugando a placer y el Real Madrid esperando se echó de menos a Di Maria, al mejor Ozil, las llegadas de Marcelo y la intensidad con la que acabó Benzema el año pasado. Y por supuesto a Cristiano, desaparecido en este comienzo del año, y que no obstante mostró porqué es un número 1.

 Su cabezazo espectacular abrió las hostilidades junto con un error de Coentrao que se dejó ganar la espalda por Pedrito. En directo me pareció fuera de juego, pero dos centímetros como la Copa del Rey, pero en todo caso, nunca me parecería una jugada reprochable al árbitro. Los fueras de juego son casi imposibles de ver. El árbitro estuvo además correcto no señalando dos caídas de Alexis pero viendo el clamoroso penalty de Ramos. con él, el Barcelona se adelantó en el marcador y pareció romper el partido.

 Fue unos minutos antes cuando Mourinho hizo dos cambios que no ayudaron a su equipo, quitando a Callejón, que estaba empezando  a entrar en juego y a Benzema, que era el único que daba pausa. Ni Higuain ni Di María aparecieron y en cambio el Barcelona empezó a encontrar espacios. Del 3-1 se pudo haber pasado al 4-1, y sin embargo, un error de Valdés más la fe inquebrantable de Di Maria acabaron con el 3-2.

 Con el bajo nivel que está mostrando el equipo blanco me parece todo un botín, a la vista además de que el Barcelona parece estar en un buen tono físico. La recuperación de Pepe, el calor del Bernabeu y una semana más de entrenamiento deberían ayudar al Real Madrid a buscar un resultado factible: cualquier victoria por dos goles o una por la mínima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *