Ferrer contra los Gran Slam

Si Ferrer quiere ser n jugador que pase verdaderamente a la historia del tenis tiene que ser capaz de ganar un Gran Slam. Los 4 grandes son los que marcan la diferencia entre los buenos y los muy buenos.

 Que David Ferrer es un muy buen jugador no lo digo yo, lo dice su ranking como 5ª jugador del ATP, además de su histórico, siendo Top 20 en las últimas 7 temporadas y Top 10 en tres de ellas.

 Hablamos por tanto de un jugador que puede ganar cualquier partido a cualquier jugador en prácticamente cualquier superficie, siendo su fuerte la tierra batida, donde ha ganado más de la mitad del total de sus títulos.

Ferrer

David Ferrer a punto de golpear un drive

Y sin embargo, año tras año se choca con los torneos más importantes. Su asignatura pendiente, después de lograr ser finalista en 3 Master 1000, es alcanzar una final del Gran Slam.

 Ayer lo pudo haber conseguido después de un primer gran set contra Djokovic en el Open Usa, pero finalmente el serbio se impuso con claridad. También perdió este año en las semifinales de Roland Garros y el anterior en el Open de Australia. Es cierto que es un jugador cada vez más fiable que va superando poco a poco nuevos retos. No obstante se le va agotando el tiempo y con 30 años no le queda mucho para empezar a perder su mejor estado físico.

 A la sombra siempre de Nadal pero también de él mismo, Ferrer es lo más parecido al de Manacor en cuanto a fuerza física y actitud. Y sin embargo, no es suficiente para ganar los partidos claves contra los mejores. Ahora que Nadal está fuera tiene una gran oportunidad pero necesita creerse capaz y me da la sensación de que no tiene esa autoconfianza de Nadal. Quizá esa sea la diferencia, el conformarse con ser un muy buen  jugador en vez de aspirar a ser un grande.

 De lo contrario perderá una gran oportunidad de pasar a la historia con mayúsculas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *