Empate copero entre Real Madrid y Barcelona

El derby copero de ayer se saldó con un empate que por distintas cirscunstancias deja a unos y otros contentos y algo insatisfechos al mismo tiempo. Quizá sea contradictorio pero paso a desarrollarlo.

 El Barcelona se va con un resultado positivo, con la vuelta en su casa y con un gol a favor que obliga al Real Madrid a marcar al menos un gol. No obstante, en algunos momentos del partido, especialmente después del gol de Cesc, el Real Madrid estuvo a merced, obligado a buscar el empate y dejando numerosos espacios detrás. El Barcelona, contra un Real Madrid sin ninguno de sus titulares en su puesto defensivo, tuvo la oportunidad de cortar el rumbo ascendente de los de Mourinho.

 Por las mismas razones el Real Madrid se fue al final del partido contento. Con una defensa plagada de suplentes, con Carvalho y Essien, un central muy veterano y un mediocampista como titulares y con un lateral a pierna cambiada, el Real Madrid solamente encajó un gol y defendió relativamente bien los ataques del Barcelona, y en especial a Messi, que estuvo ciertamente gris. Desde otro punto de vista, los blancos tuvieron también 2 o 3 oportunidades claras, en especial dos que sacó Piqué y una de Cristiano Ronaldo.

 El partido queda pues totalmente abierto, teniendo sobre todo en cuenta los últimos resultados del Madrid en el Camp Nou. Además, el mes de espera permitirá recuperar como mínimo a Ramos y Di María, seguramente a Marcelo y quizá a Pepe. Ellos cuatro eran las bajas de un equipo que necesita a defensas como el sevillano y el portugués para defender muy arriba. El sistema de presión alta requiere que los centrales estén muy atentos a sus espaldas y sobre todo rápidos. En el día de ayer la clave muy Varanne que sustituyó con nota a cualquier de los dos. Tanto es así que no descarto su presencia junto con Pepe y Ramos y Arbeloa como laterales. Del resto del partido, destacar la buena actuación de Diego López siendo su primer partido como titular del Real Madrid.

 El resto de detalles vienen de fuera a pesar de que fue un partido tranquilo. Quizá influyese en el caso blanco la ausencia de los principales descerebrados. Pepe, Ramos y Di Maria y algo Coentrao son jugadores poco listos, nada que ver con la inteligencia futbolística de Essien o Arbeloa, y por supuesto Khedira y Xabi, además de la mayoría de jugadores del Barcelona.

 Esos detalles de los que hablaba vienen cómo no del “pequeño filósofo”, el inventor de la palabra fupbol y cabeza visible del fascismo tikitakero. Xavi Hernández volvió a dar la nota (y pierdo la cuenta) declarando que el Real Madrid había marcado en un rebote y que ellos habían tenido la posesión. Bien aclaremos:

 1)  El gol del Real Madrid es un soberbio testarazo de Varanne que lejos del área chica se eleva a saque de corner. Un gol precioso que no obstante cuenta igual que cualquier rebote o rechace. Exactamente igual que el remate de Cesc solo contra el portero tras un pésimo despeje de Callejón.

2)  La segunda cuestión tiene que ver con la tan manida “pepsesión”. Por algún motivo parece más importante tener la posesión y realizar muchos pases en vez de contabilizar los propios goles, por supuesto, o los tiros a puerta o cualqueir otra variable. ¿Y por qué no contabilizar los contragolpes o los intentos de pases verticales? Personalmente me parece más bonito un contraataque del Real Madrid que en tres pases se planta en el área en un alarde de precisión, rapidez y potencia, que un rondito interminable que por agotamiento mental acaba en gol.Pero es cuestión de gustos.

 Fuera de ese exabrupto de Xavi el partido fue intenso y deja todo abierto a la vuelta, con los dos equipos inmersos este mes en Champion League y con la vuelta de la liga aún pendiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *