La realidad del Real Madrid en Champion league

La estruendosa derrota  del miércoles del Barcelona (la más dura en su historia en Europa) con un balance final de 7 goles a 0 deja dos claras conclusiones. La primera es que este Barcelona ya no es aquel equipo dominante de la era de Guardiola y la segunda, que el Bayern de Munich es un equipo poderoso, seguramente el más fuerte ahora mismo del continente.

El año pasado, casi a estas alturas eran feroces las críticas contra un Real Madrid que había perdido contra este mismo Bayern por penaltis. Apenas dos altas y bajas de diferencia: Javi Martínez, Dante y Manduckic, aunque el equipo bávaro no ha dispuesto en esta eliminatoria del talentoso Kross. El resto, Ribery, Muller, Robben, Lahn o  Neur sufrieron el año pasado hasta el último minuto para derrotar a un Real Madrid que llegó en baja forma.

Es cierto que los estados de forma condicionan a los equipos. Y aquel Bayern era algo peor que este que ha arrasado en liga, y este Real Madrid y también el Borussia son también algo peores que sus versiones del año pasado. Pero en ambos casos, el Real Madrid ha caído en semifinales contra dos ogros, dos auténticos equipazos, por más que algunos quieran hacernos ver lo contrario y pintarlo como un fracaso. Las realidades van por un lado y la ficción por otra, pero una sesgada interpretación de la primera puede confundir a muchos y pensar que esa realidad alternativa existe.

No puede ser tan fracaso cuando el Real Madrid ha estado 30 años sin llegar a una final y los últimos cinco sin pasar de octavos.   O como dice Mourinho, cuando el Real Madrid en los últimos 21 años de historia alcanzó las semifinales solamente en 5 años.Conviene valorar en su justa medida el trabajo de Mourinho, mas cuando se viene de un momento pésimo en la historia del club. Puede ser, y lo es, que este Real Madrid no ha sido el equipo hegemónico que yo esperaba. Pensaba que con Mourinho en el banquillo se iba a marcar una época.

Lo cierto, es que después de tres años se ha conseguido estar al menos en las mismas condiciones competitivas que los adversaciones. Los hitos de ganar una liga de los records, una Copa del Rey después de 18 años y 3 semifinales consecutivas en Champion League sirven para seguir apostando por este proyecto que en su cuarto año debería despegar definitivamente. Que no lo haya hecho antes es culpa conjunta de Florentino Pérez y de Mourinho. Este debía ser el año de la consagración pero a cambio el equipo ha retrocedido. Aún así, conviene tener perspectiva.

En sus cuatro primeros años Ferguson, un entrenador adorado por los que ahora quieren echar a Mourinho, no ganó nada. Una pancarta en Old Trafford rezaba: “tres años de excusas y esto es todavía una basura”. Luego llegarían los títulos, y hasta hoy. Pero claro, aquello es Inglaterra y esto es España y uno es el Manchester y el otro el Real Madrid, un equipo en constante urgencia.

Llegará el momento de analizar la labor de Mourinho en esta temporada. Sinceramente creo que el es consciente de que el equipo se relajó al comienzo del año y tiene su gran parte de responsable, primero por no ser capaz de motivar mediante dos o tres fichajes y después por centrarse excesivamente en la Champion.

Ahora, lo que quería subrayar era la labor del equipo en Champion League, dándole el valor que merece. Ni se llegó siempre a la final, ni tampoco a la semifinifla ni en ocasiones a cuartos de final Y en muchas ocasiones no eran equipos como el Barcelona, Bayern o Borussia los que eliminan al Real Madrid.

____________

Bonus track:

La prensa cada día es más ridícula defendiendo al yernísimo Iker Casillas:

Casillas o Mou, “that is the question” para Florentino Pérez.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *