Derrota del Real Madrid en la Final de la Euroliga

Por circunstancias ajenas a mi voluntad  no vi la final de la Euroliga pero he leído suficiente de partido y vistos los suficientes partidos de este Real Madrid para hacerme una idea del desarrollo del mismo.

El Real Madrid de Laso es un equipo que casi desde su creación ha sido incapaz de gestionar las ventajas, demostrando una tremenda irregularidad que se refleja en sus brutales parciales. Un equipo que tan pronto anota 25 o 30 puntos en un cuarto como lo contrario. Y aquí prevalece la máxima de que las finales se ganan desde la defensa, justo lo que hizo el Olimpiakos a partir del segundo cuarto y lo que no hizo el Real Madrid en el cuarto.

Además, yo creo que existe otro factor que influye tanto en fútbol, como en baloncesto como en prácticamente todos los deportes, la experiencia. No podemos obviar que este Real Madrid como club y como concepto es un equipo que lleva prácticamente dos décadas fuera de las finales de la élite europea. Eso también pesa a nivel colectivo como la experiencia a nivel individual. Muchas veces para ganar finales hay que haber perdido algunas. En deportes tan competidos el punto de madurez es fundamental.

Por eso, mi crítica al proyecto del Real Madrid no se va a ceñir a perder o ganar una final. Hay que estar en las finales para perderlas y sí, llegado un punto hay que ganarlas pero dentro de un plazo y un proceso. Y sí, es cierto que este mismo equipo perdió en la Copa del Rey siendo el favorito y el año pasado contra el Barcelona, siendo en mi opinión mejor equipo. La positivo es que el equipo es competitivo, es capaz de enfrentarse a los mejores de tú a tú. Lo negativo es que hasta la fecha se intuye una debilidad mental para las grandes ocasiones.

Por la composición de la plantilla y por la propia juventud e inexperiencia del entrenador creo que el proyecto sigue siendo válido. A nadie se le escapa que hay ciertos errores en la configuración del equipo, en mi opinión la falta de un base cerebral (con José Calderón en el equipo la final de ayer habría sido distinta) y un 5 dominante más regular que Begic pero también con capacidad defensiva. Esos dos pilares y un anotador son decisivos para ganar estas finales.

Este Real Madrid tenía otras virtudes como dos anotadores como Carrol o Rudy, dos bases explosivos, un 4 versátil y con mucha calidad como Mirotic y un equipo muy parejo con mucha rotación. Quizá no los ingredientes suficientes para ganar este tipo de finales. Hablamos en todo caso de 2 o 3 retoques. No sirve, creo yo, analizar el partido de ayer y hacer juicios sumarios por 40 minutos. Hay que valorar el global de la temporada en los partidos claves y en la regularidad de la temporada y valorar.

A pesar de la decepción, sigo pensando que el proyecto es ilusionante y al igual que en fútbol hay que apostar por los entrenadores durante plazos largos de 3 a 5 años. Pasado ese tiempo, siempre y cuando obviamente el equipo haya sido competitivo, es cuando hay que valorar. Los proyectos a largo plazo, estables, con pocos cambios de plantilla, acaban dando resultados.Esperemos que así sea para este Real Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *