Mourinho se marcha: la muerte tenía un precio

Mourihno se marchá. Vendrá otro entrenador y se ganarán algunos títulos:  ligas como antes de Mourinho cuando no haya un Barcelona potente, o quizá alguna Copa del Rey y es posible que incluso la décima. Y el Real Madrid seguirá siendo el mismo club vetusto en pleno Siglo XXI, incapaz de acometer los cambios profundos que una vez le distinguieron como el mejor club del Siglo XX.

Esa visión que tuvo Bernabeu, esa visión frente a los cambios, creando primero una competición europea, levantando después un estadio ejemplar y no permitiendo por último que ningún jugador, entrenador o empleado estuviese por encima del club, es lo que hizo grande al Real Madrid.

Se podrán seguir ganando títulos sin cumplir esa necesaria y vital transformación pero difícilmente veremos un club moderno, explotando al máximo sus gigantescas capacidades. Y así, el Real Madrid algún día será un Benfica más, un equipo que vivirá con el recuerdo de épocas pasadas, de grandes títulos. El Real Madrid como cualquier gigante empresarial no ha sabido entender la necesidad de seguir adaptándose a los cambios. Cuando menos te lo esperas llega otro que te sustituye y que te reemplaza como número 1. La historia está llena de googles pujantes que se convirtieron en dueños y de empresas como Nokia que murieron lentamente hasta ser una simple compañía más. Ese proceso se está produciendo también con el Real Madrid pero lentamente.

El Real Madrid fue ideado no para ser un equipo más, sino para liderar constantemente el cambio, para ser siempre el número uno. Y para eso hacía falta una estructura moderna y sobre todo un presidente que entendiese que los futbolistas a pesar de ser millonarios e ídolos de masas, son solamente empleados. Y como tales hay que tratarles, sometidos a la necesaria jerarquía de cualquier entidad. Esa meritocracia que quiso imponer Mourinho luchando contra todo y todos, hasta contra su propio presidente ha sido  el detonante que ha hecho que el mejor entrenador del mundo y el mejor líder que ha tenido el Real Madrid en muchos años, se vaya por la puerta de atrás, abandonado por el club y traicionado por los jugadores. El entrenador del que mejor han hablado en todos los clubes en los que ha estado, el tipo por el que sus plantillas matarían, se va del Real Madrid con la plantilla dividida por un veletismo incentivado por la prensa.

Otros llegarán que harán mejor a Mourinho. Veremos los partidos de antaño en los que el Real Madrid era goleado en plazas de equipos pequeños, humillado por rivales inferiores, sometido al capricho de sus futbolistas, secuestrado por una prensa todopoderosa. Eso, que es lo que habíamos visto antes de Mourinho, lo veremos también después porque el entrenador que venga será necesariamente un pelele y un cobarde en el momento que acepte el puesto sin pedir antes el despido inmediato de Casillas, justamente lo que ha querido evitar Florentino Pérez.

Su cobardía es su propia sentencia de muerte, incapaz de entender que el señorío no es permitir que la prensa influya en el club ni que los pesos pesados influyan en las decisiones del entrenador.

Quizá venga un entrenador que no le meta el dedo en el ojo a nadie, que no se enfade ni se queje cuando su equipo pierde, que no se enfrente con la prensa, que no diga las verdades que nadie quiere escuchar. Ese, será el mismo entrenador que a cambio de esa paz permitirá que sean los jugadores los que le hagan las alineaciones. Y ese será el precio que Florentino tendrá que pagar a cambio de la muerte del único que intentó evitar lo inevitable, el secuestro del club.

5 pensamientos en “Mourinho se marcha: la muerte tenía un precio

  1. Definitivamente, perdiste la cordura y la cabeza… Para ti y los mouriñistas,parece que no haya existido el fútbol hasta entonces.Lo que hay que leer…sigue secuestrado y viviendo en tu síndrome de estocolmo

    • No mira @Richard, voy a hacer contigo un último intento para que al menos se entienda que tiene enfrente el piperismo o la corriente que tu representas. Tienes mis reflexiones en mi blog y por tanto soy transparente, pero para mi Mourinho errores que haya podido cometer aparte, representa una manera de entender un club de fútbol que desde hace tiempo buscaba para mi club. UN entrenador trabajador y profesional, honrado, que exige a sus empleados lo mismo que el da y que pretende una estructura de club organizada y moderna. Simple.

      Antes de Mou yo quería eso, ya con Vicentes del Bosque y por supuesto después con el resto de entrenadores. Con Mou encontré ese estilo de entrenador por eso su fracaso es para mi el fracaso del Real Madrid. No es que Mourihno sea el comienzo y el final, es que el modelo profesional que el propugnaba y que se había implantado por primera vez en el Real Madrid ha fracasado. Y volvemos por tanto a aquello que tanto he criticado y que me parece que no tienen clubes serios y modernos como el Bayern de Munich o el Manchester.

      A mi nadie me ha secuestrado porque llevo pensando igual desde que empece a entender el fútbol y la manera de gestionarlo. Desde que entiendo que un entrenador debe estar por encima de un vestuario, sea cuál sea el nombre de sus estrellas. Y eso es lo que representa Mourinho junto con un montón más de cosas, algunas mejores y otras peores, que para mi se sitúan en un plano secundario porque lo importante es saber qué tipo de club queremos.

      En estos tres años, cigarrillo de Coentrao aparte, divertido como anécdota, no hemos escuchado noticias de jugadores de fiesta, borrachos, haciendo lo que quieren , llegando tarde a los entrenamientos o faltando al respeto a sus compañeros o su entrenador (bueno sí, ese es el problema). Tampoco hemos vivido noches bochornosas donde los jugadores no corrían y los aficionados gritaban “mas cojones y menos millones” por más que la derrota en Dormunt y en el Camp Nou en el primer año, doliesen mucho. Eso antes era la tónica general. Eso si existió y ahora no.

      Y te insisto, nadie me secuestró, nadie me puso una pistola en la cabeza ni me obligo a comulgar con ruedas de molino, fui yo quién voluntariamente me sentí atraído hacia una manera de interpretar un club de fútbol que llevaba buscando años.

      Y acabo, si el nuevo entrenador, tenga el nombre que tenga y la nacionalidad que tenga tiene esa misma visión, y sobre todo le dejan, tendrá todo mi apoyo y simpatía. Si es otro pelele más le desearé suerte aunque me dará pena y seguiré sintiendo las derrotas y victorias de mi equipo.

  2. Mou se marcha pero su sombra va ser muy larga en el Bernabeu al igual que en San Siro o en Stamford Bridge….. tiempo al tiempo. Puso al club donde le corresponde y siempre con las ideas claras, “juega el que mejor está”….y un sistema de trabajo muy duro, defender sus ideas, hablar alto, denunciar las injusticias arbitrales……… Ole sus huevos y los madridistas le vamos a añorar mucho.

  3. Y tanto que tiene un precio…

    De momento ya hay jugadores que hablan alegremente sobre cómo debe ser y actuar el futuro entrenador. La prensa se frota las manos, pero tal vez no se estén dando cuenta de que ellos también acabarán echando de menos a Mourinho.

    Siempre tuve claro que Mou haría las maletas cuando le diera la gana (independientemente de su renovación el verano pasado), y que por ello no daría el último y crucial paso para que la transformación de la estructura deportiva del club se consolidara finalmente. Acaparó todo el poder en la parcela deportiva, supo mejorar y motivar a los jugadores y aplicó su criterio para hacer las alineaciones en función de quién está mejor. El compromiso de los jugadores duró hasta el inicio de esta temporada, por lo que faltaba tomar decisiones importantes en el apartado de altas y bajas. En definitiva, hacía falta que este proyecto estuviera preparado para paliar ese “desgaste”, haciendo los retoques necesarios para tratar que todos los jugadores que forman parte del equipo tengan determinación y compromiso. Pero con su salida el proceso de modernización del club queda estancado, sólo queda esperar que con la llegada de un nuevo entrenador los jugadores vuelvan a vaciarse en el campo… hasta que se cansen del siguiente entrenador.

    Durante estos tres años Mourinho ha sabido sacar lo mejor de cada jugador y del colectivo, con un estilo de juego que era el que mejor se adaptaba a las características de la plantilla, y con una gran disciplina táctica; el equipo ha sabido competir. El que venga tendrá que intentar hacer lo mismo, pero eso no es cosa fácil. Mou se marcha cuando más necesario era que se quedara. Pero algo pasó al inicio de esta temporada (no sé si algún día llegaremos a saberlo) y ha decidido salir. Espero que al menos estos tres años hayan servido para algo, y en cierto modo se continúe ese proceso de modernización…

    • Esto es un despelote, no recuerdo nada igual en los últimos 3 años, con Mou justamente. Antes era igual, mil nombres, baile de cifras, filtraciones… En fin, veremos que hace Tito Flo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *