Munich, el penúltimo capítulo.

El Real Madrid se juega contra el Bayern mucho más que una semifinal de Champion League. Después de 4 semifinales seguidas y tras un cambio de entrenador, el club necesita llegar a esa final y ganarla. Ese sería el mejor espaldarazo para un entrenador, que a pesar de haber ganado ya un título, va a necesitar el aldabonazo definitivo de una Champion, en vista de la dificultad de ganar la liga.

 El Real Madrid está en su mejor momento de la temporada, con dos victorias críticas ante Barcelona y Bayern de Munich y con las derrotas contra el Sevilla y el propio Barcelona, en liga, ya olvidadas. Ahora solamente importa Munich, Alemania, ese país maldito, hasta la goleada contra el Shalke por 1 a 6, y ese campo inexpugnable donde el Real Madrid prácticamente nunca ha sacado buenos resultados.

 Si atendemos a los 7 últimos partidos, el resultado más repetido es el 2-1. Un resultado con el que pasaría el equipo blanco y que puede ser perfectamente repetible. De hecho la probabilidad de que el Real Madrid marque es altísima pero también de lo que haga el equipo alemán.

 Si los de Ancelotti piensan de manera conservadora y se echan atrás o permiten que el Bayern de Munich ataque en exceso es posible que al final acaben marcando más de un gol. La mentalidad ha de ser no solamente la de marcar sino la de ganar. Lo contrario es empezar el partido ya en desventaja.

 Este equipo, solamente con la delantera, ya debería ser capaz de ganar a cualquiera pero si además le sumamos la calidad de los de abajo debería ser argumento más que suficiente para que los jugadores vayan a buscar el partido.

 Buscar el partido no es ni tener más posesión ni menos posesión, es simplemente creer en ser mejores, en que es posible marcar dos goles y sentenciar la eliminatoria. Buscar el partido es buscar los puntos débiles del rival y potenciar los puntos fuertes propios.

 Creo que se dan las circunstancias adecuadas para que los jugadores no salgan desconcentrados como en Dormunt o acobardados como en otras ocasiones. El entorno del Bayern ha hablado demasiado y los jugadores normalmente son sensibles a esas críticas y a esas muestras de superioridad. Ellos son los primeros que deben de creer en ellos mismos, y después de la victoria en casa y del título de la Copa del rey, creo que son conscientes.

 Esa concentración plena y la capacidad física al 110% junto con algo de suerte para marcar los goles que se fallaron en la ida y contra el Barcelona son los que deberían dar la victoria al equipo blanco.

 Ojalá así se rompa la maldición ya deifnitivamente y este Madrid pueda decir que eliminó de manera consecutiva a tres equipos alemanes en Champion League. Primero el débil Shalke, luego el moderno y joven Borussia Dormunt y al final, el temible Bayern.

 Sois los siguientes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *