Bartomeu acusa a los poderes del Estado y al Real Madrid en el caso Neymar

“Seguramente hay ciertas personas o poderes del Estado a las que no les gusta que traigamos ciertos jugadores o que tengamos éxitos y por eso hemos recibido un ataque desmesurado…”

 

Estas palabras no han sido pronunciadas por un político ni en un país sin libertades sino que las dijo ayer el actual presidente del F.C Barcelona, Josep Maria Bartomeu. El anterior presidente, Sandro Rosell dimitió tras ser imputado por un presunto delito de fraude fiscal en el fichaje de Neymar.

Bartomeu ha decidido seguir con la huida hacia adelante, afirmando que tanto él como el club actuaron legalmente, reiterando que la cantidad pagada fue de 57 millones de euros, y añadiendo las declaraciones arriba mencionadas que suponen relacionar al Real Madrid y al Estado con todos los males actuales del Barcelona.

 Josep Maria Bartomeu

Josep Maria Bartomeu

El equipo blaugrana fue investigado y sancionado por la FIFA, organismo privado e independiente y además está el caso Neymar y el fraude fiscal de Messi, el jugador estrella.

Lo más sencillo parece juntarlo todo, relacionarlo con los éxitos del Real Madrid y los fracasos del Barcelona y actuar como casi siempre lo ha hecho el Barcelona, desde el victimismo. Han sido muchos años con la cantinela del equipo del gobierno y con el robo de Di Stefano, siempre retorciendo la historias y los hechos reales para que el aficionado culé pudiera encontrar consuela en sus fracasos.

Ahora que el mejor ciclo del Barcelona en su historia se ha agotado, con el Real Madrid, por cierto, en una dura travesía en el desierto durante años, se agolpan los problemas para una institución que es incapaz de asumir su papel como club de fútbol, actuando siempre más allá de este ámbito.

La única realidad es que el Barcelona quiso vender el fichaje de Neymar como una ganga para apuntarse un tanto por delante del Real Madrid. Y la otra realidad es que el jugador brasileño por el que se pagó mucho más de lo declarado es un grandísimo futbolista.

Hablar de interferencias del Real Madrid y de los poderes del estado en un caso que lleva el juez Ruz es tanto como decir que el poder de Florentino Pérez es ilimitado. Habida cuenta de que este juez es el instructor en el caso Gurtel y Bárcenas, que no son precisamente casos en los que se haya favorecido al actual poder legislativo ni ejecutivo.

 El Barcelona como institución merece unos mejores dirigentes y no unos hooligans, elucubradores conspiranoicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *