El séptimo derby: Atlético de Madrid -Real Madrid en Champions League

El séptimo duelo esta temporada entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid tiene como elemento diferencial que por primera vez Ancelotti podrá contar con su alineación titular, la que sirvió para encadenar la racha de victorias y para ver desplegar al Real Madrid su mejor juego.

 Ese dato no sirve como excusa para justificar que en los anteriores seis duelos, el equipo blanco no haya sido capaz de ganar al equipo del ‘Cholo’. Simplemente jugaron mejor y tuvieron más claras sus estrategias.

 Y además, ha ocurrido incrementando cada vez más la diferencia. Si en los primeros duelos, allá por el verano en la Supercopa de España, la distancia era pequeñísima y la impresión era que el Real Madrid dominaba los partidos pero no era capaz de rematarlos, ya en el último derby, el 4-0, todo cambio, con un Real Madrid absolutamente desdibujado y un Atlético dominante.

 No parece que esa vaya a ser la tónica de esta noche. Este Real Madrid no es el mismo que el de febrero, y aunque parezca mentira, la mera presencia de Modric todo lo cambia, combinado con la vuelta de James y el retorno de Cristiano Ronaldo. Y además, es otra competición diferente, ni más ni menos que la Champion League.

 Y es que en dos meses pueden cambiar muchas cosas en el fútbol. Supongo que eso es lo que pensarán los jugadores del Real Madrid, con ánimo de revancha ante un rival que se ha mostrado como el más difícil para Ancelotti.

 El técnico italiano no sabe o no puede contrarrestar el juego de los del ‘Cholo’. Parece que siempre va un paso por detrás que el técnico argentino. Cuando no es una jugada de estrategia que rompe el partido es un error de la defensa o simplemente una diferencia de intensidad en las jugadas que decantan  los balones y las oportunidades hacia el bando rojiblanco.

 Bien haría Ancelotti en tener en cuenta todas estas variables. Los del ‘Cholo’ además sufren cuando llevan la iniciativa, y se benefician por el contrario con la ansiedad del rival.

 No es un partido de 90 minutos, sino de 180 y el resultado en la ida puede ser determinante. Por eso, los blancos deben jugar con inteligencia. Solamente así y jugando con la misma intensidad que el Atlético, podrá este Real Madrid superar a un rival que ahora mismo es la gran bestia negra blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *