El Real Madrid gana la ACB y logra el triplete

Los aficionados al baloncesto del Real Madrid han visto en esta temporada algo inédito, a su equipo ganándolo todo con una autoridad impresionante y un juego excelso. Si en los últimos años había la sensación de que al equipo le faltaba un peldaño para ganar varios títulos, siempre a las puertas, bien por falta de competitividad o cansancio, este año definitivamente Laso ha dado con la tecla maestra.

El equipo se ha mostrado durante toda la temporada y especialmente en las finales, como un equipo completo, equilibrado, con todas sus piezas perfectamente ajustadas. Los tres partidos han servido para ver como en cada momento distintos jugadores daban un paso al frente. Si en el tercer partido Rudy, clave, en los dos partidos anteriores con 17 puntos no aparecía por baja forma física, lo hacía Carrol con 19 puntos. Mientras que en el segundo partido fue Llul quien dinamitó el partido con 24 puntos, en el primero fueron varios los jugadores con 8 o más puntos.

, Un acierto total de la dirección que ha incorporado a especialistas: Macioulis en su faceta defensiva, Nocioni aportando liderazdo e intensidad, Rivers tiro exterior y Ayon juego interior y defensa. Esos jugadores junto con el núcleo español más Carrol han sido determinantes.

Celebración de la liga ACB, tras el triplete

Celebración de la liga ACB, tras el triplete

El triplete llega esta temporada tras una temporada anterior en la que el equipo logró la Copa del Rey pero se quedó a las puertas de los otros dos títulos, perdiendo una dolorosa final de Euroliga y la final contra el Barcelona, con el equipo mentalmente derrotado. Anteriormente el equipo logró la liga pero cayó también en la final de la Euroliga y en la Copa del Rey en en un intensísimo partido contra el Barcelona en cuartos de final.

Un recorrido que tiene como común denominador la capacidad del equipo para competir siempre y llegar a prácticamente todas las finales. Las finales se pueden perder o ganar pero un equipo como el Real Madrid ha de aspirar a estar siempre entre los mejores. Eso es lo que al final acaba dando títulos. Es posible que en un año no tan bueno solo se logre un título, pero en uno excelente, donde todos los elementos confluyan se puede lograr incluso in triplete.

Para ello ha sido fundamental la estabilidad en la sección, apostando por un mismo entrenador, manteniendo a los jugadores claves pero reforzando sabiamente cada temporada.

Quizá esa sea la solución para el fútbol, apostar por una mayor estabilidad. Aunque evidentemente ambas secciones nada tienen que ver. Mientras que una es el foco diario de la prensa y aficionados, con toda la presión que ello conlleva, la otra vive más aislada, más ajena a esa presión infernal, que raya a veces en el fanatismo. Pero sin duda, Florentino debería plantearse un entrenador para 4 años, una plantilla base con jugadores ya hechos, y 2 o 3 fichajes cada año, evitando grandes terremotos.

De lo contrario podría vivir lo que lleva viviendo y lo que ha vivido la sección de baloncesto durante todos estos años, inestabilidad. Hasta la llegada de Laso, el Real Madrid no era siempre el favorito, ganando títulos de vez en cuando, pero sin dominar claramente las competiciones. Es ahora cuando hay que aprovechar el ciclo ganador. Queda algo de pólvora por gastar aunque es cierto que el equipo es muy veterano y que en algún momento habrá que realizar una importante reestructuración para rejuvenecerlo.

Mientras, a disfrutar de un equipo histórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *