Paliza del RMB al Estrasburgo y pase a la siguiente ronda

El Real Madrid vapuleó ayer al Estrasburgo y se clasifica a la siguiente ronda de la Euroliga tras recuperar su mejor versión. En los últimos tres partidos ha ganado al Fenerbahce, al Bayern de Munich y la victoria de ayer, todas con holgura y mostrando la mejor versión de un equipo que comenzó el año dubitativo.

Carrol entrando a canasta

Carrol entrando a canasta. Fuente: Real Madrid.com

Ya se intuía que el largo verano (Europeo, Intercontinental…) afectaría al rendimiento de la plantilla pero nadie se imaginaba que el Real Madrid necesitaría esperar hasta el último partido para confirmar su plaza en la siguiente ronda. Ese esfuerzo extra ha llevado al equipo a volver a confiar en sí mismo, a recuperar la frescura y a enseñarnos el potencial de una plantilla que puede ser mejor aún con la vuelta de Rivers y el fichaje de Lima.

Nada es poco para un equipo que aspira a ganarlo todo y que sobre todo tiene ya varios miembros del equipo con edades por encima de los 30 y en algunos casos con lesiones como Rudy.

Lo que vimos ayer fue la apisonadora blanca a la que estábamos habituados el año pasado. Intensidad defensiva y acierto atacante de casi todos los miembros de la plantilla. Seis jugadores con 10 puntos o más, sin ser ninguno de ellos ni Ayon ni Llul, dos de los pilares blancos de los últimos partidos. Es bueno que Laso siga confiando en todos los jugadores y que tengan minutos para dar frescura al equipo. Y así ayer vimos a un muy buen Taylor, cada vez más confiado y aportando mucho y a Thompkins, siempre con la muñeca caliente.

Captura de pantalla 2015-12-18 a las 10.18.29

Queda todo lo importante por disputar y ya con el Real Madrid de vuelta más las posibles incorporaciones podemos decir que el equipo está condiciones de luchar por todo. En la ACB tendrá que vérselas con un Valencia intratable, al igual que en la Copa del Rey, añadiendo también, por supuesto al Barcelona y a algún invitado de última hora. Y en la Euroliga son varios los cocos y la competitividad es extrema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *