Derrota del Real Madrid en Villarreal

La jornada era perfecta para el Real Madrid. Un abultado resultado contra el Malmoe que daba moral al equipo y en especial a los goleados Benzema y Cristiano Ronaldo; un empate de última hora del Barcelona y un rival como el Villarreal que había jugado el jueves en Europa.

 Esos mimbres, más el hambre propia que tiene que tener un club como el Real Madrid para salir a por el partido y volverse a meter en la liga debía bastar para apostar fuertemente por los de Benítez.

 Pero nada de eso sirvió y después de 90 minutos más 4 de descuento el Real Madrid fue incapaz de marcarle un solo gol al Villarreal, el quinto en la tabla, pero un equipo que al lado de los grandes de Europa, ni duraría ni dos asaltos. Tampoco el Real Madrid.

Gol de Soldado ante el Real Madrid

Gol de Soldado ante el Real Madrid. Fuente: EFE

 Este equipo construido o destruido por Benítez, ya no lo sé, ni marca demasiados goles ni sabe defender. Es triste, pero la realidad de los números constata que este Real Madrid después de 15 jornadas es el menos goleador de los últimos 9 años. Concretamente 32 goles, frente a los 55 o 44 de las dos temporadas anteriores o los 53 de la segunda temporada de Mourinho.

 El equipo tampoco defiende bien. El gol de Villarreal fue un error de Modric, pero son continuos los errores de prácticamente todos los defensas. Evidentemente el problema es de conjunto, e involucro a delanteros y medios.

 Me cuesta mucho imaginar un Real Madrid mucho mejor que el visto durante el partido de hoy, porque hasta ahora, fuera de los partidos verdaderamente sencillos, como el 5-0 al Betis, 4-1 al Getafe o 8-0 al Malmoe no hemos visto a un Real Madrid verdaderamente competitivo durante 45 minutos y mucho menos durante 90.

 Y así, en los partidos verdaderamente complicados no hemos logrado ver al Real Madrid competitivo que deberíamos. Ni en el Calderón (1-1), ni en Sevilla (3-2), Barcelona (0-4) ni por supuesto contra el Villarreal. En Europa, los dos partidos contra el PSG han mostrado caras ambivalentes del equipo, con momentos buenos y muy malos. Algo de eso también se vió en el 1-3 contra el Celta de Vigo.

 Sencillamente el equipo es incapaz de estar concentrado durante 90 minutos, como bien ha confesado hoy Pepe. Y eso es lo preocupante, que un partido como el de hoy, tan propicio para acercarse al objetivo de poder competir por la liga hasta mayo, el equipo no se ha dejado el alma.

 Solamente responde este equipo ante toros no bravíos, contra equipos que se muestran ya derrotados, impresionados por el pasado blanco y por las nombres de los jugadores. Pero la realidad es que con eso ni se va a ganar la liga ni se va a ganar la Champion League. Y es muy probable que se haga el ridículo de esta noche.

 Suficiente tenemos con el ridículo de los despachos como para ver también este ridículo espantoso en el campo. Y ahí, quedan todos señalados, los 11 jugadores, los 3 suplentes, el entrenador y el presidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *