Derrota del Real Madrid en Moscú

El Real Madrid perdió 95-81 contra el CSKA de Moscú, demostrando nuevamente su debilidad ante los equipos más potentes del continente. Si ya antes perdió en la ronda de la Euroliga, ahora recientemente ha vuelto a esa senda con la derrota de ayer y con la del Barcelona hace unos días.

Captura de pantalla 2016-01-08 a las 10.37.01

Ese tipo de partidos será el que determine los títulos, en las tres competiciones ante justo esos mismos rivales. El CSKA de Moscú tiene sobre todo un ingrediente que es letal para este Real Madrid, el puesto de base muy bien cubierto. Teodosic y especialmente el francés De Colo, destrozaron literalmente al Real Madrid, con 23 y 28 puntos respectivamente y 14 asistencias entre los dos.

Esos números y la fragilidad defensiva de los de Laso que volvieron a conceder casi 100 puntos, lastraron todas las posibilidades de ganar un partido ya de por sí difícil. Eso sí, durante gran parte del partido el escolta americano Rivers y Ayón intentaron mantener ese barco a flote, con destellos del futuro megacrack Doncic, que con 3/5 en triples y 12 puntos demuestra que está a pocos meses de dar el salto definitivo.

Pero mientras tanto es Sergio Rodríguez el encargado de llevar el timón del equipo. Y en ocasiones lo hace de manera soberbia, en especial en ataque. Pero muchas otras veces naufraga y con él normalmente el equipo. Con el añadido de que el canario es especialmente frágil defensivamente, y en partidos como el de ayer directamente supone un agujero para el equipo.

No diré que Sergio Rodríguez sea el problema defensivo del equipo. No, el problema es más profundo y tiene que ver con múltiples factores. A estas alturas de la temporada las piernas no deberían pesar tanto como al principio, cuando este Real Madrid tenía excusa. Faltan centímetros y kilos en el interior, aunque lo cierto es que el año pasado se tenían con Boroussis, Mejri y Slaughter pero tampoco se utilizan tanto a esos jugadores. En el exterior, Taylor es un buen jugador defensivo pero todavía no tiene esa integración total. Y el resto de jugadores no tienen la chispa del año pasado y es que los años también suman.

Y bueno con respecto al año pasado la mayor diferencia es la aportación global de los 4 internacionales españoles, campeones de Europa con la selección y determinantes el año pasado. Ya hemos hablado de Sergio Rodríguez, irregular al igual que Felipe Reyes, que ahora sí cada vez le cuesta más, algo evidente con su edad. Lo ha dado absolutamente todo en sus últimos años. Los otros dos, Sergio Llul y Rudy Fernández pueden ser considerados dos de los mejores jugadores de Europa en su posición. Ambos empezaron flojos la campaña y los dos están lesionados. Y aportan al juego, además de su experiencia y ofensiva, una gran capacidad defensiva.

Todas estas razones llevan al Real Madrid al estado actual, siendo un equipo tremendamente irregular y sin la autoridad del año pasado. En todo caso, quedan 5 meses y eso es mucho tiempo en deporte.

Estoy convencido de que Laso está trabajando en ello aunque cada vez tiene menos tiempo y la Copa del Rey está a la vuelta de la esquina y la Euroliga dará poco respiro en un grupo ciertamente complicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *