James, a la deriva

James aterrizó en Madrid como un chico humilde,con la cabeza bien amueblada, demostrando además en el terreno de juego que era un jugador que valía los 80 millones que se había gastado el Real Madrid en él.

Con talento, joven y con inteligencia parecía que sobre él se construiría el Real Madrid de los próximos años. Pero, de pronto, hemos perdido a aquel James y tenemos una versión «benzemesca».

El jugador francés empezó también con problemas de circulación de tráfico, como James, y ha acabado como posible extorsionador de un compañero de selección. Esperemos que el colombiana no se tuerza tanto pero lo cierto es que los indicios no son buenos.

James en un acto de Audi

James en un acto de Audi

Comenzó el año con lesiones varias y recados impropios al entrenador. Mensajes que seguramente había aprendido de otros futbolistas más veteranos. Desde entonces ha seguido dando la impresión de que discutía demasiado la autoridad del entrenador. Un entrenador, Benítez, que es cierto que no le ha considerado tan indiscutible como Carlo Ancelotti. Pero eso va en el contrato de cualquier futbolista, y mucho más en el Real Madrid, plagado de estrellas. O al menos, así debería ser te llames Cristiano, James o Sergio.

Futbolísticamente considero a James un jugador excepcional y así me lo pareció desde el primer minuto. Tiene gol, lo hace todo muy sencillo, es trabajador y le da al fútbol del Real Madrid otra fluidez.

Pero a nivel personal parece que ha empezado a adoptar actitudes que no son buenas para el equipo. La realidad es que este chico parece haberse torcido. Ahora recuerdo la frase de un sabio entrenador portugués que pasó no hace tanto por el Real Madrid:

«Si en un cesto hay 25 manzanas y una de ellas está podrida, al poco, el resto también se pudrirán»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *