El Real Madrid gana la Copa del Rey, otra vez.

Por tercera edición consecutiva el Real Madrid se ha proclamado campeón de la Copa del rey. Una gesta no lograda hasta ahora y que demuestra la competitividad de este equipo. Son 5 años desde que Laso cogió el mando como entrenador. Cinco temporadas en las que se ha ido ajustando el equipo, pero que han tenido el denominador común de contar con un equipo que prácticamente ha competido en todas las competiciones. Se necesitaron 3 finales para ganar la Euroliga, pero se llegó a las finales, y en la Copa del Rey, el nivel también ha sido siempre altísimo como en la liga. En total 11 títulos.

Captura de pantalla 2016-02-21 a las 21.34.45

 La clave del éxito es un proyecto sólido, con un mismo entrenador, un director deportivo que hace fichajes y sobre todo un núcleo de jugadores hiper competitivos, los españoles Llul, Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Felipe Reyes y el americano Carrol. Cinco jugadores de talento y carácter a los que el año pasado se unieron 4 refuerzos claves: Ayon, Noccioni, Maciulis y Rivers. Cuatro jugadores con las mismas características que los anteriores: mucho talento, garra, concentración e inteligencia. Esas fueron las claves que permitieron ganar el año pasado el triplete y las mismas que han propiciado este año este primer título de la temporada.

 Y eso que este equipo lleva toda la temporada con mucha irregularidad y sin su jugador estrella, Rudy Fernández. Pero nada de eso ha impedido que sea el mejor equipo de esta edición de la Copa del Rey. Primero ganando claramente al Fuenlabrada, después controlando al Laboral y hoy en un partido dificilísimo en la final ante un meritorio Gran Canaria.

 Un partido de altura, que el Real Madrid ya lo ha jugado otras veces y que ha tenido la respuesta habitual de los principales jugadores del Real Madrid. Especialmente Ayon, el MVP, un coloso ofensivamente con 15 puntos, pero también en defensa con 3 robos y 2 tapones más todas las intimidaciones y provocaciones de robos y pérdidas. Y acompañándole el habitual Maciulius, siempre silencioso, otro que defiende y ataca, al igual que Rivers, Noccioni o Felipe Reyes. Y por supuesto Carrol, un seguro en ataque con 13 puntos, después de una gran copa del Rey.

 Esta es la grandeza de un equipo tan competitivo como este Real Madrid, que aunque tenga bajas y este en un momento de irregularidad es capaz de llegar a casi todas las finales. Las claves, arriba expuestas: un proyecto sólido, jugadores de talento y comprometidos y un director de fichajes con autonomía, sin las interferencias del presidente.

 Ahora que el Real Madrid de fútbol se ha vuelto a dejar 2 puntos fuera de casa, como con Benítez por cierto, es bueno recordar la importancia de un proyecto de largo plazo. No hacen faltan los mejores jugadores, ni los más caros, ni tampoco entrenadores cada año. Solamente jugadores de talento y carácter y 2 o 3 estrellas, y un entrenador inteligente con un proyecto que poco a poco se vaya consolidando, sin prisas.

 Con Zidane pasará como con Benítez. Llegarán las prisas, se impondrá la titularidad de algunos jugadores y no se analizarán a las causas del problema original.

 Que Florentino Pérez, que ha acudido a la final, tome nota de por qué en el baloncesto, después de una etapa larguísima de dominio azulgrana y malos momentos madridistas, ahora sea justo al contrario. Igual encuentra la solución para el fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *