El increíble Llul

Hoy más que nunca hay que hablar del increíble LLul, un jugador que acumula canastas imposibles, una tras otra, apareciendo siempre en momentos importantes, con actuaciones propias de la NBA e incluso equiparable al gran Curry.

 Llul representa esa capacidad de hacer canastas imposibles, pero al mismo tiempo representa la garra y el corazón. Mientras que cualquier habría bajado los brazos tras la canasta del Valencia a algo más de 3 segundos de diferencia, él, con solo 1.3 segundos pidió el balón para realizar un tiro imposible, absurdo incluso si quiera intentarlo. Pero él, en cambio, le metió prisa a Felipe Reyes para intentar ese tiro imposible, solo apto para gente con fe infinita o locos.

 Y Llul representa la esencia de lo que durante mucho tiempo fue el Real Madrid como club, una institución que se forjó a base de jugadores con gran espíritu de lucha y muy competitiva. El Real Madrid nunca tuvo a los más talentosos ni a los mejores, pero sí a los más ganadores. Y ese es Sergio Llul, un jugador, desde luego de talento, aunque no como rasgo diferencial. Se ha pulido poco a poco hasta ser un tirador muy fiable, pero lo ha hecho no desde el talento natural, sino desde el esfuerzo y la entrega.

Llul

Llul celebrando una canasta

 Ayer el Real Madrid fue por detrás en el marcador durante casi todo el partido, a excepción de la primera canasta, el 0-2. Incluso fue perdiendo por más de 10 puntos. El equipo había gastado muchas de sus fuerzas en la Euroliga y se enfrentaba al líder, en su propio campo, un equipo que esta temporada se ha demostrado casi imbatible. Pero ese equipo que tiene a varios jugadores con el corazón y garra de LLul, como Felipe Reyes, Ayón, Noccioni o Maciulis. Con varios jugadores cansados y varias bajas importantes, como uno de los mejores jugadores de Europa, Rudy Fernández, este Real Madrid sigue siendo competitivo.

 No hace falta que jueguen los mejores, como diría Cristiano Ronaldo. Solo hace falta que los que jueguen se crean los mejores y jueguen como tal, durante cada partido.

 El Real Madrid de baloncesto puede ganar o perder, desde luego. Ayer le tocó la cara y ganó un partido perdido, aunque pudo haberlo perdido. Pero la actitud de nunca bajar los brazos es lo que le hace ganar la mayoría de los partidos. Mucho tiene que aprender la sección de fútbol, con futbolistas incapaces de tener la humildad de LLul, que dijo al acabar el partido, tras lograr la canasta ganadora: “ La verdad es que ha sido un churro, pero ha entrado y hemos ganado el partido”

Estadísticas del partido

estadísticas del partido

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *