Las declaraciones de Benítez

Rafael Benítez dando instrucciones

Rafael Benítez dando instrucciones

Benítez ha provocado un pequeño terremoto realizando unas declaraciones en la prensa inglesa que no dejan a nadie en buen lugar. El primero a él, que pocas semanas después de ser destituido carga contra el presidente del Real Madrid, tenga o no razón. Y en segundo lugar al propio presidente si es cierto lo que comenta Benítez, que todos sabemos que es así.

«No es fácil ser el entrenador del Real Madrid. La presión es muy grande, y si analizas, por ahí han pasado Camacho, Del Bosque, Pellegrini, Mourinho o Ancelotti. Cuando hay una mal resultado la directiva se pone muy nerviosa y siempre exigen responsabilidades sin analizar la situación, no miran lo que ha ocurrido en el pasado».

«Lo lógico es esperar un tiempo y ver si se consigue evolucionar, pero no hay paciencia, entonces los aficionados se ponen nerviosos y deciden cambiar al entrenador».

Los jugadores, los eternos inocentes, deberían haber quedado retratados hace mucho pero curiosamente siempre se libran. Parecen solamente responsables de las  las victorias pero no de las derrotas. Desde hace mucho tiempo, los jugadores son los verdaderos dueños del club. Se ha perdido el concepto de antaño que bien representaron jugadores como Santillana, que dice en una entrevista reciente cosas como esta:

«El jugador que se saltaba alguna de sus normas, deportiva o personal, sabía que iba a ser sancionado con una multa o se le apartaba del equipo»

Lo cierto es que lo que plantea Benítez ha intentado mantener esa disciplina y espíritu, sin éxito, y además apunta  la necesidad de estabilidad en un club como el Real Madrid. Si analizamos como dice Benítez al Real Madrid y al Barcelona de los últimos 12 años la diferencia es muy grande.

A nivel de entrenadores, por ejemplo, el Barcelona ha tenido 3 entrenadores del mismo corte en 12 años: Rijkaard, Guardiola y Luis Enrique, con el inefable Tata y Tito entre medias. El Real Madrid 12 en 12 años, Camacho,García Remon, Luxemburgo, López Caro, Capello, Shuster, Juande Ramos, Pelegrini, Mourinho, Ancelotti, Benítez y Zidane.

El punto de inflexión para Florentino lo supuso el año de Queiroz. El 17 de marzo el Real Madrid perdió su segunda final consecutiva de la Copa del Rey. El año anterior había sido el centenariazo contra el Deportivo de la Coruña y ese se perdió en la prórroga contra el Zaragoza. Luego ya llegaría la derrota contra el Mónaco y a partir de ahí se fraguó el despedido de Queiroz y una larga sucesión de entrenadores que todavía hoy continua.

Lo de Queiroz, que por cierto practicó en la primera mitad del año el mejor fútbol del Real Madrid que recuerdo (como el Madrid de las 26 victorias), fue en la temporada 2003-2004. Eso coincide, si no me equivoco con la llegada de Laporta y Rijkaard. Uno puso los mimbres institucionales, apoyando a la Federación, mejorando relaciones y presionando a los árbitros, y el otro puso las bases de este Barcelona, deportivamente hablando.

El Real Madrid es hoy un impresionante galeón, equipado con la mejor artillería, a la deriva, sin capitán y dependiente de como sople el viento. Florentino Pérez bien haría en repasar su pasado y sus errores, en ver los aciertos de su gran rival y en mirar en su sección de baloncesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *