El dopaje de María Sharapova

María Sharapova

María Sharapova golpeando una pelota

El dopaje de María Sharapova no me pilla por sorpresa ni me causa especial revuelo. Y no porque sospechase algo o siguiese la carrera de la tenista rusa, sino porque desde hace mucho tiempo se que el deporte profesional y el dopaje van de la mano.

Lo que vemos es solamente la punta del iceberg, en un sistema en el que siempre van por delante los nuevos productos de doping que las tecnologías antidopantes. Nada nuevo en la historia de la humanidad.

Lo de menos es la sustancia prohibida, Meldonium, que la ha tomado Sharapova durante 10 años, mucho tiempo como evidencia que el deporte no es capaz de enfrentar un problema que pone en cuestión todo el sistema. ¿Qué habría ganado Sharapova sin consumir esta sustancia? ¿Y si la hubiesen consumido el resto de jugadoras del circuito? Son respuestas que nunca sabremos.

Cada vez que salen este tipo de noticias, el lector es incapaz de separar la noticia de la protagonista y extenderlo al resto de jugadores. Pero esa es justa la realidad. Sharapova hace estas declaraciones porque no le queda otro remedio. Algo que pasa cada cierto tiempo. A unos pocos los pillan y parece que son solamente eso, unos pocos.

Mientras que los medios sigan sin indagar de verdad en este feo asunto, seguiremos pensando que son noticias aisladas. Por desgracia, los que leemos y escribimos este blog sabemos que el dopaje está en el fútbol, baloncesto, atletismo o ciclismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *