El Real Madrid buscará la Undécima en Milán

El Real Madrid parece siempre volver a su lugar de origen, casi por inercia. Desde luego no por casualidad ni por suerte porque son ya 14 finales de la Copa Europa, 10 de ellas se cuentan por victorias. Y esa racha junto con las 6 semifinales consecutivas demuestran que algo tiene el club que incluso en momentos aparentemente revueltos, es capaz de alcanzar algo que muy pocos clubes logran.

La campaña del Real Madrid ha sido tan atípica como irregular, con un pésimo comienzo de año, un cambio de entrenador a mitad de temporada y un final fulgurante donde prácticamente todos los partidos se cuentan por victorias, los más fáciles y los menos.

Mosaico del bernabeu

Mosaico del bernabeu

Y así, ganando primero a la Roma en una eliminatoria aparentemente fácil, remontando al Wolsfburgo tras un partido de ida desastroso y después venciendo al City en una semifinal no demasiado apasionante, se planta en su segunda final en dos años. Lo mismo que el Atlético de Madrid, por cierto, que es verdad que ha tenido  un camino con más obstáculos, especialmente en su tramo final, contra Bayern de Munich y Barcelona.

Pero lo que cuenta al final y lo que recoge la historia es quien levanta la orejona. Y para ello hay que llegar a la final. Lo está el Real Madrid tras disputar 180 minutos de un fútbol propio de un equipo que ha hecho cierto fútbol-control. Sin arriesgar demasiado, midiendo mucho los tiempos. No en vano, muchos de sus jugadores tienen ya muchos partidos a las espaldas. Y no en vano tampoco, el equipo ha afrontado ambos partidos sin dos de sus mejores atacantes al 100%, Benzema y Cristiano Ronaldo.

Por fortuna, si ha aparecido el tercero en discordia Gareth Bale. Del galés parece que muchos olvidaron rápidamente su contribución al equipo en una primera temporada excelsa y se quedaron solo con el recuerdo de un segundo año mediocre. De él y de todo el equipo. Pero la realidad es que este tercer año es un jugador determinante y ahora mismo está en un momento de forma espectacular. Es cierto que no le ayudan las lesiones intermitentes, pero nadie puede negar su aportación vital para el equipo.

Bale celebra su gol

Bale celebra su gol

Por lo demás, la seguridad de Keylor Navas es básica, la presencia de Casemiro imperativa para el mejor rendimiento de Kroos y Modric y la aportación también de Carvajal. La mejor noticia para el equipo es que el banquillo ha respondido durante todo este tramo final.

Seguramente Zidane recuerde la debacle con Ancelotti, con el equipo fundido en su tramo final, con 11 jugadores exhaustos y 11 suplentes fuera de ritmo de competición. Ahora este Real Madrid puede permitirse el lujo de contar en momentos tan difíciles como una semifinal con buenas versiones de sus teóricos suplentes. Hoy, la primera parte de Isco ha sido excelente; Lucas Vázquez viene demostrando su rendimiento en otros partidos y en cuanto a Jesé y James parecen decisiones personales de Zidane. El francés detecta algo en Jesé, quizá su antiguo yo, aquel chaval que deslumbró en su primera temporada. Y de la misma manera nota la desidia en James, lo mismo, por cierto, que Benítez. Bien, son sus decisiones, y por ahora no podemos decir que se haya equivocado.

La final será ya otra cosa, 90 largos minutos para ambos equipos, quizá incluso 93. Lo que está claro es que el Real Madrid es siempre el más peligroso. También para el Atlético de Madrid que fue derrotado hace tres años en una final y eliminado por los madridistas el año pasado. Es cierto que este año y repetidamente en liga, los resultados son muy diferentes. Y esto es la Copa de Europa y aunque muchas veces no vaya de favorito o pueda mostrar dudas, casi siempre gana. Ahí están los números, con prácticamente 5 finales ganadas por cada una perdida, y sobra una derrota, o si se quiere, 1 por cada 4, y falta una victoria.

Y si alguien quiere dar al Atlético de Madrid como favorito, como aquel Valencia, el Bayern Leverkusen o la Juventus, que lo haga. El Real Madrid si gana será su obligación y si pierde será un fracaso. A ningún otro equipo le ocurre esto, porque ningún otro tiene la obligación de ganar la Copa de Europa como el Real Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *