Victoria en Cornellá y liderato para el Real Madrid

El partido de ayer del Real Madrid en Cornellá no pasará a la historia por su belleza. Ni falta que hace. A lo largo de toda una liga hay infinidad de partidos que un campeón tiene que ganar, sin necesidad de adornos ni de jugar bien. Se le puede llamar pegada, efectividad o competitividad.

La realidad es que el Real Madrid ganó porque el Español falló las dos que tuvo, una clarísima en la primera parte, mientras que los blancos sacaron petróleo de sus oportunidades. Una de ellas fue un golazo de James desde fuera del área. Era una jugada sin peligro, con el colombiana rodeado de dos jugadores. De la nada, sin aparente peligro, James se sacó un zurdazo que significó el 0-1, y casi el fin del partido. Tampoco había hecho nada especial hasta entonces el colombiano, ni el resto del equipo. Pero por esto el Real Madrid es el Real Madrid y James un jugadorazo.

James

James celebrando su gol en Cornellá

No me canso de decir lo bueno que es el colombiano. A nivel resolución en momentos claves está incluso a la altura e Cristiano y de Bale. Lo demostró la primera temporada, pero incluso durante la pasada, en la que a pesar de estar fuera de forma y con pocos minutos siempre tuvo recursos para sacar asistencias o goles. Me alegro que esté recuperado para la causa. Quizá no pueda ser titular indiscutible con la BBC, pero es importante que sea el jugador número 12, y que apriete a los titulares, o que incluso sea un recurso para cambiar los partidos.

El resto del partido fue una sucesión de incidentes e interrupciones hasta casi el segundo gol del Real Madrid, con una jugada maravillosa, en una combinación entre Carvajal y Lucas Vázquez, para acabar en el gol de Benzema. Nuevamente un actor secundario, como el canterano Vázquez, siempre activo, siempre peligroso.

No olvidemos que el Real Madrid compareció sin Bale y Cristiano Ronaldo  y sin Casemiro durante gran parte del partido. Pero el fondo de armario es casi ilimitado y se vieron buenas acciones de Asensio y los aportes habituales de los Modric, Kroos y compañía.

Para el olvido, por cierto, el partido de Ramos y Pepe. El portugués se contagió del de Camas. Lo de Ramos, primero con una pérdida que le supuso una temprana amarilla y después con una mano, absurda, es para analizarlo. Por suerte, el árbitro no lo vio, pero fue una mano clara, expulsión merecida, y complicaciones futuras para el equipo. Ni es la primera vez ni será la última. Y sí, Ramos es Ramos, pero también para hacer este tipo de cosas que complican más de un partido.

Bien Casilla, por cierto, que le va a poner las cosas difíciles a Keylor. Ese es el mérito de Zidane, lograr que estén todos enchufados. Hasta 11 jugadores han marcado gol y prácticamente ya han jugado todos. Ese, y la racha de victorias, que empieza a ser llamativa. Aunque está el precedente de Ancelotti, ósea que ya sabemos que lo importante no es como se empieza sino como se acaba. Pero mientras disfrutemos del liderato y de la ventaja de 3 puntos al segundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *