Primera victoria del Real Madrid en la Euroliga

Cualquier victoria ante el Olympiakos, uno de los equipos históricamente más rocosos de Europa, es una gran noticia. Y si es por una ventaja de 18 puntos, muchísimo mejor. Es cierto que el partido fue malo en la segunda mitad, con ambos equipos atacando mal y defendiendo peor. Pero, aún así, en ambas partes pudimos confirmar lo que ya habíamos visto del Real Madrid en los anteriores partidos importantes.

El buque insignia de este Real Madrid es y será Llul. El de Mahon es prácticamente imparable, con una confianza absoluta, habiéndose convertido en el jugador más determinante de Europa. No solamente tiene una actitud contagiosa hacia el resto del equipo, sino que por sí mismo gana partidos. Ha afinado tanto el tiro exterior que se ha convertido casi en su especialidad, junto con sus entradas a toda velocidad a canasta. Aporta la defensa de siempre, y buen juego de equipo, convirtiéndose en un jugador total.

 Como comenté en el pasado post sobre el Real Madrid, el acompañan con acierto jugadores como Rudy, Randolph o Doncic, además de Ayon. Lo mejor del partido fue saber lo que puede aportar el nuevo, Randolph, que hizo una jugada espectacular, sacándose un mate de la nada, al más puro estilo NBA.

Y luego está Doncic, otra vez Doncic. Luka, un chaval de 17 años, juega como si tuviese 30 y aporta al juego en prácticamente todas las facetas. Ayer, anotó dos triples, varios tiros libres sin fallo, cogió dos rebotes ofensivos espectaculares, un robo de balón y varias asistencias. Su valoración fue la segunda mejor del equipo, y es que es un jugador que siempre aporta. Casi lo que da más pena es imaginárselo como jugador ya hecho, en 2 o 3 años, emigrando a la NBA. Y lo que pide el cuerpo es que Laso le ponga todos los minutos.

captura-de-pantalla-2016-10-12-a-las-22-54-41

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *