La renovación de Cristiano Ronaldo: análisis deportivo y económico

Florentino Pérez está llevando a cabo un proceso de renovación de jugadores estratégicos de la plantilla, aprovechando la sinergia ganadora y el hecho de que son los futbolistas que han ganado la última Champion League.

Se han renovado tanto a jugadores jóvenes y no titulares indiscutibles como Lucas Vázquez (25 años), con una baja ficha, como a jugadores titularísimos, con 26 y 27 años como Kroos y Bale, en la cúspide de su carrera deportiva, como a otros como Modric o Cristiano Ronaldo, ambos de 31 años. A esas renovaciones hay que sumar la de Ramos, dos años atrás, que fue la primera de esta serie.

Modric y Ramos estarán hasta el 2020, cuando cumplan 34 y 33 años respectivamente. Sus renovaciones, no precisamente a la baja, pretenden apuntalar un equipo, aunque en realidad lo que hacen es hipotecarlo, con jugadores que ya a día de hoy muestran signos claros de vejez futbolística. Las lesiones continuas y el bajo rendimiento se incrementarán durante los próximos años. No digo que un jugador a partir de los 30 no rinda, pero sí, que renovarle como estrella supone renunciar a empezar el reemplazo en su posición.

Pero de todas las renovaciones, la más importante desde todos los puntos de vista es la de Cristiano Ronaldo, que en el caso de cumplir todo el contrato estaría hasta los 36 años, es decir 5 años más. Podría desvincularse antes, como dice este artículo, aunque tras escuchar cómo quiere retirarse en el Real Madrid a los 41 años, parece difícil esta opción.

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

Cristiano Ronaldo celebrando un gol

Su renovación condiciona toda la política deportiva y de fichajes del Real Madrid, así como el juego del equipo. En un momento en el que la jerarquía está virando, con un Bale más protagonista y con jugadores jóvenes con talento y ganas, un contrato de largo plazo, mejorado además económicamente, le da a Cristiano carta de naturaleza para prácticamente exigir su titularidad y liderazgo.

Pero la titularidad y el liderazgo se demuestra en el terreno deportivo y a Cristiano Ronaldo cada vez se le intuyen más sus limitaciones físicas. No vengo a renegar de Cristiano, que ha demostrado durante todos estos años su compromiso y profesionalidad y precisamente ese liderazgo a base de goles. Simplemente creo que ese movimiento le ata las manos al Real Madrid durante los próximos años, y crea un problema a futuro, que es ya, a día de hoy, un problema de presente.

Cristiano Ronaldo, condiciona por ejemplo la posición de Bale, que tiene que jugar en la derecha, donde es mucho menos peligroso. Ya no aporta desde la izquierda lo de años atrás, y su regate y su capacidad de desborde han disminuido mucho. Es una realidad que a nadie se le escapa y que tendrá que suponer tarde o temprano una reubicación en el terreno de juego, seguramente hacia la posición de delantero centro.

Además, el equipo ya no puede seguir jugando para Cristiano ni puede reclamar todos los minutos de todos los partidos, no solo por su edad sino por su rendimiento. Algo de eso se vio en la última final de Champion League, en la que el portugués lastró al equipo durante casi todo el partido. Los retos de Cristiano Ronaldo ya no pueden ser los retos del Real Madrid.

Su rendimiento en forma de goles también parece descender con respecto a su pico, que fue con 29 años, en la temporada 14/15. Veremos su cifra final en goles porque es cierto que esta temporada viene de una lesión, aunque lo que sí parece claro desde hace algunos años, es que su incidencia en el juego del equipo es ya mucho menor.

goles de Cristiano Ronaldo en liga

Gráfico de los goles de Cristiano Ronaldo en Liga. Fuente: transfermark.es

La política de fichajes queda también condiciona con las renovaciones mencionadas, todas al alza, con sueldos millonarios a jugadores que mantienen un estatus y un sueldo de superestrellas.

En el caso de Cristiano Ronaldo, su remuneración en el Real Madrid era de 17 millones de euros netos anuales desde su renovación en septiembre de 2013, con un contrato que alcanzaba hasta junio de 2018. Este acuerdo le colocó entonces como el futbolista mejor pagado, aunque fue superado por Messi, que renovó el pasado mes de mayo y se aproximó a los 20 millones de euros netos. La nueva renovación le iguala con el argentino y le supone al Real Madrid un coste de alrededor de 40 millones al año.

Ese sueldo hace difícil fichar a otra gran estrella que pueda competir en uno o dos años con Cristiano Ronaldo, sin desprenderse de otra superestrella. Existe un límite salarial y la plantilla tiene que estar compensada. Y luego hay intangible, que condiciona a los entrenadores por el estatus de sus jugadores, y eso perjudicará a jugadores con mucho menor sueldo como Morata, que quedan relegados por la condición de superestrella del portugués.

Con todo, sigue existiendo una importante parte estratégica en la renovación de Cristiano Ronaldo. Su impacto comercial sigue siendo gigantesco, aunque a medida que baje su rendimiento deportivo su sueldo tendrá menor justificación, ya que hay una parte en ella que corresponde a su valoración deportiva y otra a la extradeportiva.

En concepto de  ingresos por imagen, el Real Madrid percibiría alrededor de 6 millones de euros año (40%), mientras que el resto se lo reparten  la empresa de su representante, Gestifuse (20%) y el propio jugador (40%). Estas cifras, teniendo en cuenta  que el jugador tiene contratos por valor de 16 millones de euros al año, con contratos como  Clear, para el cabello, ropa interior y camisa, de su propia marca,  zapatos de su línea y de la marca Nike,  traje de gala de Monster o de  apariencia como Sixpad Training y Herbalife.

Y luego hay otro concepto importante que es la generación de ingresos por parte de la venta de camisetas. Todos los datos con respecto a este tema son bastante opacos, e incluso contradictorios, pero hay algunas fuentes de las cuáles podemos sacar alguna conclusión.  El Real Madrid vendería entre 1.500.000 y 2.800.000 millones de camisetas al año, según diversas estimaciones. La más vendida sin ninguna duda es la de Cristiano Ronaldo, que podría llegar a alcanzar incluso el 50% sobre las ventas totales. Existe toda una estrategia de venta, aunque es Adidas la que marca la pauta y no tanto el Real Madrid.

Los ingresos sobre la venta de camisetas, es en el mejor de los casos en torno a un 10% del precio final de venta, con un precio medio de 95 euros (la mitad es para la tienda y otro porcentaje significativo es para la marca que fabrica las camisetas). Dicho porcentaje permite un margen de 9,5 euros por camiseta, que con la venta actual de camisetas de Cristiano Ronaldo, dejaría unos ingresos de casi de 8 millones de euros, en el escenario más conservador.

Con la venta actual de camisetas del portugués, (en torno a 750.000) se cubriría alrededor de un 20% de su sueldo bruto, otro 15% sería amortizado por los derechos de imagen y el resto de ingresos se derivaría del impacto indirecto de  vincular la marca de Real Madrid y Cristiano Ronaldo, que tiene que ver con la taquilla, los sponsor, los contenidos audiovisuales o las giras.

Podemos decir que prácticamente se paga la mitad del sueldo de bruto de Ronaldo por su impacto comercial. Si Cristiano Ronaldo lograse mantener su rendimiento deportivo sería una renovación beneficiosa para el Real Madrid. Pero si baja sustancialmente su rendimiento, supondrá a medio plazo un problema, tanto económico, puesto que no justificaría su alta ficha, como deportivo, ya que provocaría un problema en el vestuario.

Y de cara al largo plazo, el club va a necesitar buscar a figuras que puedan reemplazar a jugadores veteranos como Modric, Ramos o el propio Cristiano Ronaldo. Algunos pueden estar en el propio club, como Varanne o Bale, pero para que la máquina económica se siga moviendo se necesitan a las mejores tanto deportiva como comercialmente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *