Luka Doncic vuela hacia el estrellato

1516_dbb-rmb-17-620x349

No hay muchos jugadores capaces de anotar 23 puntos y repartir 11 asistencias, y muchos menos capaces de hacerlo con tan solo 17 años. Seguramente, apenas un puñado en la historia, entre los que está Luka Doncic. Y en concreto apenas siete jugadores en toda la historia de la liga española.

Entre ellos se cuela un nombre, el de Drazen Petrovic, uno de los pocos nombres que se puede nombrar si queremos buscar una comparativa razonable de Doncic con cualquier otro talento europeo. Bien es cierto, que hace no tanto tenemos el caso de Ricky Rubio, tan precoz como Doncic, y que luego por diversas razones no fue el super crack anunciado. Y algo antes, habría que remontarse en España a Pau Gasol. El blaugrana hizo su aparición, ya como jugador importante, con 20 años. Con un año más emprendió el vuelo hacia la NBA, tras una última temporada espectacular en la ACB.

Pero claro, es que Doncic se ha convertido con 17 años ya en ese jugador que fue Gasol. O al menos, podríamos decir que está cerca, dominando los partidos. Es solamente cuestión de minutos, en una posición como la de base, en la que el joven esloveno compite nada más y nada menos con Llul, uno de los mejores jugadores de Europa ahora mismo.

Los números de hoy de Doncic dejan un partido casi perfecto: 8 de 10 en tiros de dos, 2 de 4 en tiros de 3, 11 asistencias,1 de 1 en tiros libres y 4 rebotes, para un total de 34 de valoración. Números de crack total.

Hasta la fecha, el Real Madrid y su técnico, Pablo Laso, han gestionado la evolución de Luka Doncic con calma, sabiendo lo importante que es en esas edades la formación y un crecimiento sostenible. Pero es que ahora mismo, es ya imposible seguir conteniendo a este fenómeno, que pide no solo minutos, sino casi todos ellos, para destacar y liderar a todo un Real Madrid. Le hemos visto hacer grandes partidos en Euroliga, contra los mejores rivales posibles, demostrando su enorme madurez personal.

No sabemos hasta donde puede llegar este jugador. Es imposible de predecir, aunque si sabemos que de joven dominaba de una manera tan abrumadora el juego, que parece que eso se vaya a consolidar en edad adulta, al menos en Europa. La NBA ya es otro cantar, aunque Doncic no es elegible hasta el draft del año 2018. Y a este paso, cuando llegue ese momento quizá hablemos ya de otro jugador, vista su evolución meteórica.

Por no saberse, no sabemos todavía siquiera cuál será la altura de este fenómeno. Ha crecido varios centímetros durante el último año, hasta el 2,01, pero quizá pueda crecer algo más. El hecho de jugar de base con esa altura y ese talento tiene una explicación formativa y será, como dice el artículo, determinante para su evolución como jugador. Magic Johnson era un base de 2,06 y Bodiroga de 2,05, por trazar una comparación en altura.

El futuro de Doncic pasará por su ambición personal y su madurez, que es ejemplar. A ello quizá contribuyan sus padres, ambos antiguos deportistas, y desde luego el Real Madrid, que hasta la fecha ha realizado un trabajo espectacular.

Pero ya es insostenible, como decía más arriba, y Doncic tiene que volar antes de que se vaya a la NBA. Los aficionados queremos disfrutar de su gigantesco talento antes de tener que verlo por la televisión a kilómetros de distancia.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *