Un Real Madrid de Champion

El Real Madrid acudió a su cita anual con las eliminatorias de Champion con su habitual vestimenta de equipo campeón. Son partidos en los que los madridistas tienen un brillo especial. Ayer se vio la mejor versión del equipo y de muchos jugadores que estaban apagados como Benzema o Cristiano Ronaldo.

El 3-1 es un resultado de mérito, teniendo en cuenta la racha de 18 partidos sin perder del Nápoles y el gol en contra a los 7 minutos del comienzo. Fue a partir de ese momento en el que se debía medir la capacidad de los chicos de Zidane. Y la respuesta fue más que positiva. Tanto que el 3-1 se queda corto, con la famosa pegada desaparecida, porque lo cierto es que el Real Madrid llegó más y mejor que el equipo italiano.

Y lo hizo gracias a sus dos laterales, Carvajal y Marcelo, los dos mejores del mundo en su posición, y gracias a un medio del campo potentísimo, en el que Modric, Kroos y Casemiro se complementan a la perfección. Capacidad técnica, táctica, ofensiva y defensiva, y como ayer gol. Ese medio de campo que es lo que le falta ahora mismo por ejemplo al F.C Barcelona, es lo que le da a este Real Madrid esa sensación de equipo imbatible, como bien decía la pancarta inicial.

Captura de pantalla 2017-02-16 a las 12.38.29

Ayer el equipo puso su primera piedra para ganar esta Champion, conscientes de que no solo queda la vuelta, en la que un mal partido te puede dejar eliminado, sino muchas rondas todavía y equipos más potentes aún que el Nápoles. Pero el hecho de haber remontado el resultado y las sensaciones invitan a pensar en una actuación sobresaliente del equipo.

Hay un factor que no puede olvidarse y que es fundamental para entender los equilibrios que ha hecho Zidane; el equipo hasta ahora no ha podido disfrutar de su 11 titular. A lo de ayer le falta Bale, que en el momento de lesionarse era el jugador más determinante del equipo. Si se mantiene la salud de sus mejores jugadores y rindiendo al nivel de ayer, este equipo puede hacer lo que ningún otro ha hecho: repetir Champion.

Ahora bien, hay que visitar Nápoles, e Italia es sinónimo de fútbol aguerrido y de no bajar los brazos. Así pues, disfrutemos de esta victoria pero pensemos en que a San Paoli hay que ir a ganar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *