El atraco del Real Madrid y la remontada del F.C Barcelona

En el fútbol se utiliza con facilidad la palabra atraco. Sobre todo cuando el equipo favorecido es el Real Madrid. Una decisión arbitral favorable basta para calificar un partido de 90 minutos como atraco sin tener en cuenta cualquier otra consideración. Dicho rasero no se aplica de igual manera a otros equipos, especialmente el F.C. Barcelona que puede tener no una, sino 4 o 5 decisiones arbitrales, sin que los rivales se indignen tanto.

 Existe en todo ello una justificación, una propaganda anteriormente repetida, hasta la saciedad que identifica al Real Madrid con el equipo de régimen y de Franco. Una mentira tantas veces repetida como que al equipo blanco le favorecen tanto o más los arbitrajes que al F.C. Barcelona, a pesar de ser vox populi que Angel Villar y Laporta se aliaron para que el primero ganase las elecciones.

 Me decía por ejemplo un buen amigo del Betis que lo del domingo había sido un atraco. Solo fue capaz de repetir esa palabra una y otra vez sin ser capaz de argumentar cada una de las jugadas, para analizar si fue o no un atraco.

 Analizando el partido, la jugada clave es la salida de Keylor Navas. Al no tocar el balón y derribar al atacante bético, es una jugada de roja. Expulsión del portero y el Real Madrid a jugar con 10. Posiblemente, dada la mediocre actuación del equipo, el partido se podría haber perdido, aunque en no pocas ocasiones hemos visto a los blancos superar dicha adversidad.

 Que dicha jugada cambia todo el partido es obvio. Es un error grave de Mateu Lahoz, que debió ver que algo que no ocurrió. Nada, por cierto, que no pudiese remediarse con la tecnología. Pero comparando con otros partidos, también existió una mano clara de Mascherano en el minuto 10, en un claro penalti, y eso también habría cambiado la remontada del Barcelona.

 La diferencia entre ambos es que en el resto del partido existieron jugadas favorables y desfavorables al Betis, no así a favor del PSG. Concretamente se pitó un fuera de juego a Cristiano Ronaldo, ilegal, cuando se quedaba solo ante el portero, y se dejaran de pitar dos penaltis a Morata y Cristiano Ronaldo, cuanto menos dudosos. En la otra parte, se pide un penalti de Carvajal y se duda de la expulsión de Piccini, a pesar de ser un agarrón claro.

 Para tratarse de un atraco, el ladrón dejó de robar muchas joyas y diamantes, y bien podría haber pitado esos dos penaltis Mateu Lahoz para consumar el latrocinio. Pero no lo hizo así, y en esas jugadas concretas favoreció al Betis y solamente el cabezazo salvador de Ramos arregló un desastroso partido del Real Madrid.

Real Madrid s Sergio Ramos celebrates after scoring his side s second goal against Real Betis during a Spanish La Liga soccer match between Real Madrid and Real Betis at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid Sunday March 12 2017 AP Photo Francisco Seco

Real Madrid s Sergio Ramos celebrates after scoring his side s second goal against Real Betis during a Spanish La Liga soccer match between Real Madrid and Real Betis at the Santiago Bernabeu stadium in Madrid Sunday March 12 2017 AP Photo Francisco Seco

 Ahora bien, si el Betis quiere saber lo que es un atraco que pruebe a jugar contra el Barsa, que al igual que contra el PSG tuvo la suerte arbitral de su lado y todas las jugadas arbitrales dudosas cayeron de su lado. Entonces, nadie hablaba de atraco ni de robo a mano armada, a pesar de que se dejaron de pitar dos penaltis claros y se pitaron otros dos, uno imposible y otro muy dudoso, por no hablar de otras jugadas.

 Pero para el imaginario público, el Real Madrid sigue siendo el equipo del régimen, aunque nunca lo fue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *