El VAR y las declaraciones de Piqué

Durante el partido de ayer celebrado entre la selección francesa y la española muchas personas pudieron apreciar por primera vez la utilidad de la tecnología en el fútbol, el denominado VAR (videoarbitraje). Algo, que algunos no necesitábamos para entender que un deporte que mueve millones de euros no puede dejar de utilizar un sistema que hace que el deporte sea más justo y que los árbitros puedan tomar mejores decisiones.

No es nada nuevo y lleva funcionando perfectamente en deportes como el fútbol americano o con el denominado ojo de halcón en tenis. Se trata simplemente de un recurso más para que el equipo arbitral pueda ver todo aquello que es incapaz de observar en vivo y en directo.

Ayer, algún comentarista se quejaba del suspense, y de que se trataba de correcciones arbitrales que tardaban más de un minuto y medio. En un deporte en el que se juegan apenas la mitad de los minutos oficiales, con constantes pérdidas de tiempo, no parece que un minuto sea mucho para determinar si una jugada acaba en gol o en fuera de juego.

Eso mismo sucedió ayer, y primero un gol de Griezman fue anulado por un fuera de juego muy justo, que el árbitro no vio en directo, pero si se vio en la cámara, y después con un gol de España, anulado en primera instancia por fuera de juego, y rectificado más tarde. Al final, subió al marcador lo que tenía que subir, para hacer que ambas decisiones condicionasen un resultado que ahora sería de 1-1 y no de 0-2- Gana el fútbol y ganan los aficionados que no se pueden quejar de medidas injustas.

Pero parece que la prensa española necesitaba que fuese a favor de España para apoyar una causa indispensable para que el fútbol se modernice de una vez por todas. Pero claro, con la ayuda de la tecnología habría menos polémica y la prensa tendría menos temas de los que hablar, y quizá, solo quizá, tendrían que buscar noticias importantes o crear auténticos reportajes que aportasen valor.

A cuenta de las noticias, ayer Piqué volvió a desmarcarse con declaraciones que a buen seguro traerán grandes repercusiones. Ayer, el defensa del F.C Barcelona no se limitó a tirar una puyita al Real Madrid o a avivar un poco la caldera del fútbol, sino que fue mucho más allá, para insinuar una complicidad entre los organismos del estado y el Real Madrid. Mezclar el fútbol con las imputaciones de Neymar o Messi o con asuntos judiciales o con la propia independencia de Cataluña, es sin duda torpe, aunque no creo que sea casual.

Captura de pantalla 2017-03-29 a las 11.06.28

Todo lo que sea empantanar le gusta a Piqué, y genera un conflicto que le interesa ahora que el F.C Barcelona va detrás del Real Madrid. Sus declaraciones van en esa línea, pero esta vez deben recibir una respuesta contundente en forma de querella. Poner la otra mejilla no parece apropiado cuando se vierten acusaciones tan graves, y sobre todo con un F.C Barcelona claramente favorecido con los árbitros y que además tiene mucho de lo que avergonzarse con sus problemas judiciales.

No se si se tomarán medidas, pero me parece que ya está bien de soportar el victimismo culé que casi nunca tiene contestación y que cuando es al contrario recibe una respuesta unánime desde allí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *