Nocioni, un corazón madridista

Nocioni

Nocioni

Nocioni anotó este fin de semana 26 puntos, con un registro de 5 de 10 en triples y 5 de 8 en tiros de dos, para un total de 20 de valoración en casi 28 minutos. No parecen números de un jugador que a final de temporada se retirará y sí de uno que todavía es capaz de dar, como en este caso, su mejor rendimiento en el Real Madrid.

El argentino llegó hace tres temporadas para darle un plus de veteranía y competitividad al equipo blanco. Con Laso al frente el equipo había vuelto a llegar a la cima y había conseguido el hito de dos Final Four seguidas, pero le faltaba más corazón y capacidad para resolver en los momentos críticos. Y ese hombre se llamaba Nocioni, tantas veces enfrente con el Baskonia o con Argentina.

Fue llegar el argentino y ganar finalmente la Euroliga con partidazos incluidos de Nocioni. Después, poco a poco ha ido perdiendo fuerza en una plantilla muy completa y con mucha rotación. Sus cifras han bajado en los totales, pero su rendimiento siempre ha sido bueno, aportando cuando salía a pista pero también desde el banquillo.

Pero sobre todo, el gran aporte de Nocioni a esta plantilla y a este club es el ser capaz de transmitir su carácter ganador, su profesionalidad como jugador y sus eternas ganas de jugar y de ganar. Esos rasgos tan madridistas son necesarios que se transmitan de jugador a jugador y de afición a jugadores y viceversa. Y no siempre ha sido así.

Pero el Chapu se ha encontrado con un club y una plantilla que encajaban perfectamente con su manera de ser, con jugadores tan competitivos como Llul, Felipe Reyes o Rudy.

La mejor prueba de ese carácter de Nocioni fue su despedida en la zona noble del Bernabéu. No solo por las palabras que dijo, sin duda, merecedoras de ser escuchadas por jugadores jóvenes, algunos con un futuro tan brillante como Doncic, para aprenderlas y asimilarlas, sino por la valentía de ser capaz de reconocer cuando tu hora te llega. 

Nocioni cree que ha llegado el momento de dar un paso al costado, a pesar de ser capaz todavía de anotar en un partido el 50% de los triples efectuados, o de ser capaz de anotar por encima de los 20 puntos en un equipo como el Real Madrid. Esa visión de las propias limitaciones de uno mismo pero también de sus fortalezas es lo que ha hecho grande a este jugador.

Ojalá pueda despedirse con otro triplete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *