Juventus vs Real Madrid (II): análisis del partido

Captura de pantalla 2017-06-02 a las 20.38.13

La final de Champion no presenta a priori un gran favorito. Es cierto que gran parte de la prensa internacional piensa que la Juventus es favorito, quizá por influencia de la victoria clara ante el F.C.Barcelona y la posterior ante el Mónaco. Pero eso sería restarle demasiados méritos a un Real Madrid que ha eliminado a dos de los cocos de la competición: el Bayern de Munich y el Atlético de Madrid.

Ambos equipos viene de ganar sus respectivas ligas, y adicionalmente la Juventus ha ganado la copa y muestra una tremenda hegemonía en su país, con 6 ligas consecutivas. Y en el otro lado, el Real Madrid es el vigente campeón de la Champion, lo cuál no es un logro menor.

Así pues, nada tiene que ver esta final con la acontecida hace 19 años, en la famosa séptima, la Champion que volvió a poner en el mapa al Real Madrid, y que tuvo como rival batido a toda una Juventus. En aquella época los italianos eran más temibles que ahora incluso, con un equipo que transmitía fuerza y que tenía entre sus estrellas, nada más y nada menos que a Zidane y a Del Piero. Casi nada.

Esta final es otra cosa aunque con un guión impredecible como todas las finales. Desde el punto de vista futbolístico, mi opinión es que ambos equipos son muy sólidos en términos globales. El Real Madrid sabe jugar este tipo de partidos, y lo ha demostrado especialmente en la etapa de Zidane, y es capaz de presentar múltiples registros. Y la Juventus tiene claro su estilo de juego y ha armado un equipo con jugadores adaptados perfectamente al sistema que propone Alegri.

En lo que sería una comparación libra por libra, por meras individualidades, el Real Madrid presenta en términos globales jugadores más predominantes, algunas de ellas estrellas mundiales y la mayoría perteneciente al top 5 mundial en su puesto. La Juventus, por su parte tiene jugadores con menos peso internacional, algunos incluso, descartes de equipos grandes, como Higuain, Mandukic o Alvés, pero que en el equipo italiano han encontrado su mejor desempeño.

Colectivamente ambos equipos son fuertes. En ocasiones se ignora la fuerza colectiva del Real Madrid, por el peso de sus estrellas, pero evidentemente ningún equipo llega a dos finales de Champion League consecutivas con el mero brillo de sus estrellas.

El factor experiencia es otra de las variables a tener en cuenta, ya analizado en la entrada anterior. La experiencia  y la veteranía pueden evitar errores que en este tipo de partidos decantan una eliminatoria.

A nivel guión, no parece complicado prever un Real Madrid que apueste por más posesión que la Juventus. Kroos y Modric tendrán que ser capaces de crear peligro, justo en la zona en la que la Juventus acumula más futbolistas, y se siente más cómoda. Ahí, la presencia de los laterales, Marcelo y Carvajal, se antoja imprescindible, así como la capacidad de jugadores como Isco, Benzema y Cristiano de generar sus propias jugadas. Algo así vimos en el Calderón con la genialidad del francés. Los italianos intentaran que eso no pase, y ahí estará la gran batalla.

Por su parte, la Juventus tiene que aprovechar su capacidad para armar jugadas rápidas en pocos toques. Alves es un elemento fundamental, en su labor casi de interior, y por supuesto debe aparecer Dybala para dar claridad al juego y arriba Higuaín. La capacidad de esos tres para crear peligro es nuevamente la gran tarea defensiva del Real Madrid. Ahí, Casemiro tendrá trabajo y también los dos centrales, teniendo que tener especial cuidado los laterales de no volcarse demasiado de manera simultánea.

Y luego están los elementos imprevistos. Una falta, un córner, un error defensivo pueden cambiar completamente el partido. Hablábamos de la experiencia pero no es suficiente, como vimos en la primera final entre Real Madrid y Atlético de Madrid. El error garrafal de Casillas-un veterano-, cambió el guión y permitió que los rojiblancos acariciasen su primer título, solo a falta de unos pocos segundos. Momento en el cuál, la experiencia y carácter de Ramos, volvió a cambiar la eliminatorio. Son precisamente esos detalles, esas jugadas de jugadores de gran personalidad y carácter las que tienen esa fuerza de cambiarlo todo.

En ambos casos, un gol lo cambia todo. Para la Juventus supone afianzar su sistema defensivo y obligar al Real Madrid a hacer dos goles. Y para el Real Madrid le abre el camino para aprovechar la necesidad de la Juventus de volcarse al ataque y jugar un tipo de juego en el que probablemente no se desenvuelva con la misma comodidad.

Infinitos factores, no tantas posibilidades en el marcador, porque habitualmente la tensión y la presión no permiten ver muchos goles. Ganará el mejor, como casi siempre, pero la historia solo se acordará del campeón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *