Neymar se fue

59818cf9321e0

Y Neymar se fue. El cuento de las ovejas y el lobo finalmente consumado, con el PSG en el papel de Lobo y Bartomeu en el del pastor, que tras amagar con fichar a Verrati vio como el jeque árabe le arrebataba a su segundo mejor jugador y a uno de los pilares sobre los que debería construirse el futuro Barcelona.

 Porque, no nos engañemos, a pesar de las portadas y artículos de los periodistas y aficionados más fanáticos, ese era el papel que debía desempeñar Neymar. Con Messi y Suárez cumpliendo la treintena y tras varios años demostrado su talento, el brasileño, con 25 años representaba ese crack sobre el que construir el futuro de un club que se ha envejecido.

Como llegó Neymar se ha ido, envuelto en la polémica sobre su fichaje, con el denominador común de millones de euros cobrados por su padre y representante y también por la falta total de escrúpulos.

bartomeu-padre-neymar--644x362

Eso fue Neymar cuando fichó por el F.C. Barcelona tras jugar con varios clubs y firmar varios contratos, y eso ha hecho Neymar, esta vez al Barcelona. Pero entre medias ha judicializado al club, con un expresidente como Rosell en el banquillo  con un club al que no olvidemos que el fichaje de Neymar le va a costar una cantidad entre los 100 y 200 millones de euros

 No obstante, las formas y el dinero no enmascaran una realidad, que Neymar es uno de los 5 mejores jugadores del mundo. Lo es por el desequilibrio que provoca en los rivales pero también con los fríos números. Solamente el propio Messi, de quien Neymar dice que huye, y unos pocos jugadores como Suárez y Cristiano Ronaldo, alcanzan los 50 goles por temporada.

 Captura de pantalla 2017-08-03 a las 16.43.25

A excepción de Harry Kane y Mbappé, el resto por encima de la edad del brasileño, con el 8º mejor promedio de goles y asistencias por minuto. La mayoría de jugadores de esa lista tienen un coste por encima de los 100 millones de euros, y en el caso de los más prometedores como los mencionados o Delle Alli o Dybala, seguramente solo los venderían a partir de 150 millones.

La marcha de Neymar deja en el F.C.Barcelona ese gigantesco hueco al título de sucesor de Messi, pero también un boquete de 50 goles por año, además del tremendo impacto publicitario que tenía el brasileño, y que creo que el F.C.Barcelona, mal dirigido, nunca supo aprovechar.

Pero más allá de lo deportivo y económico, deja algo también importante, la imagen de un club, el F.C.Barcelona, impotente ante la marcha de una estrella que no ha podido retener, y la imagen de un PSG, que tras muchos amagos por fin ha golpeado fichando a uno de los mejores del mundo. Quizá fuese esa pieza la que le faltaba, en un equipo que mantendrá a Verrati y al resto de sus estrellas.

 Ese golpe de autoridad recuerda al caso Figo, que dejó al F.C.Barcelona en la lona durante varios años, también con un saco de millones por gastar. En aquella ocasión, ni Petit ni Overmars lograron cubrir la baja de Figo, ni deportivamente ni sentimentalmente. Ahora puede suceder algo similar y ese es el gran reto de Bartomeu.

luis-figo-reconoce-que-se-fue-al-real-madrid-por-una-cuestion-de-prestigio

 Si pensáramos hace solamente un par de años, 222 millones de euros darían para renovar más de medio equipo. Pero el mercado ha cambiado: los clubes ingleses reciben al año en concepto de televisión lo mismo que el Real Madrid y el Barcelona y luego están los grandes jeques o empresarios, chinos o rusos. Equipos como el Milán, el Chelsea o el PSG dispuestos a ser los nuevos aristócratas del fútbol actual.

 Ese chorreo de dinero ha inflacionado tanto el mercado que junto con el propio fichaje de Neymar, que marca cuanto vale un jugador top 5, obliga a replantearse el concepto coste y beneficio en cualquier fichaje. El precio de un futbolista no queda determinado por el retorno económico-deportivo, sino por lo que otro club esté dispuesto a pagar.

 Por eso, los 222 millones en manos del F.C.Barcelona no son tantos en este momento del mercado. Los grandes clubes que son los que tienen a los grandes jugadores que podrían suplir a Neymar saben que al desprenderse de sus estrellas van a tener que pagar mucho dinero para reemplazarlas. Y en ese contexto, le va a ser extremadamente difícil al equipo azulgrana ficharlos por solo un tercio o la mitad de lo que ha costado Neymar. Pretender que jugadores como Dybala o Dembelé valgan solo la mitad que el astro brasileño será la ardua tarea de Bartomeu.

 Los nuevos fichajes le darán a cambio al F.C.Barcelona la posibilidad de plantear otro modelo deportivo y también un desahogo económico grande puesto que Neymar consumía demasiado de la masa salarial. Buscar un recambio “pieza por pieza” es ahora mismo imposible, puesto que ningún jugador ofrece lo que ofrecía Neymar. Otras opciones permitirán hacer un equipo más compacto, más sólido, pero ahora sí, dependiendo totalmente de la genialidad de Messi.

La nueva entrada en escena de Tebas rechazando el depósito de la cláusula de Neymar puede agravar y complicar aún más este tema. Sería imposible imaginar a Neymar volviendo a la disciplinada azulgrana y por otra parte, el F.C.Barcelona necesita ese ingreso de 222 millones cuanto antes para renovar a su equipo antes de que se cierre el mercado, en solamente 27 días.

Así pues, estamos ante un fichaje histórico por cuanto tiene de impactante en los dos equipos protagonistas, en la liga española y sobre todo en el mercado europeo y en la manera de fichar. Tendrá consecuencias, seguro, y quizá nos acerque un poco al modelo americano de limitación de salarios y traspasos. Pero eso forma parte de un futuro post, porque el presente es que en la próxima Supercopa de España el F.C.Barcelona jugará sin su estrella Neymar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *