Mejor que el F.C.Barcelona y los árbitros

El partido de ayer entre Real Madrid y F.C.Barcelona muestra la actual diferencia entre dos equipos y dos clubes. En todas sus dimensiones posibles, incluyendo la arbitral. El resultado, 1-3 se antoja incluso corto a la vista de lo ocurrido. Zidane volvió a apostar por un 4-4-2, con Kovacic haciendo la función de Modric, resultando durante todo el partido una pieza clave para ayudar a Casemiro a parar a Messi. Arriba, el Real Madrid no encontró toda el potencial ofensivo de Bale y Benzema, pero el medio del campo es tan potente que puede con eso y con cierta fragilidad defensiva mostrada, especialmente por la banda de Carvajal.

 Pero lo que más asombra de este Real Madrid es su capacidad competitiva. Serán las 3 Champions en 4 años o la madurez de la mayoría de sus jugadores, pero este Real Madrid controla los partidos en casi todas sus fases. Incluso en la fase final, ya con 10 jugadores y con el Barcelona volcado para intentar empatar el partido. Ahí aparecieron dos suplentes de lujo, Marcos Asensio y Lucas Vázquez para dibujar un contraataque que finalizó el primero de forma maravillosa.

Pocas veces un jugador de su edad ha irrumpido con tal fuerza. Su potencial parece ilimitado, y lo mejor es que parece llevarlo con naturalidad, sin prisas. Estamos ante el próximo crack del futuro. Un jugador indescifrable, sin la potencia y exhubencia de Cristiano ni la habilidad de Messi, aparentemente, pero con la magia de ambos.

 Sabe Zidane y sabe su plantilla que la temporada es muy larga, que algunos jugadores ya tienen cierta edad y que habrá oportunidad para todos. Por eso creo que toca disfrutar de esta plantilla al completo, que como bloque es el mejor del mundo y que tiene además a algunas de las mejores individualidades. Y una de ellas es indudablemente Cristiano Ronaldo.

AFP_RK228_20170814001010-ksYB-U43559292954TeD-992x558@LaVanguardia-Web

 El 7 salió y en 15 minutos e hizo de todo. Un gol anulado, bastante dudoso, otro marcado de factura espectacular, que suponía el 1-2 y una acción que pasará a la historia de la vergüenza arbitral española en la que fue amonestado con una amarilla. La norma habla de simular un penalty, básicamente lo que hizo en el otro área Luis Suárez, al que ni tocó Navas, restregándose en el suelo, dolido, en una imagen que no se ha repetido lo suficiente de uno de los futbolistas más tramposos y sucios del fútbol. Un intento de engañar al árbitro que tuvo su efecto.

 Lo que ocurrió en el otro área fue el intento de Cristiano Ronaldo de alcanzar un balón y la caída típica y propia del esfuerzo y del contacto físico con Umiti en una carga. No creo que esa acción fuese penalty a pesar del contacto, pero desde luego, lo que nunca es es penalty.

 Lo que ocurre después con Cristiano Ronaldo empujando levemente al árbitro (así se describe en el acta) es un error del portugués, que será sancionado con 5 partidos. Un error humano, todo hay que decirlo, de impotencia, de rabia ante una injusticia bestial. De nada servirá indicar que Messi no fue sancionado hace varios años por un gesto similar.

Lo que toca por parte del Real Madrid es presionar para que ese árbitro no vuelva a arbitrar nunca, y garantizar que la Federación y la organización de árbitros, promuevan de una vez por todas a lso árbitros más competentes y por supuesto el VAR. Todo lo demás originará este tipo de situaciones que a todas luces desprestigian nuestra liga.

 Pero a pesar de la nefasta y pésima actuación arbitral, el Real Madrid ganó con suficiencia, con un resultado que permite pensar que en la vuelta los de Zidane puedan rematar. Sería un nuevo título para el francés que sigue acumulando récords. Otra victoria en el Camp Nou, son 2 de 3, otro partido marcando de manera consecutiva, son ya 66 y otra demostración de que con él al mando el equipo funciona.

Un pensamiento en “Mejor que el F.C.Barcelona y los árbitros

  1. Excelente análisis! Los jugadores del Madrid han tenido una alta nota. Varane, Kovacic, Ramos, Navas, Cristiano y Asensio, etc. La magia de Zidane ha sido hacer grupo, resaltar sus fortalezas y esconder las debilidades de un equipo que ha madurado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *