No diga baloncesto, diga Doncic

Doncic-2-680x393

No es ni la primera ni será la última vez que escriba acerca de Luka Doncic. De hecho, llevo haciéndolo desde hace varios años, antes de su explosión en el primer equipo y antes de que fuese obvio que estábamos ante un jugador histórico, de esos que aparecen cada 30 o 40 años. Es cierto que ya se vislumbraba un dominio sin igual en categorías inferiores. Con 1 o 2 años menos dominaba los partidos con números espectaculares.

Justamente lo mismo que hace ahora. Son solo 18 años y con menos años que cualquier otro jugador en cancha domina los partidos como vimos ayer contra el Valencia. Previamente habíamos visto su mejor actuación anotadora de siempre ante el Efes Pilsen, con 27 puntos.

Pero lo de ayer fue una exhibición global porque estuvo cerca del triple doble y dejó varias jugadas sensacionales. Jugadas que en algún caso me recordaron a Magic Johnson, cogiendo su propio rebote y llevando la pelota hasta el otro extremo para conseguir bien una canasta sensacional o bien una asistencia. También sus posteos me recuerdan al genial base de los Lakers.

Quizá a alguno le parezca excesiva la comparación, pero lo cierto es que ni Magic Johnson ni ningún otro jugador a la misma edad actual que Doncic tenían un dominio tan grande del juego. No podemos olvidar que desde hace dos años, el esloveno lleva jugando en primera línea ante grandes jugadores y equipos europeos, algo que constatamos en el reciente Europeo.

No, lo de Doncic ni es casual ni es algo que no siga una evolución natural. En breve se le quedará pequeña la Euroliga y la Liga ACB y tendrá que dar un salto a la NBA para competir con los mejores, esta vez sí. Tiene todas las cualidades no solo para ello, sino para superarles y convertirse en un jugador de leyenda.

Si con 18 años maneja así los conceptos de juego, en 2 o 3 años tras 70 u 80 partidos de NBA, con los mejores técnicos y mejorando sus defectos, puede convertirse en un jugador histórico, al nivel de los mejores de siempre. Jugadores como Petrovic en la Cibona de Zagrev  o Kukoc en la Jugoplastika destacaron sobre todo en primera línea europea a partir de los 20 años, aunque en el caso de Petrovic ya era una estrella en la liga yugoslava con 18 años.

El genio de Sibenik es el mayor parecido a Doncic, al menos en cuanto a precocidad porque Petrovic era un anotador nato, un killer, mientras que Doncic es un jugador más de equipo, más completo. Ayer Doncic logró 16 puntos, 10 asistencias y 7 rebotes. De hecho, su superioridad es parecida a la del propio Petrovic que literalmente hacía lo que quería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *