El caso Bale

_20170827223935-kGYD-U43888444771n0D-992x558@LaVanguardia-Web

Gareth Bale cumplirá el próximo julio 29 años. Dicen que entre los 27 y los 29 los jugadores cumplen su madurez y es cuando mejor rinden, aunque hay muchas excepciones y luego casos de grandes fenómenos que han rendido desde edades más tempranas.

El caso de Bale es el de muchos otros deportistas a los que las lesiones truncaron su carrera, bien para siempre o bien no permitiéndoles alcanzar su cenit. Poca gente duda que Bale al 100% ha sido uno de los mejores del mundo. Ese rendimiento y esa expectativa es la que justificó su fichaje por el Real Madrid.

A nivel de títulos, la carrera de Bale en el Real Madrid ha sido más que exitosa. Con él, se han logrado las últimas 3 Champions League de las 4 últimas disputadas, además de otros títulos. Y ha sido en prácticamente todos estos títulos, titular y protagonista con goles o asistencias. Y ello a pesar de que su participación con el Real Madrid ha sido nula en muchos casos por las lesiones.

Demasiados partidos perdidos, demasiados momentos de forma perdidos y vueltos a recuperar y sobre todo un desgaste mental que se nota en el jugador desde hace casi  un año, cuando le lesionaron, un 22 de noviembre.  El galés estaba siendo protagonista destacado del Real Madrid, venía de un verano espectacular con galés, con un comienzo de 2016 y final de 2015 nuevamente protagonizado por las lesiones, pero que ya parecía superado.

Llevaba 6 goles y 3 asistencias y parecía que poco a poco iba a retomar su mejor nivel. Muchos nos acordamos del Bale que llegó el primer año, en aquella final de la Copa del Rey contra el F.C.Barcelona, un jugador absolutamente explosivo, con gol, regate, velocidad.

Aquel primer Bale aspiraba incluso a suceder a Cristiano Ronaldo porque tenía muchas de las características del luso. Menos una, la fortaleza física. Casi todos los grandes jugadores de la historia del fútbol han tenido esa cualidad o esa suerte. Los actuales Cristiano Ronaldo o Messi tienen una fuerza física increíble. A excepción de los primeros años de Messi, son jugadores que no se lesionan, que lo juegan todo. Hay muchas más ejemplos y es que para triunfar hay que tener esa suerte. Excepciones muy pocas, quizá la mayor la de Ronaldo Nazario, que después de romperse la rodilla dos veces, siguió siendo el mejor.

En el fútbol y en el deporte para llegar a lo más alto, además de mucho talento se necesita mucha suerte para no lesionarse. Bale no la tenido y su carrera, ya no solo en el Real Madrid, sino también antes, está plagada de lesiones. Aún así, ha logrado llegar al mejor equipo del mundo, ganar títulos y ser protagonista destacado del equipo. No es poco.

Ahora a él le toca ser paciente, de nuevo. Esperar, ponerse en mano de los mejores médicos y aspirar a ayudar al equipo a partir de enero, cuando ya esté recuperado y físicamente óptimo. Supongo que no será un proceso sencillo porque los jugadores pierden confianza en sus habilidades y en el Real Madrid no hay tregua, y si un jugador no está fino, entra otro. El desgaste mental es grande cuando estás a punto de recuperarte y una nueva lesión se interpone en tu camino.

Al aficionado madridista, le diría que sea indulgente con Bale, si es que hay algo que perdonar. Sus lesiones, que sepamos, no son fruto más que de la mala suerte. No se le conoce al galés actitudes no profesionales, jamás ha levantado la voz ni creado conflicto alguno. Es jugador del Real Madrid y toca apoyarle para beneficio del propio equipo.

Y al club, que entiendo que tras las bajas de Morata y James había planificado esta temporada contando con Bale como uno de los jugadores importantes, le toca replantear su estrategia. Parece claro que la BBC ya no es el pilar del equipo, tanto por la inclusión en el equipo de Isco como por la irrupción de Asensio, además del bajo rendimiento de sus integrantes. No olvidemos que Benzema cumplirá 30 años y Cristiano Ronaldo 33 el próximo año. Siguen teniendo nivel de jugadores de élite aunque su mejor rendimiento ya no puede ser a lo largo de 50 partidos, y al igual que otros jugadores como Modric, su participación ha de ser necesariamente menor.

En ese sentido, quizá el Real Madrid pudo haber fichado a Mbappe, si ambas partes hubiesen cedido económicamente, u a otro jugador. Pero ese caso ya es pasado y seguro que habrá otros grandes jugadores jóvenes y de futuro. Si bien el Real Madrid se reforzará próximamente con jugadores jóvenes y muy prometedores como Vinicius, Valverde u Odegaard, todavía no tiene preparado un relevo de nivel en la delantera.

Florentino Pérez y Zidane tienen deberes para el próximo año y supongo que contarán con todo el dinero no gastado hasta ahora. Toca buscar el relevo de la BBC y hacerlo entre los mejores delanteros del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *