Villar, el facineroso

detenido-angel-maria-villar-presidente-de-la-rfef-sus-chanchullos-mas-sonados

Después de la conferencia de ayer de Ángel María Villar, presidente temporalmente destituido de la Federación Española de fútbol, no he encontrado otro calificativo mejor que el de facineroso. Debemos la introducción de tal palabra al difunto Jesús Gil, otro facineroso, infinitamente más divertido que este, pero seguramente tan corrupto como él.

Villar no es solo un delincuente habitual -a falta de ser juzgado y penado- que se jacta de su condición en numerosos audios y que ha utilizado a su antojo la REF desde hace décadas, es que además es un tipo sin vergüenza alguna ni complejos. Es muy propio de los que han delinquido negar su condición, supongo que como mecanismo de defensa, pero lo es menos salir a una rueda de prensa pública, después de 20 años sin dar una sola entrevista a los medios, y decir lo que ha dicho hoy este sujeto.

Villar ha puesto la posibilidad de sanción a España sin Mundial como anzuelo, pensando que quizá con ello pueda utilizar su última carta para que la justicia le afloje un poco y le deje seguir corrupto y corrompiendo. Como si a una juez independiente le importase lo que diga o deje de decir la FIFA. El caso de Villar es tan sencillo como la utilización de fondos de una organización de manera ilícita y de todas las estructuras de poder adyacentes.

Pero el gran problema del Caso Villar no es solamente el propio protagonista, sino toda la pléyade de pelotas, cómplices e ignorantes que le rodeaban y todavía le siguen rodeando. Incluyo en ese colectivo a una amplísima mayoría de periodistas, que le bailaron el agua (prácticamente todos,)para poder eso sí, hacerse una foto con un el trofeo de la Copa del mundo, o la Eurocopa, y para poder tener mejor acceso a determinada información. La labor del periodista independiente, que tenía delante de sus narices todo un entramado corrupto que abarcaba a dirigentes federativos, de clubes y árbitros era la labor que podían haber hecho, y no la que no hicieron.

Todos ellos dejaron de prestarle atención al susodicho en cuanto el foco mediático de la justicia se puso sobre él, apartándole e incluso menospreciándole, contándonos, ahora sí, todas sus fechorías. Pero ninguno de ellos ha renunciado a seguir formando parte de un sistema que tiene como presidente actual a la mano derecha de Villar, y que incluye dentro del ámbito federativo a numerosas personas que hablan de la bondad y buen hacer de Vilar (palmeros hasta el final).

Este es el ámbito deportivo que nos ha tocado vivir, presidentes incompetentes para todo menos para llevárselo crudo, periodistas que ni saben ni quieren saber y aficionados que hemos tolerado esto demasiado tiempo, claro es, con la complicidad del gobierno que hasta recientemente no tomó cartas en el asunto hasta que ya era todo demasiado evidente.

La Federación española de fútbol sigue siendo un hervidero de podredumbre y sigue pendiente una limpieza máxima. Y eso aplica a casi cualquier organismo internacional de fútbol, con la FIFA al frente, como han demostrado sus numerosos escándalos.

Ya hemos vivido demasiados años con esta gentuza al frente del fútbol, es hora de pasar página y para eso hay que mostrar el profundo rechazo a gente como Villar, al que no se le debería ni haber escuchado. Sus cómplices, el señor Larrea, Gaspart, Arminio y todos aquellos que han formado parte de la trama directa o indirectamente deberían desaparecer del fútbol inmediatamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *