Zidane, en busca de la excelencia perdida

Hace poco más de dos años, Zidane recogía un equipo mentalmente hundido, con todos sus jugadores muy por debajo de su nivel y con una afición descreída tras un inicio de liga desolador con Benítez, y un desempeño en la Champion por debajo del nivel habitual del Real Madrid. Era un equipo que tras la crisis de la alineación indebida en Cádiz había desconectado con su afición, que entendía que el club no tenía un proyecto ni una plantilla capaz de competir por todos los títulos.

Poco tiempo después, aquel mismo equipo levantó la undécima Copa de Europa con una sucesión de victorias y un juego espectacular, para a la temporada siguiente completar el mejor año en la historia reciente del club, con un doblete Liga y Champion, y una final de Champion memorable, en la que se borró a la poderosa Juventus ,con un contudente 4-1, y un juego que lograba la excelencia.

Aquello, que ahora parece tan lejos, fue hace algo más de 7 meses, concretamente 221 días, y parece tan alejado como  el día que Zidane accedió al cargo, con el equipo roto, sin transmitir confianza, sin juego… Tras lo visto ayer contra el Numancia, el partido del Celta y el 0-3 del F.C.Barcelona cabría pensar que el equipo se parece mucho más al que vimos con Benítez que al que convirtió Zidane en una máquina de jugar al fútbol y batir récords.

No quedan claras las causas de esa transformación. De la misma manera que Zidane fue capaz de transformar a los mismos jugadores que daban pena con Benítez en un equipo campeón, ha sido capaz de realizar la transformación contraria y convertir a una plantilla legendaria, seguramente la mejor dela historia del Real Madrid, en un equipo vulgar.

Si el año pasado era difícil escoger entre la unidad A y B, por estar todos los jugadores a un nivel espectacular, ahora resulta difícil hacer lo mismo pero por las causas contrarias.

Visto el desempeño de la unidad B y el empate contra el Celta, en una segunda parte muy mala, ya no sirve como razón para justificar todo los males la presencia de Benzema. Por peor que esté el francés, su mera presencia no promovía todo lo demás, como ha quedado al descubierto con los últimos partidos. Tampoco la presencia o no de algunos suplentes en el equipo titular porque ayer con todos ellos el equipo tuvo los mismos desajustes que los teóricos titulares.

Y tampoco me ha servido desde el principio como razón para motivar este gran bajón la ausencia de James, Pepe, Mariano, Danilo, Coentrao y Morata puesto que ninguno de ellos participó en la final contra la Juventus, cuando el equipo desplegó el mejor juego que mis ojos han visto.

Así pues, ¿que provocó en primera instancia un cambio tan radical como para olvidar la melancolía con Benítez y ganar todos los partidos? ¿Y que ha provocado esa nueva melancolía y mal juego? Las piezas del puzle son esencia las mismas. Mismos jugadores, mismo entrenador y el recambio de las piezas suplentes de unos jugadores internacionales con experiencia, a otros con menos experiencia pero gran talento.

El gran precedente de esta transformación frankestiana fueron los años de Ancelotti en los que se pasó de otro doblete a un año en blanco. El equipo pasó del record de victorias a perder todos los títulos en 5 meses. Con los mismos jugadores y el mismo juego teóricamente. La solución fue  echar al italiano y traer a Benítez para repetir después un ciclo que por ahora tiene todos los visos de repetirse. Al menos con la actual sensación que transmite el equipo.

¿Cuál es la solución? Decía un tuitero que habría que mirar volver a contratar a Benítez, echarle y volver a fichar a Zidane…Mi humilde opinión pasa por reconocer el trabajo de Zidane y por mirar en el espejo de la sección de baloncesto. Con Pablo Laso en el cargo los últimos 5 años el equipo ha ganado más títulos que en las últimas décadas. Ha habido alguna temporada mala y la sensación de que se podría haber ganado más pero al final el equipo siempre ha respondido, siendo siempre competitivo y manteniendo la estabilidad de jugadores, entrenador y juego.

Y creo que para el fútbol la solución es la misma, independientemente de como acabe este año, del que no descartó que el Real Madrid pueda incluso levantar la 13ª orejona e incluso un doblete Copa del Rey y Champion. Pero más allá de los títulos, el club necesita un entrenador que este varios años, un lustro entero, con la estabilidad actual de fichajes, apostando por jóvenes a largo plazo y manteniendo a los que hasta ahora han respondido en las victorias.

Lo otro, la trituradora de entrenadores y jugadores tras ganar incluso una Champion como la 7ª o la locura de años atrás con entrenadores cada año, no tiene ningún sentido. El equipo perfecto no existe, ni el que lo gane todo, ni lo ha hecho el Real Madrid en su historia jamás, ni ningún otro equipo. Lo más cerca que ha estado este club de la excelencia han sido las dos temporadas de Zidane.

Sigamos probando ese modelo aunque haya cosas que ajustar y haya incluso que tragarse las derrotas o partidos como el de ayer. El modelo tiene que ser el largo plazo y ni el ansia por fichar ni la histeria, ni siquiera las duras derrotas, deberían cambiar un equipo que es en esencia el mismo que ha logrado dos Champion League consecutivas.

Un pensamiento en “Zidane, en busca de la excelencia perdida

  1. maaaaccc error!!!!! Si ha habido un equipo que lo ganó todo. El Barcelona de Guardiola. 6 de 6 en un año. Esa memoria selectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *